13 de diciembre de 2006

Curiosos descubrimientos

¿Nunca se han preguntado como se han descubierto algunas cosas?

- Me pregunto como descubrió mi vecino del tercero que yo le había robado del buzón el último número de  “Jara y Sedal”.

 No me refiero  a los grandes descubrimientos de la historia: América, la ruta de la seda, el hijo secreto del Pescailla .

- No sé cómo lo averiguó, yo ni pesco ni cazo ni robo.

   Me refiero a  cosas cotidianas como… el dulce de membrillo, por ejemplo. ¿Alguien imagina cómo se descubrió que el membrillo cocido con azúcar podía comerse? A mí no se me ocurre por más que lo pienso.

- ¿De verdad piensas a menudo en el dulce de membrillo? Si que tienes una vida aburrida…

Claro que, una vez descubierta la utilidad de los membrillos, acompañarlo de queso era un paso lógico.

¿Y la carne asada?. Aquí si tengo una teoría. Con toda probabilidad en una comilona de carne cruda cerca del fuego, a alguien, al torpe de la peña, supongo, se le cayó su trozo de mamut a la lumbre y, en medio de grandes risas de sus amigos y de la bronca de su pareja avergonzada ( siempre tienes que dar la nota, eres el tipo más bobo de la prehistoria), descubrió que estaba muchísimo más buena pasada por el fuego. De ahí a que le dieran una estrella Michelin, solo faltaba que se inventase la rueda. (¿Captan el chiste? )

Los avances gastronómicos son un misterio. ¿Cuantos excursionistas tuvieron que morir  hasta que se dieron cuenta de que esas setas rojas y blancas eran venenosas? ¿Cómo se les ocurrió comerse la secreción de los panales de las abejas? ¿Y envolver el queso en hojas y excrementos para su fermentación?

- Sin duda, ese queso lo inventó una mente enferma, pero está de muerte.

Pero no solo en la cocina se han hecho descubrimientos increíbles, también en otras materias  hay cosas que no sé cómo llegaron a descubrirse. Por ejemplo, ¿cómo se sabe que los peces no tienen memoria? ¿Acaso pidieron a alguno que memorizara un diálogo de La Sirenita y no lo consiguió?

-No, creo que han hecho una encuesta entre la población piscícola para saber cuantos de ellos se acuerdan de la fecha de su  aniversario de boda.

La memoria de pez es un criterio, a ella nos referimos cuando alguien es muy desmemoriado. La memoria de pez es sólo comparable en su brevedad a la famosa memoria justa para pasar el día, la que tiene tío Ra.

- Me encantaría contaros como descubrí que no tenía nada de memoria, pero no me acuerdo.

Elemental.

Otro descubrimiento sorprendente, que dentro de la tierra , rodeadas de piedras marrones, se escondía un tesoro de joyas, me explico, sortijas de brillantes, pulseras de esmeraldas, collares de zafiros… Sólo fue cuestión de tiempo que  las mujeres identificasen a los brillantes como sus mejores amigos.

- Eso se lo debemos a  Marilyn Monroe, esa gran descubridora.

Las pequeñas casualidades de la vida son las que marcan el curso de la historia.

- ¡Jesús! Que pensamiento tan profundo, me dejas anonadada.

A mi, por ejemplo, descubrir que quedan apenas dos semanas para Navidad, me ha marcado tanto que no tengo palabras. No sé si irme de compras o empezar a cocinar. Alguien debería hacer público lo que hace años que todos hemos descubierto y no osamos hacer público: El estrés navideño, perjudica seriamente nuestra salud mental. Y nuestro bolsillo.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir