16 de mayo de 2007

Los más mejores

He visto en una revista de hombres…

—En cual.
—No sé, Julieta. En una que tiene en la portada una chica guapa y escasamente vestida.
—Eso no es una pista, todas tienen lo mismo en la portada.
—No es verdad: as hay con chica guapa, las hay con chico musculoso y las hay con coche.
—Tienes razón.

Ni todas las revistas de hombres tienen chicas en la portada, ni todas las revistas con chica en la portada son de hombres. De hecho, casi todas las revistas con chicas guapas en portada son para mujeres. Tócate las narices.

—Nos vas a decir que has visto o te irás por las ramas como acostumbras y no nos enteraremos de nada.

Tío Ra oye «chica guapa» y se muere de impaciencia. Estaba contando que, mira tú qué  cosas, he visto en una revista una foto de la mujer más guapa del mundo y se llama Katia Michelin. ¿Manda o no manda huevos? Es como si…

—Como si el Premio Nobel de la Paz se llamase Armando Guerra Sanguinaria.
—Como si el chef de un restaurante de 5 tenedores se llamase Mcdonald.

Yo iba a decir como si el  padre de un sistema operativo llamado ventanas, es decir, Windows, se apellidase Puertas, usease, Gates. Eso también sería curioso, ¿no creen?

Pero no es esto lo que más me sorprende de esa portada.

—A mí —Tío Ra ya no aguanta más sin opinar—, lo que me sorprende más es que, con lo requete rica que está la señorita Michelin, no la hubiésemos visto nunca antes.

Lo que más sorprende es lo de «La mujer más guapa del Mundo». Falta añadir al menos estos últimos 10 minutos. Por que eso de «la más del mundo» es un título que dura poco. Seguro que mañana aparece otra mujer más guapa del mundo en otra revista y a ver quien es el valiente que dice que no puede ser, que este mes ya nos presentaron a una con el mismo mérito.

Y es que, últimamente, todo se magnifica y así, una chica guapa se convierte en la más del mundo, la boda de unos famosos en la boda del año, un partido de fútbol emocionante en un derby, las fotos de un cantante haciendo footing en la foto más esperada del año.

Por eso cada año vemos unas cuantas mujeres, sin contar a Miss Mundo, consideradas las más bellas; varias bodas del año, incluso una del siglo, aproximadamente 38 derbies, uno por jornada y pasamos tanto tiempo esperando las fotos más esperadas que no sé como nos queda algo para trabajar, reir, dormir o amar. Y, para colmo, yo sí tengo un michelín, o mas. Y no precisamente en el apellido.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir