12 de diciembre de 2003

Las causas de los buenos resultados

Ya cerca de culminar la presente vigencia no podemos menos que declarar nuestra satisfacción por los buenos resultados que se consolidarán al cierre.

Aún sin incluir la información correspondiente al último mes del ejercicio, por razones evidentes, la elocuencia de las cifras hasta ahora alcanzadas habla por sí sola.

Por eso, más que detenernos a escudriñar los aspectos numéricos del balance anual, intentaremos analizar las causas del éxito.

En primer término El Plan. La capacidad prospectiva y técnica de la Dirección General al validarlo, desde hace poco más de un año, cuando las tendencias mostraban signos preocupantes, se ha revelado prodigiosamente exacta y por eso ahora disfrutamos los frutos de la persistencia, la disciplina y la convicción con que nos ceñimos a El Plan, hasta en los mínimos aspectos.

En segundo término La Gestión. Mantenerse en la línea trazada de antemano exigió (y seguirá exigiendo), firmeza en las decisiones, claridad en el mando, ambición en las metas. ¡Eso es, nada más pero nada menos, La Gestión!

De ahí que quienes en un momento –que no ha debido ocurrir-, pretendieron menoscabar los esfuerzos de La Gestión estarán, lejos de aquí, arrepentidos de su malsana equivocación

En tercer término es pertinente señalar el Arduo Empeño de la Dirección General incluidas todas las instancias que la conforman.

En orden de precedencia y con el ánimo de establecer las merecidas emulaciones, es justo reconocer al propio Director General en persona quien sin ahorrar esfuerzo, mezquinando, por el contrario, espacio y tiempo de su merecido descanso, ha impulsado la marcha de la organización con tesón incomparable y probidad a toda prueba.

A su lado, la Directora del Despacho –la antes denominada Secretaria General-, lo ha acompañado, y excusen esta digresión coloquial, en las buenas y las malas, por que un camino nos presentó escollos que parecían insalvables pero que, gracias a su unidad abnegada, fueron superados con creces.

Por recato me abstendré de enumerar las incontables noches en que, hombro a hombro, la Directora del Despacho se mantuvo incólume a su lado, en la intimidad de la Oficina Privada, como trinchera de combate y aquí y allá, donde efectuaron incontables desplazamientos para mantener erguida la enseña que nos identifica.

Y ¿Qué decir del Director Financiero? Camarada insomne, delicado centinela de los bienes, sin un segundo de descanso en su difícil misión, contando sólo con la abnegada entrega de su solícito equipo de jóvenes y brillantes asistentes, es ejemplo para las nuevas generaciones.

Honores similares corresponden a la Directora Jurídica y al Auditor. Ella no descuida la defensa de las normas, el estudio enjundioso de los contratos, la fértil hermenéutica del régimen que nos guía. El no ahorró esfuerzo, por minucioso que pareciese, para establecer las alertas e indicar los riesgos, con serena sapiencia y el admirable Don de Gentes que le ha identificado desde siempre.

Pareciera que sólo ellos bastarán para explicar los resultados que bastan a la vista. Más sin embargo, con su ejemplar actitud, promovieron el Trabajo en Equipo, no sólo con sus más allegados sino que, contando con la enjundia y entereza de la Directora de Comunicaciones, consiguieron impregnar su entusiasmo y devoción, inclusive entre los más humildes de nuestros cargos.

Precisamente este evento de celebración –que algunos lentos quizá aprovecharían para descalificar por apresurado-, corresponde a la oportuna iniciativa de la Directora de Comunicaciones quien, con el sentido de la anticipación y el tino diplomático que les son propios, propuso efectuar unos meses antes de nuestro próximo Aniversario.

No hacen falta grandes dosis de perspicacia para comprender el sentido hondo de esta Acto Solemne. Pero, como tampoco somos ajenos a la realidad y sabemos que por los pasillos corren rumores infundados, es pertinente advertir que se trata sólo de eso, de rumores sin fundamento, anónimos y carentes de bizarría.

En vez de ocuparnos de desmentirlos, ya los hechos, el Balance Presupuestal y el Aval de la Junta Directiva, se encargarán de hacerlo; estamos invitando al disfrute por los logros obtenidos.

Enseguida, y tal fin como se ha dispuesto en el correspondiente Protocolo, se exhibirán las piezas de nuestra última y contundente Campaña Publicitaria, los premios obtenidos en festivales internacionales por nuestra Agencia –que no en vano es reputada entre las mejores a nivel mundial-.

Luego se entregarán los Premios a que se han hecho acreedores los mejores líderes de las diferentes dependencias y áreas de la Compañía y disfrutaremos de la fiesta ofrecida por aquellos Proveedores que, generosamente nos han querido acompañar en ésta memorable ocasión.

Sin más Preámbulo, ¡que se abra el telón! Y gracias por su presencia. No por escasa menos satisfactoria. Pero es que…el clima.



cgcuevas@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir