30 de mayo de 2007

Miss Universo

La japonesa  Riyo Mori se alzó con el título de Miss Universo 2007.

—¿Riyo Mori? ¿No será hija de Fujimori?
—No creo, la verdad, es demasiado guapa.
—Menos mal, me estaba dando un mal rollito

Había muchas candidatas, unas 88, y de todas la más guapa la de Japón, la hija del país del sol naciente.

—Y es guapa la condenada,¿eh?, no parece ni japonesa.
—¡Tío Ra, cómo te pasas!
—No, joer, lo que quiero decir es que cuando piensas en una japonesa piensas en alguien de pelo negro y liso, ojos pequeños y rasgados y piernitas pelin zambas. Sin embargo Riyo… Riyo es otra cosa.

Tío Ra tiene razón. La nueva Miss Universo es alta, luce una larga melena ondulada y tiene ojazos, aunque parezca mentira.

—Lo que parece mentira es cómo se parecen todas las misses. En la descripción de la bella japonesa que acabas de hacer entran casi todas las aspirantes no sólo de éste sino también de los últimos años.

Y las que no entran es porque son rubias. Por todos los dioses, si incluso Miss Alemania es morena. Se parece más a Gabrielle Solis, la hispana de Mujeres Desesperadas que a Claudia Schiffer.

—Sobri, por favor, dime que la sueca y la noruega sí eran rubias. Necesito conservar la fe en las nórdicas.

—Tranquilo, Tío Ra, lo eran. Pero no se comieron un rosco

La belleza sufre los efectos de la globalización. Esto es lo que hay.

Otros de los misterios de este concurso es el desfile en traje típico. Todos tenemos claro cómo es el traje típico español (este año la representante patria… española, vasca de nacimiento, también se vistió de faralaes, ya ven), el japonés y pocos más. Pero, ¿alguno de ustedes había visto antes el traje típico de Puerto Rico? Pues vean, vean.
Claro que la de EEUU salió vestida de Elvis Presley, y la de Aruba… no sé, como de guacamayo en época de apareamiento… Jesús…

El caso es que las misses en las fotos oficiales ya no son aquellas jovencitas de cándido y bello aspecto, no. Más bien son lobas escotadas y minifalderas buscando guerra. Una muestra más de que nada es lo que era.

Voy terminando que tengo tanto sueño que se me achinan los ojos.

—Mira, si se te ajaponansen todavía te diría que estabas mona.

¿Saben? Me pregunto si lo que está sufriendo los efectos de la globalización no será el gusto, por eso todo lo que nos parece bello, es igual.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir