26 de enero de 2005

Fotoshop

¿Han visto a Ana Rosa Quintana lo joven que está después de nacer sus gemelos? Pues dice que ella no ha pasado por el quirófano, mmmmmmm..... no sé, lo dudo.

—Será que la operaron en su casa.
—Será.
—O que le pusieron botox, ese que se inyecta sin anestesia ni nada.
—También.

No entiendo por qué las famosas y los famosos se empeñan en negar que se han hecho arreglitos (o nuevos desde los cimientos, que de todo hay) si, en algunos casos, es tan evidente.

Tío Ra, por ejemplo, estaba convencido de que Nicole Kidman es en realidad alienígena.

—¿Tú no has visto esa peli en que todas las mujeres de un pueblo americano quedan embarazadas a la vez y nacen unos niños que, al crecer, se van haciendo muy rubios de pelo, muy blancos de piel, muy inexpresivos de mirada y con cara de susto lo mismo mismito que la Kidman? Pues eran marcianos.

Jesús, Tío Ra, qué cosas dices.

—Que sí, que sí. Que, a cualquiera de ellas y a alguno de ellos, le pillas el álbum de fotos familiar y no se parecen en nada a cuando eran niños, ni siquiera a cuando eran jóvenes. No se parecen a sus padres, ni a sus hermanos, ni a sus hijos, ni a nadie. Bueno, sí, en realidad, se parecen todos entre ellos. Son alienígenas, que te lo digo yo, que de esto se mucho

Tienes razón, las famosas no envejecen, cambiar de cara sí, pero envejecer, ¡nunca!

Y a eso, ahora, le unimos el “fotochop”.

—¿Lo qué?
—Es un programa informático que sirve para arreglar.
—Lo inarreglable.
—Más o menos. Lo que hace es sacar arrugas, limar michelines, blanquear el blanco de los ojos…
—Por eso ahora las fotos de las revistas parecen más que fotos dibujos, ¿no?
—Sí, dibujos de lo que pudo haber sido y no fue.

No termino de entender por qué les tienen que arreglar algo a todos ellos. ¡Si que son feos los famosos al natural! Ahora ya no vale con vestirse de fiesta y poner su mejor perfil. Además les suben los pómulos, les adelgazan, les ponen más dientes…

—¿Les ponen más dientes?
—Bueno, o eso o se los ponen más grandes y más blancos y parece que hay más.

Si es que dan miedo, de verdad, que no sabes si son de papel couché, o de cartón piedra.

Me pregunto cuánto tardará esta práctica en convertirse en habitual entre la gente de a pie. Así, por ejemplo, en las fotos de la boda a ellos les ponen un poco más de pelo y menos de barriga. A ellas, un canalillo magnífico y menos cintura.

—Yo mejor haría que el anillo de compromiso tuviera más brillantes.
—Eso, y que el coche ese que lleva las flores detrás pasará de ser un Ford Orión a ser un Mercedes Cupé.

Di que sí, que puestos a embellecer se podía embellecer casi todo. Las fotos de las vacaciones, por ejemplo. Una vez arreglada tu figura imperfecta en biquini, vamos y cambiamos el hotel de tres estrellas de Benidorm por un cinco estrellas super lux en el Caribe.

—Eso, y las maletas que compramos en el todo a cien de los chinos de mi barrio por un conjunto de Luis Vuitton.
—Vale. Y cada día cambian de color el único pareo que llevas y parece que tenías seis o siete.
—Sí, y la VISA me la pintan de dorado y ya tengo VISA ORO.
Julieta, es un suponer todo esto, un programa de ordenador, no una varita mágica.
—¡Súper! A mi churri de turno le cambiamos su entrepierna por una varita mágica. Mola mazo.
Julieta que te pierdes.

¿Entienden el problema? Que una vez que comienzan no pueden parar. Y empiezan por retocarse un poco la nariz, luego las orejitas, luego se ponen pecho, más tarde se sube el culo y al final parecen otras. Y ni siquiera mejores. Y esta máxima sirve lo mismo para el bisturí que para el fotoshop, ¿eh? Que no tienen límite, son insaciables en su deseo de parecer más guapos, más jóvenes, más más.

—¿Más de plástico?

Pues también sí, más de cera, diría yo, que se cae antes. El plástico se aja, pero no cae, a no ser que caiga a trozos.

Fíjense, fíjense cuando vean la tele, o cuando ojeen la próxima revista. Alienígenas parecen todos. Que en vez de ver programas del corazón, parece que estás viendo Mi marciano favorito

Yo no los miro, que luego tengo pesadillas. Y me dan miedo.




sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir