3 de noviembre de 2005

El porqué de las cosas

En Bélgica han detenido primero y condenado a 6 meses de cárcel (y a pagar una multa de unos mil doscientos cincuenta euros después) a un señor que lucía en su muñeca un auténtico Rolex… falso.

No estoy muy segura de cómo sucedieron las cosas, creo que, el aspirante a pijo estaba tomando una cerveza en un bar donde había, casualmente, un grupo de representantes de la casa Rolex, la de verdad, que se percataron de que llevaba un peluco trucho y, ofendidos por la parte que les tocaba, le denunciaron.

La condena es, no por llevar material falsificado, sino porque se probó que sabía que era falso cuando lo compró.

—Qué malaje, ¿no? . Y qué vista, oyes, vieron el reloj a distancia y, ¡zas!, calaron al tipo.
—Y tú que lo digas Julieta. Vienen a mi oficina y encarcelan a la mitad.
—¿En tu oficina hay mucha gente que lleve falsificaciones?
—En mi oficina, en mi escalera, en mi barrio, en el Caprabo, en el cine, en la playa, en todas partes.
—¿Cómo lo sabes?
—Es sencillo. Bajas al semi sótano de El Corte Inglés, a oportunidades, ves a una señora revolviendo en el cajón de camisetas a 3 euros con un bolso de Carolina Herrera colgando del hombro. Falso.
—Cuánta perspicacia.
—Puedes repetir la operación en las rebajas de Zara, por ejemplo. Nadie compra en las rebajas de Zara si lleva un Cartier, un cinturón de Gucci, gafas de Christian Dior y bolso de Louis Vuitton.
—¿Quién son todos esos?
—Son marcas, Tío Ra, y de las más caras.
—¿Y dijo que sabía que era falso?
—No lo va a saber, si lo compró en las mantas de las Ramblas cuando vino a Barcelona de vacaciones.
—Aquí se ve la mano de Mercedes Milá.
—Baaaah, qué tiene que hacer aquí la Milá. Ves visiones, Juli.
—Visiones veo cuando la veo en Gran Hermano. Qué pinta lleva, nena, ¿se habrá perdido su asesor de imagen?
—Creo que se ha rendido, eso ha sido lo que ha hecho.

Tío Ra se ha quedado pensativo.

—¿Qué estás pensando?
—Pues es que, por más vueltas que le doy a la cabeza, no se me ocurre el porqué.
—¿Por qué compra la gente cosas falsas? Por fardar, Tío Ra. Somos todo un poco tontitos y nos parece que somos más si llevamos un bolso de 27€ en la que pone Hermès que uno de 40€ en el que ponga “Auténtica Piel de Vaca”.
—No es eso, es por qué…
—Pues porque hay gente que es lo que mi madre decía, un quiero y no puedo. Aparentar, Tío Ra, que nos priva.
—A lo mejor, pero ¿tú sabes por qué…?
—¿Por qué le han denunciado? Pues mira, es un poco pasada, ya sé, pero en realidad lo que compran… vale, vale, no pongas esa cara, los que compramos falsificaciones estamos contribuyendo a que continúe la estafa.
Mira lo que pasa con los cedés.
—Ya, ya, si tienes razón, lo que pasa es que no se me ocurre ninguna razón para...
—Te entiendo, para que la ley no se ponga seria con estas cosas y ataque al verdadero centro del problema, ¿no? ,a las mafias. Estoy contigo, tienes toda la razón.
—¿Cómo? Ah sí, sí gracias por darme la razón. Perdona, es que estoy algo distraído porque no puedo dejar de pensar en ello y no se me ocurre nada.
—¿Pensar en qué? Me estás rayando.
—No puedo dejar de preguntarme, ¿por qué se llama Leonor?



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir