12 de julio de 2006

¿Cómo están ustedeeees?

El viernes después de cenar me quedé dormida en el sofá. No es de extrañar, había trabajado todo el día, hacía un calor mortal, cené como una gocha y en la tele no ponían nada bueno.

—O sea, como cada día.
—Pues sí, para que voy a decir otra cosa.

Debía llevar un buen rato en brazos de Morfeo

—Ah, ¿que no dormiste sola? Pues eso sí es una novedad, hace tiempo que no te comías un rosco, ¿no? De hecho no te he conocido ligue alguno yo, y van años de amistad.
—Sí Julieta, desde que te suspendieron 6 asignaturas en 5º de EGB, asignaturas que nunca has recuperado, por lo que veo, dado el alto nivel de tu ignorancia.

... cuando desperté estaba Jaime Acosta entrevistando a Fofito en ¿Dónde estás Salsa Rosa?

—Tienes una buena empanada mental. Has mezclado los nombres de los presentadores de dos programas de los que también has mezclado los títulos. Son dos programas diferentes.
—Dos programas quizá, pero diferentes no. Son iguales. Igual de soporíferos.

El caso es que, allí estaba Fofito, ídolo de mi más tierna infancia, despellejando vivos a su tío Miliki y a su primo Milikito, alias, Emilio Aragón.

Me froté los ojos incrédula. Los Payasos de la Tele tirándose los trastos a la cabeza, lo que nos faltaba por ver. Yo no sé qué años tienen ustedes pero se acordarán seguro de aquello de ¿Cómo están ustedes?, Hola Don Pepito Hola don José, Susanita tiene un ratón... Éxitos musicales infantiles de los setenta, ¿los recuerdan? Eran canciones de música más o menos pegadiza y letra más o menos surrealista.

        —Hola don Pepito.
        —Hola Don José.
        —¿Pasó usted ya por casa?
        —Por su casa yo pasé.
        —¿Y vio usted a mi abuela?
        —A su abuela yo la vi.
        —Adiós don Pepito.
        —Adiós don José.


Ésta es la pregunta. ¿Quién ideó la letra de esta canción? Alguien tras engullir una crema de setas alucinógenas, por lo menos. Y no entremos en la de la Gallina Turulata (aquella que había puesto un huevo, había puesto dos, había puesto tres) o la de la niña que cada día de la semana tenía que hacer una tarea del hogar… en fin, tampoco las letras de los Beatles son portadoras de mensajes memorables, pero, claro, son en inglés y no las entiendes.

Los Payasos de la Tele eran cuatro: Gaby, Fofó, Miliki y Fofito. El primero, el payaso listo, tenía media melena y frac o chaqué, no recuerdo. Tocaba el saxofón. Fofó, mi favorito y el del 90% de los niños y niñas del momento, llevaba, como los dos restantes, una camiseta roja hasta los tobillos. Se tocaba la cabeza con un bombín rojo. Miliki, el rubio, vestía la camiseta y gorra de cuadros. Fofito era hijo de Fofó, y era igual que su padre, pero en soso y con gorro bombín negro.

Luego, jugarretas del destino, desapareció Fofó, ¡cómo llorábamos! Pero la vide sigue, y se incorporó Milikito, hijo de Miliki; llevaba chistera o así y era mudo. Nadie daba un duro por él . Es el famoso ojo clínico de la peña. De payaso mudo a Rey Midas, Emilio Orogón, le llaman. Un poco más tarde se añadió otro payaso, Rodi, que no sé de quién era hijo hermano o hijo o qué y del que no recuerdo nada porque, o yo me había hecho mayor, o ellos habían dejado de ser grandes, no estoy segura.

Pasaron los años, el grupo de payasos se disolvió, los Milikis montaron Globomedia y se hicieron milkimillonarios, los Fofós cayeron en el olvido. Hasta el viernes que, me estaba despertando y allí estaba el Sr. Fofito, sin nariz de payaso, sin camiseta roja, sin bombín y, sin embargo, más payaso que nunca. La familia Aragón emulando a la familia Pajares, no quiero imaginarlo. De momento sólo hay envidias y malos rollos. De aquí a hijos ilegítimos, amenazas paterno-filiales, persecuciones por los programas de televisión y venta de exclusivas hay un solo paso. De más de 7 leguas, es cierto, pero uno solo.

Y, sobre todo, hay una desprecio enorme por los recuerdos de los que, en aquel entonces éramos niños. Señores payasos, hay que ver cómo están ustedes, y como está el patio.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir