12 de enero de 2005

Buenos propósitos

Estoy polisaturada, como las grasas. Es por culpa de las buenas intenciones de Año Nuevo. Los años anteriores, cada vez que se me ocurría un buen propósito, se me ocurría como escaquearme de llevarlo a cabo. Por eso, este 2005, decidí poner los medios necesarios para no escaquearme de nada, para cumplir todos mis propósitos. ¿Que qué he hecho? Pues…

  • Me he apuntado a clases de inglés, lunes y miércoles después del trabajo
  • Me he apuntado a clases de yoga, martes y jueves después del trabajo
  • Me he apuntado a clases de cocina, los viernes después del trabajo
  • Me he apuntado a un gimnasio, lunes miércoles y viernes, tras las clases de inglés y de cocina
  • Me he apuntado al Cineclub de mi barrio los sábados por la mañana.

    Además de esto, he pedido hora para el dentista, me he hecho un análisis de sangre y he cambiado ¡por fin! la dirección de mi DNI, que todavía tenía la vieja.

    Por último, siguiendo las tendencias nutricionales actuales, he comprado naranjas suficientes como para hacerme un zumo todas las mañanas y bebérmelo después del vaso de agua en ayunas que me obligo a beber porque dicen que depura muchísimo y de los estiramientos, para comenzar el día con triple energía. Luego tomo cereales ricos en fibra y un actimel, en la tele he visto que no sé cómo podía vivir hasta ahora desayunando un café y un Donet que estará buenísimo, pero es malísimo para el colesterol y las caderas.

    Se acabaron las patatas fritas de bolsa, los frankfurts, la comida preparada. Desde el 1 de enero sólo como productos biológicos, que son más sanos, vaya usted a comparar. Además, tengo que poner en práctica lo que aprenda en mi curso de cocina, ¿no?, que me cuesta una pasta. Así que me he preparado una rueda de menús quincenal, para organizarme la compra, que la hago el sábado después del Cineclub. Y cocino el sábado por la tarde para toda la semana.

    El domingo por la mañana lo dejo para poner lavadoras y otras tareas propias de mi… condición de núcleo familiar unipersonal. El domingo por la tarde me preparo un baño de sales, y leo el periódico que compro para hacerme la Enciclopedia del saber absoluto que regalan los domingos. Hay que estar relajada e informada, si es que ambas cosas son posibles simultáneamente.

    Cada día hago una llamada telefónica a alguien que quiero: A mis padres, a mi hermana, a tío Ra, a Julieta, a mi tía Marifé. Que las amistades son como las plantas, que hay que cuidarlas para que florezcan, que lo dice el libro de feng sui que me he comprado.

    A propósito del feng sui, he cambiado la cama de orientación y con ellas las dos mesitas de noche, la cómoda y el silloncito. El armario no he podido cambiarlo de sitio, que es empotrado. He puesto una fuente de la vida en el salón y un jardín japonés en la entrada. Ah, y un cactus junto al PC, que dice Julieta que te quita las malas ondas.

    He abierto una cuenta especial ahorro para la mediana edad y he instalado en el ordenador un programa de contabilidad casera, para llevar las cuentas de todos estos gastos extra en los que me he metido tintín tonteando.

    Con esta programación vital, lo de ver menos la tele repantingada en el sofá, está chupado, total, no me queda tiempo.

    Menos mal que no fumo, porque así no tengo que dejarlo. De eso que me libro.

    Y llevo así 12 días. No puedo más, tengo tantas cosas que hacer que estoy estresadísima, aunque espero que el yoga y el ejercicio programado me ayuden a superarlo.

    Dicen que, con voluntad y disciplina todo se consigue. Y todo lo hago para ser mejor persona: Más ágil, más sana, más despierta, más preparada. No sé yo. Sólo de pensar que me quedan 353 días a este ritmo me pongo del hígado. Me consuela pensar que, si lo consigo, para el 2006 no me quedarán buenos propósitos que cumplir y me podré dedicar de nuevo a la buena vida que llevaba hasta ahora.

    Les dejo, que antes de dormir tengo que hacer 20 minutos de meditación, lavarme los dientes y desmaquillarme. Ya les digo, polisaturada, como las grasas.



    sorue@divertinajes.com
    Archivo
    Volver
    Imprimir