4 de agosto de 2003

Blanco por fuera, amarillo por dentro


Chinito tú, chinita yo
Mi tío Ra me acaba de despertar de la siesta: “O escribes algo tú al respecto, o lo hago yo. Y será peor, te lo advierto”.

Despertar de la siesta oyendo a mi tío Ra vociferar no se lo recomiendo a nadie. Y desobedecerle tampoco. De modo que aquí me tienen, con el sopor de un domingo de calor calorísimo, sentada frente a mi “pecé”, en vez de estar sondormida bajo los pinos de la piscina de la urbanización.

¿Que qué es lo que despierta la ira de un hombre justo? Vean, si es que no lo han visto ya, la portada de El País del domingo y díganme, con la mano en el corazón, si no están ya hasta las pelotas del temita: Beckham debuta como madridista en Pekín. Ilustra el titular una foto de cuatro chinas vestidas de blancas enfermeras persiguiendo un Beckham vestido de blanco futbolista. Hasta mi tío Ra, madridista de pro, confiesa sentir nauseas cada vez que oye hablar de la gira triunfal.... por China.

Por si alguno no se ha enterado, aunque lo dudo, porque se habla casi tanto de esto como de la mochila de Pocholo se habló en sus tiempos, el Real Madrid, para pasar el rato y embolsarse unas pelas, se ha ido a hacer bolos a Asia. El Barça ha hecho lo propio, y se ha ido a EEUU, pero, como en el Barça no juega Beckham, pues nos importa un pito, y no lo sacamos en los periódicos. Y en eso están, en China, desafiando al peligro amarillo y a la neumonía asiática, dispuestos a arrasar allá donde les lleven sus botas de clavos.

No termino yo de entender donde está la noticia en que el Real Madrid haya ganado al Dragón Khan, digo, al Dragón Team, por un cómodo y contundente 4-0. ¿Cuántos jugadores juegan en un equipo de fútbol, sin contar suplentes? ¿Once? Pues 11-0 podían haber ganado. Mejor 12-0, que Morientes metió dos. Los chinos son muchos, pero no saben jugar al fútbol. Y eso lo sé hasta yo.

Pero esta noticia no es la peor. Lo peor ha sucedido a lo largo de toda la semana: cada día, alguna de las cosas extraordinarias que pasaban durante esta gira ha sido titular de periódicos o noticiarios televisivos en su sección deportiva.

El lunes Beckham tuvo diarrea, y así nos lo hicieron saber los medios sin respeto alguno por el honor y la intimidad de la estrella. (Qué vergüenza. ¿Imaginan tener caguerilla y que se entere todo el barrio? Pues cuando la tiene el guapitodecara, se entera todo el planeta. Es lo que tiene ser famoso). Que le den arroz tres delicias, que es astringente.

El martes los blanquicampeones hablaban en chino. Les enseñaron a decir cualquier gilipollez y ellos la repetían, como monitos de feria, ante todas las televisiones que se lo podía. Eran tan patéticos como esas estrellas de Hollywood a las que le enseñan a decir “Houla, amo Spnia y la paela.”. Peor, eran como Melanie diciendo “Antounio" pero sin esa sonrisita tan dulce de la señora Banderas. Daban como, no sé, como vergüenza ajena.

El miércoles Ronaldo nos contó que tenían mucho tiempo para hacer sexo y que era una pena que lo tuvieran prohibido..... ¿Tiempo libre? ¿Sexo? ¿Mujeres orientales? Se me desata la imaginación, y eso no es bueno.

(Julieta, apaga la radio, que suenan Los Pecos, y no lo soporto... Me hacen volver a lo peor de mi adolescencia, qué quieres que te diga, y me distraigo). A lo que íbamos.

El jueves... el jueves nos sorprendieron con la noticia de los condones del Real Madrid. Sí, sí. Ya que no practican ellos, aunque tengan mucho tiempo libre, que lo hagan los demás, protegidos y seguros, con condones con la imagen de sus ídolos. No me enteré muy bien, porque me levanté para vomitar, pero creo que, algún lumbrera había pensado hacer unas gomitas, de color blanco, of course, con la cara de los superchicos en la punta del ....., en la punta. ¿Hay o no hay tema? Se casaron de penalti de Figo. O pillamos a Roberto Carlos fuera de juego. O golazo de Zidane. O Makelele la metió de libre directo... Espérenme un momentito, que si sigo vomito de nuevo. Desestimaron la idea porque, en China, condones, como que no se venden muchos, y no parecía buen negocio.

El viernes, el club de los megafantásticos cobra al personal por entrar a ver los entrenamientos. Cada chino que así lo quiso pagó por ver jugar a Beckham (bueno, a todos, pero seamos realistas, si los demás no salieran, los chinos no les echarían ??de menos) con babero. Parecen atléticos comedores de calçots (uno se los platos más típicos y más ricos de mi tierra de adopción) en calzones cortos. El equivalente a 20€. Es “calísmo, honolables lectoles. No salgo de mi asomblo”


Oliver, Benji aguardan
Vale que el verano predispone a digerir cualquier noticia absurda, irrelevante o graciosa. Vale que en verano, como no pasa nada, todo lo que pasa es susceptible de ser noticia. Vale que el verano es verano, y que con el sudor se elimina las toxinas y los excesos de programas de televisión de verano. Pero esto, de verdad, esto es demasiado hasta para mí, mujer de naturaleza comprensiva que comprende a todos los empresarios que aprovechan cualquier cosa para ganar dinero, incluso a costa de los chinos.

Les prometo que no quepo en mí de ganas de saber con qué nos sorprenderán los galácticos en los periódicos de mañana.




sorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir