28 de mayo de 2004

Inducir el ahorro en el rubro de gastos

La nueva directiva anuncia su entera disposición a la reducción de gastos. En buena hora. Y comienza por donde debe ser: contratando un asesor externo para que detecte las fugas por donde los recursos se van como ríos que van a dar a la nada.

Van algunos de los interesantes hallazgos:

1. Personal. Es evidente que hay exceso de personal. No se puede establecer dónde, exactamente, ni cuánta. Para determinar las dependencias y sucursales y, con mayor exactitud, las personas cuyas tasas de productividad no se compadecen con el ritmo de crecimiento del negocio, es preciso adelantar un cuidadoso análisis de mediciones PMRT, de las que ésta empresa carece injustificadamente dadas sus dimensiones. Me propongo adelantar dichas mediciones, conforme la propuesta que figura en el anexo 1 que acompaña éste informe.

2. Insumos no retornables. Establecida la anterior premisa, si sobra personal, me refiero al improductivo, algunas existencias de INR deben superar la demanda proyectada según la curva de McAllister: café, papel higiénico en los baños y otros consumibles cuya cuantificación ponderada arrojará luces sobre la tipología de las acciones conducentes.

3. Servicios. Ya que se habla de luces ¿A cuánto puede llegar el ahorro en gastos de energía eléctrica que consume el personal sobrante? Una tasa probabilística media para la industria indica rangos de relación entre 1: 1,234562 y 1: O, 09836574. La determinación del rango entre esos dos puntos exige un estudio riguroso relacionado en el anexo 2 del presente documento-resumen.

4. Herramientas de generación productiva. Un ordenador de características YS-34-8n repaga la inversión de su coste siempre que se aplique eficientemente en operaciones de las señaladas en el numeral f-34 de estandarización habitual para la curva de cargos técnicos. Suponiendo que un 32.7% de la cifra que arroje el análisis 1 sale despedido, sobrarían 146,75 ordenadores de las características antes anotadas. En apariencia su incidencia en la reducción de costes generales es relativamente baja. Sin embargo, podría inducir una mayor eficiencia en la utilización de ordenadores homólogos, aunque con ciertas funcionalidades menores, con el consiguiente efecto reductor.

5. Premisa de ejecución inmediata. Regresar a bodega 294 ordenadores YS-34-8n implica que el 45.4% del personal CUC-3 (curva unificada de carrera, nivel 3), se sienta inducido a reducir un malgasto obvio al tiempo que eleva el rango de la relación a 1:0,564738 aún antes de comenzar el programa en su fase de pruebas de pilotaje. Condición indispensable es que dichos ordenadores se quiten de los puntos donde se encuentran en la actualidad en un plazo no mayor de 14, 6 días hábiles.

6. Efectos de corto plazo esperado. Al grupo-objetivo de personal antes aludido se le deberá quitar el uso de teléfono individual a fin de evitar distraer su tiempo en llamadas. Es posible que se presente un aumento de las visitas/jornada a los baños y a la cafetería. Esta debe reducir los tiempos de atención para lo cual recortará secuencialmente sus horarios en media hora a la entrada, ¾ de hora al medio día y cerrará 45 minutos más temprano.

En síntesis: los cálculos generales efectuados hasta el momento presentan un ahorro de U$ 475, 32. Lo cual, para efectos de reducción del presupuesto son una bicoca. No así el efecto ejemplificante. Y, especialmente, su impacto en el conjunto de la Compañía.

“del que sí hay que salir de una es del idiota de Ricardo del Castillo y toda su estúpida corte grupo de planeación de unidades estratégicas excepto de Emperatriz Gonzáles. A ésta no me la toques que está que ni mejor digo. En cambio cabrón de ingeniero Ricardo te cae como una patada en las pelotas y así vamos cumpliendo…" (fragmento del correo enviado por el asesor al Mugre Gamez y pillado por accidente en el buzón de la gerente de auditoría de estructuras ambientales).



cgcuevas@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir