9 de julio de 2004

Botón de muestra

En esta semana de Sanfermines, mientras decido mi próximo destino, continúo relatándoos mi ruta por Croacia centrándome en un puñado de las más de mil islas que pertenecen al país. Saltar de isla en isla es muy sencillo, Jadrolinija se encarga de ello.

barco

Cres-Krk-Rab-Pag-Hvar-Brac

Después de una tranquila travesía desde Brestova, desembarcamos en Cres asimiladas al cortejo de caravanas, motos y coches que a buen ritmo tomaba la isla en busca de reposo. En algunas zonas, la estrecha carretera está flanqueada por terraplenes tan pronunciados que se han levantado muros para proteger a los transeúntes del peligro de ser arrastrados por el viento ladera abajo. Algunos (pocos) se fueron apalancando por el camino, respondiendo a los anuncios del camino, otros (no muchos) estiraron el atardecer para llegar hasta Veli Losinj, nosotras montamos nuestra tienda a las afueras cerca de Mali Losinj (en un camping que hay muchos y muy buenos por todo el país).

... Abandono los detalles porque son muchos los románticos recodos de caminos y placenteras “plazas líquidas” que se mezclan en mi cabeza casi-casi sin nombres propios, las estrechas calles de casas blasonadas y los templos rebosantes de historia...


Únicamente advertiros de un error (o mala suerte mía) crucé la isla de Pag en busca del que algunos consideran el cordero más sabroso de la zona y no encontré ni un solo local en el que lo sirvieran. Hvar me compensó con un arroz con marisco inolvidable.


Entre baño solitario y baño solitario, uno dominguero en Bol, en la Isla de Brac.

Aviso para navegantes (no es un decir, y me imagino que lo sabréis): a la orilla del mar hay un paraíso llamado Croacia.





sgutierrez@divertinajes.com
Otros destinos
Volver
Imprimir