8 de mayo de 2005

Amenazará y veremos

¡Vaya fiesta la de anoche! Esos de Mercadeo sí que se las saben. Tremendo festín para presentar a los clientes Top el nuevo producto. Por todo lo alto, como dicen. Muy chic. Muy In.

El Presidente Ejecutivo acompañado por bellas modelos, contratadas especialmente para la ocasión, subió al estrado embanderado (la tribuna, no él, que lucía un elegante Armani de la última colección con corbata Hermes a juego), al ritmo de la Sinfónica que compuso un potpurrí de lo más actual).

Fue, como siempre, directo al grano. Expuso los lemas de la campaña e invitó, enseguida, al cóctel. Como debe ser: sin palabrería de más. Lo que es un buen vendedor.

La degustación de whisky, espectacular. Los refrigerios, ni se diga. Hubo de todo y todos salieron satisfechos. El éxito del nuevo producto está asegurado.

Creo recordar

Eso fue. Tal vez bebí en exceso. Además la excitación propia del momento lo ameritaba. Desde que Fanny, mi compañera de oficina, me lo presentó, sabía que algo iba a pasar entre nosotros. No lo había imaginado tan cordial y caballeroso. Se dedicó a mí desde el comienzo. Se sabía todas las canciones que interpretó la orquesta. Elogió el don de mando del Presidente Ejecutivo y creo recordar que se comprometió a recibir a nuestro representante de ventas la próxima semana. Por lo que pasó después, puedo suponer que ese cliente está asegurado. Por lo menos para mí. Eso me dijo. ¿Sería sincero o sólo fue una galantería más? Qué importa. Después de todo, qué importa.

Pies de foto

El Presidente Ejecutivo de la Dulce Compañía aparece en el momento del lanzamiento del Nuevo Producto que se realizó el jueves pasado en las lujosas instalaciones del Rifle Club (foto superior derecha).

A la izquierda un aspecto de la reunión animada por la Orquesta Sinfónica Local y que contó con la presencia de destacados empresarios, inversionistas y líderes del sector.

Unas hermosas modelos, abajo, enseña los atributos, del Nuevo Producto, a los asistentes interesados en admirar, con detenimiento, la atractiva oferta.

O algo así

Esos imbéciles deben creer que somos iguales a ellos. Que se queden creyendo que nos engañaron con la fiesta de lanzamiento de su dizque “Nuevo Producto”. Un bodrio que no sirve pa’ni mierda.

Eso sí para qué: la juerga estuvo sobrada, más que buena. Tiraron la casa por la ventana. Trago a granel y unas nenas de infarto. Hasta el Sonso Jiménez hizo levante.

Haciéndose pasar por “jefe del departamento de innovaciones” se levantó a la chiquita esa que dicen que fue amiga del sobrino del Presidente Ejecutivo de la Dulce Compañía y que ahora trabaja allá en relaciones públicas o algo así.

Yo no pude concretar con la modelito a la que me le arrimé pero, al menos, le saqué el número del móvil y la lleve hasta su casa. Ya se donde vive. No es sino ponerle juicio y esa también caerá. Les juro que no por mí el equipo va a quedar mal.

Así se hace

Señores, permítanme felicitarlos por el lanzamiento del nuevo producto. Estoy complacido por la organización y la calidad de los asistentes al evento del jueves pasado.

Los quiero encima de los de producción. No admitiré ni media falla. En cuanto lleguen los pedidos que, les aseguro, serán cuantiosos, debemos estar en capacidad de responder de inmediato a los clientes.

Asegúrense de que no se note que es el antiguo modelo algo remozado y más veloz. Insistamos en presentarlo como la última novedad. Nos espera un trimestre muy duro y las ventas tienen que subir a como dé lugar. Después veremos. Pasemos a otro punto.

Nota económica

El Tribunal Mercantil admitió la demanda interpuesta por empresarios del sector contra la Dulce Compañía aduciendo fraude comercial debido a los problemas que presenta el Nuevo Producto lanzado al mercado meses atrás (sic).

Tiene labia

A pesar de todo debo admitir que me gustó. Aunque resultara no ser un alto ejecutivo sino apenas un auxiliar de tercer nivel, que hubiese aprovechado la invitación para hacerse pasar por otro. En todo caso siempre se portó como un caballero cordial y galante. Baila muy bien, tiene labia y lo demás son cosas íntimas, Fanny. Lo importante.



cgcuevas@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir