27 de julio de 2005

La caja tonta y el mono listo

Estos días me he enterado de dos cosas que me hacen pensar. Por un lado la tecnología japonesa (¿cuál si no?) de Sharp ha desarrollado un televisor que permite ver en la misma pantalla dos imágenes diferentes a plena pantalla.

—¿Dividen la pantalla en dos mitades? —pregunta Tío Ra— Qué bien, puedo ver a la vez el Tour de Francia y las carreras de Alonso.
—No es eso. Se trata de que, por ejemplo, si se ve la pantalla desde la derecha está el partido de fútbol, mientras que vista por la izquierda está la Formula 1.
—Pues vaya rollo de televisión, si al menos desde uno de los lados se viera El Grand Prix.
—Era un ejemplo Julieta, se ve lo que programes, los canales que quieras.
—¿También la tele digital?
—Si la pagas sí.
—Se trata de que dos personas puedan ver dos imágenes procedentes de diferentes programas, sin que una de ellas deba irse a la tele de la cocina.
—Yo no me voy jamás.
—Claro Tío Ra, tú no tienes tele en la cocina.
—Va a ser eso.

Lo que no tengo claro es como solucionan lo de oír dos programas diferentes.

—Yo en casa ya oigo dos programas diferentes.
—No te entiendo.
—Sí, el que yo estoy viendo y el que está viendo mi vecino, sordo como un corcho y adicto a las telenovelas mejicanas.
—No me digas que tu vecino ve Pasión de Gavilanes.
—Ver no sé, oír la oigo hasta yo.
—Cómo están los muchachos…
—Afónicos, por lo que gritan desde el salón de mi vecino cada tarde estarán afónicos perdidos.

Tampoco tengo claro cómo solucionan lo de mi madre.

—¿Qué es lo de tu madre?
—Lo de mi madre es que ella, en los intermedios se pone a zapear como una posesa y se engancha a todos los programas de las otras cadenas.
—¿Y?
—Y que ahora lo hace desde su sillón y sólo en los intermedios, pero cuando se de cuenta de que, cambiando de sitio verá dos programas simultáneamente, me la imagino moviéndose alrededor de la tele como un satélite incrementando, mando en mano, la velocidad durante la publi para no perderse nada. Que estresante.

Este invento tan prescindible sólo se les podía haber ocurrido a los japoneses. Ellos lo hacen para ahorrar espacio, porque en un piso de 3 metros cuadrado no caben dos teles. De hecho, casi no caben dos japoneses, y se meten…

Lo que sí es cierto es que, la caja tonta, cada vez tiene menos de caja, a las pantallas planas me remito, y menos de tonta. Y es que la técnica avanza que es una barbaridad.

La otra noticia que me hace pensar es una que se ha generado en EEUU (¿Dónde si no?). Veamos, parece ser que un Comité de Ética de los Estados Unidos…

—¿Qué me dices? ¿Hay Comités de Ética activos en EEUU?
—Parece ser.
—Eso es lo gordo, que no parece.

…decía, el comité de marras ha advertido a un grupo de científicos que acaben con unos experimentos que podrían, a juicio del susodicho comité, derivar en que un grupo de monos tengan cerebros demasiados humanos.

—Me lo explique.

A eso voy. Resulta que en un intento por fusionar dos especies diferentes de primates, los científicos habrían inyectado células del cerebro humano en fetos de monos. Estos procedimientos fueron bautizados como “quimeras humano-primate”

—Por todos los dioses, ¿Por qué el Comité de Ética no dijo nada cuando inyectaron en los cerebros de muchos políticos células de mono?
—¿Qué me dices?¿Han hecho eso con los políticos?
—No tengo ni idea, pero ¿a qué parece que sí?

Yo no entiendo muy bien porque para fusionar dos tipos de primate han inyectado células humanas en los animalitos, a no ser que la fusión sea, por ejemplo, de chimpancé y humano…

—Como Tarzán.

O de gorila y humano…

—Como Rodríguez Menéndez.

¿A ver si se creen que están haciendo evolucionar la especia y resulta que la especie ya está evolucionada? Yo me opongo a estos mejunjes experimentales que no hacen sino provocar sufrimiento a los animalitos. Además, el hombre más mono de todos, Brad Pitt, ya existe.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir