31 de mayo de 2006

Noticiables

Estos días he encontrado en Internet una de esas noticias curiosas, casi diría absurdas, que te reconcilian con el mundo.

En alguna ciudad de china de cuyo nombre no consigo acordarme, una gallina joven (no sé si es un dato relevante, pero la noticia decía que era joven) ha puesto un huevo de tres yemas y cáscara transparente.

—Manda huevos.

Pues creo que el dueño no lo mandó a ningún sitio, lo que sí hizo fue decirle a todos los curiosos periodistas y expertos en gallinas y huevos que acudieron a su casa que la gallina había sido alimentado con lo mismo que sus compañera y que, hasta el día de la puesta del extraño huevo, no había dado señales de ser diferente…

—Mira, mira qué cosas hacen los chinos.
—Pues sí, las mejores tiendas de todo a 100, imitaciones de marca, la ropa de Zara, arroz tres delicias y pollitos trillizos en un huevo transparente.
—Sería bonito el huevito, como una cajita de metracrilato con tres caramelos dentro.
—Uy Tío Ra, cuánta poesía dentro de un huevo chino..
—Nunca se sabe dónde está la belleza.

Lo siento, la noticia no da para más. Nadie nos explicará nunca si la gallina incubará el huevo o si lo harán estrellado con patatas.


—¿Tú crees que la historia del huevo es noticia?

Pues sí, porque es mucho más novedad esto que sucede una vez en la vida que las noticias, las malas noticias que son cada día las mismas: terremotos, accidentes, atentados.

—Es verdad, qué montón de desgracias pasan todos los días.

Y las otras, las más nuestras: El gobierno de la nación ladrando, la oposición de la nación rebuznando, el fútbol, la Fórmula Uno, el Estatut, Marbella, la prensa rosa… esto es lo que nos ofrece la tele tres veces al día, qué cansinos son, oyes.

—En mi tierra se dice cansacuerpos.

Pues eso, cansacuerpos y cansamentes. ¡Cómo no va a haber crispación en este país! Lo raro es que haya momentos de sosiego. ¿Quieren saber cuál es mi teoría sobre la crispación de los políticos, por ejemplo?

—No.

Gracias por tu sinceridad, pero haré caso omiso.

Los políticos trabajan demasiado, que no hay noticiario que no salgan, oye, el hombre del tiempo tiene más faltas de asistencia que cualquiera de ellos. Tras cinco días laborales de plenos del congreso y del senado, el debate de la nación, reuniones, votaciones, congregaciones y otros ones de igual o similar valía, después de todo esto, ¿qué les espera? ¿Un feliz y relajado fin de semana? No, les esperan los bolos, que se cobran extra. Que si un mitin en Valladolid, que si una comida popular en Villapasiego, que si una manifestación político-festiva, que si la inauguración de un parque, que si una ruedita de prensa informal e improvisada… Yo solo de pensarlo me estreso.

—Yo me espeso, mira tú.

Ya tienes razón. Ver esto te da una sensación como de que se te espesa la sangre

—Y se te licua el cerebro.
—Y te hormiguean las piernas.
—Hombre Julieta, te echábamos de menos.
—¿Sí? Nooo, no te creo.
—Haces bien, porque era mentira.
—Bruja.
—Impertinente.
—Chicas, chicas, que haya paz.


¿Ven? En cuanto hablas de la actualidad, ¿qué surge? La crispación. Muchísimo mejor hablar de huevos de tres yemas. O hablar en chino, total, la mayoría de la gente tampoco entenderíamos lo que nos cuentan.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir