28 de noviembre de 2007

Bodies: la exhibición

Después de recorrer exitosamente ciudades como Nueva York, Washington, Londres, Amsterdam, Lisboa, Sao Paulo o México DF, de haber recibido más de 11 millones de visitantes, de haber levantado polémica en todo el mundo, la controvertida exposición Bodies: The Exhibition, ha llegado a Barcelona.

—Esa es la exposición de los cadáveres haciendo deporte.
—Bueno, es una manera de explicarla…
—Pues estarán guapos los cadáveres con el tiempo que llevan dando vueltas por el mundo.

En realidad ahí está la gracia.

—¿Qué gracia?
—La de la exposición.
—Pues yo he visto imágenes y a mí no me hace ni miaja de gracia.

Ya lo entiendo, Julieta es una persona sensible y la exposición es algo durilla de ver.

—Y de preparar, que son cuerpos de chinos disecados, sin piel, colocados en diferentes posturas para que se vean los músculos, los tendones, los órganos y las demás vísceras en acción. A ver dónde tenía la sensibilidad el responsable de preparar eso.

La verdad, un poco de razón no le falta, ¿No era bastante con hacer maniquís de plástico?

—Vamos anda, pudiendo tener muertos de verdad los van a poner de plástico. Total será por muertos.
—¿Lo dices con ironía?
—Con toda de la que soy capaz.

Bien, bien, no están disecados. Se trata de 17 cuerpos completos, un centenar de órganos sueltos y algún feto, procedentes de la Universidad de Dalian, en China, preservados, todos ellos, con un innovador proceso de conservación con polímero, un compuesto químico,que evita el proceso de descomposición natural. Los cuerpos así tratados muestran detalladamente la fisonomía del cuerpo humano, músculos, tendones y órganos, como nunca antes se habían podido ver. Y los órganos, pues eso, que no pueden ser más reales.

—Como que son reales.
—Pues eso.

La exposición tiene, según los responsables, un objetivo pedagógico y social.

—¿Para los visitantes o para los cadáveres?
—No seas bruta, Juli, para los visitantes.
—No, lo digo porque los chinos se están recorriendo el mundo y a saber cuanto habrían dado ellos por hacerlo en vida. Por las fotos, más que nada, que habrían salido más guapos que en las que les hacen ahora.

Una vez finalice la exposición, los cadáveres más viajados del planeta, regresarán a su ciudad de origen donde serán incinerados.

—Eso si no vuelven ellos “quemaos” de tanto trajín.
—¡Julieta no seas macabra!
—¿Macabra yo? Macabros ellos que se mueven por el mundo con un montón de muertos enteros y troceados… es que de pensarlo me pongo enferma.
—A mí también me da mal rollo, pero seguro que hay quien tiene morbo de ver el cuerpo humano como es de verdad en movimiento.
—No querida, el cuerpo humano, para estar en movimiento debe estar vivo. Te aseguro que he vivido unos cuantos años sin ver esto y pienso vivir otros cuantos. He dicho.

Si os animáis a verla, si os puede la curiosidad, la exposición está ya en Les Drassanes Reials, y lo estará hasta el 13 de enero. Y si una vez aquí no os animáis a entrar porque no sois capaces de compartir espacio con un cadáver sin piel jugando a los dardos, os vais a dar una vuelta por las Ramblas, a comer al puerto, a pasear al parque Güell, todos ellos preciosos lugares llenos de gente viva que se mueve que da gusto verla.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir