30 de marzo de 2005

Una Semana Santa más

Normalmente yo no veo la tele en Semana Santa. Bien por exceso de trabajo bien por estar de vacaciones, el caso es que no le dedico ni un minuto. Y mejor, porque como sí leo la programación en la prensa, veo lo afortunada que soy y lo poco que me pierdo. Sacan del cajón de los clásicos Las sandalias del pescador, Espartaco, Quo Vadis...

—¿Todas de romanos? Con lo que me ponen a mi los romanos y sus falditas de tablas, y sus sandalias anudadas, y sus torsos desnudos…
—Calma Julieta, que te pierdes.

No, sólo de romanos no. También ponen Lourdes, El milagro de Fátima, Juan XXIII: el Papa de la paz…

—¿Y Monjitas calientes la han puesto?
—No tío Ra, esa no.

Continuamos con las pelis temáticas: Pérdida de fe, San Francisco de Asís, La Pasión, Cristo se paró en Éboli, Los Diez Mandamientos, La vida de Bryan.

—No me seas irreverente, niña. Ni pesada, que te pones de pesada.

Pero, señoras y señores, he encontrado una novedad este año en la programación. Nos han puesto un montón de películas de Kevin Costner… como penitencia, me temo. Hemos visto (bueno, han visto, que yo no he visto ninguna. A mí Kevin no me pone ni nerviosa) La guerra, Waterworld, Open Range, 13 días… ¿Será casualidad esta proliferación de Costner en la Parrilla Santa o hay alguna razón para ello? ¿Será Kevin Costner de Jesús beatificado?

Pero esos días, en la tele, aún hay más. Hay procesiones, documentales sobre la Sábana Santa, la vida de Judas Iscariote, tamborradas, Vía Crucis y Santos Oficios.

—Una juerga, vaya.

Pues sí. Pero no sé yo si estos son los programas ideales para que vean los niños desde el asiento trasero del monovolumen. Chica, es la unica manera de que aguanten la caravana sin quejarse.

Y no solo la tele es diferente estos días. Todo cambia. Las ciudades se vacían (esto sí que es éxodo y no lo de Egipto) las playas se llenan…

—De gente en chándal.

… que parece que han abierto una compuerta en la autopista y han dejado salir a todo el mundo.

Llueve, casi cada año, caiga la Semana Santa en el mes que caiga.

—Y si no llueve hace un frío que pela. O las dos cosas.

No nos olvidemos del tráfico. Menos mal que, como ya hemos dicho, no queda nadie en las ciudades, porque entre calles cortadas, encapuchados, velas, procesiones y música sacra. Es que da miedo.

—Y en los sitios de vacaciones hay tanta gente que no se puede circular. Bueno ni aparcar.

Y hay más. ¿Qué me dicen de los periódicos? Un follón, eso es lo que son los periódicos los días Santos. Sacan la programación del viernes junto a la del jueves, la del sábado y la del domingo sale cada una en su día aunque el suplemento de cocina del sábado lo sacan el lunes siguiente, el de coches del domingo te lo dan el martes, el DVD del viernes te lo han vendido ya el miércoles anterior y el tomo de la Enciclopedia Universal Infantil, te lo dieron la semana pasada.

—Que digo yo que por qué no se dejan de tontadas y te lo dan todo el miércoles antes de que comience el caos, así, tipo pack Semana Santa, todo junto, para que no te quedes sin nada.

O eso o un croquis, que yo me pierdo.



sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir