16 de abril de 2004

Fauna de Cabo de Gata

Más de 3.000 flamencos rosados, en verano, y hasta 2.000 gaviotas de Audouin o corsa (color grisáceo claro, patas oscuras y pico rojo), en el mes de septiembre, llegan a concentrarse en estas salinas de Cabo de Gata.

A muy poca destancia, en la reserva zoológica de Las Amoladeras, hay una variada comunidad de aves esteparias tales como las cogujadas montesinas, las terreras marismeñas, la alondra Dupont, el camachuelo trompetero y la ortega; además, desde el observatorio ornitológico situado en la Almadraba de Monteleva se pueden observar cigüeñales, chorlitejos y charranes.

Pero no sólo aves habitan en el Parque Natural de Cabo de Gata. El sapo corredor es el anfibio más abundante, y entre los reptiles destacan la víbora hocicuda, el eslizón de tres dedos y el galápago. Son abundantes, mamíferos como el conejo, la comadreja, el erizo moruno y el zorro. Y no hay que olvidarse de la peligrosa existencia del alacrán o escorpìón amarillo, cuya picadura no suele ser mortal pero sí muy dolorosa.

Más alegre que hablar de la picadura del alacrán es contar lo transparentes que son las aguas verdoso-azuladas que forman parte del Parque. Como en tierra, los ecosistemas que ocupan el espacio submarino se zonifican en franjas que varían según la profundidad, y su composición viene determinada por la naturaleza del sustrato (rocoso o arenoso) y la intensidad de penetración de la luz.

En las llanuras de arena y fango, el césped está formado por la fanerógama Cymodocea, que configura una especie de estepa submarina cuya fauna vive enterrada y camuflada en la arena. Es el territorio de las coquinas, las navajas, las tallerinas, las arañas, los lenguados de arena y las temblaeras, especies que son recolectadas por los pescadores de la zona.

Sobre sustrato arenoso o arenoso-rocoso, aparecen las praderas de poseidonia oceánica, planta marina con flor, esclusiva del mediterráneo, en cuyo seno viven crustáceos, equinodermos, moluscos y peces, entre los que destaca el pez volador que planea sobre las aguas durante el tiempo justo para lucir su brillante coloración azulada. O, al menos, así lo vi yo cuando nos cruzamos la mirada.





sgutierrez@divertinajes.com
Otros destinos
Volver
Imprimir