Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

¡Por Tutatis!

Los cómics –antes lo tebeos– me han hecho compañía desde que recuerdo; antes que los libros, esos que solo tienen letras, estaban las viñetas, los dibujos que lo decían todo, o decían algo que tú entendías sin problemas, aunque a veces, al leer los textos –se llamaba bocadillo, ¿verdad?, el globito mediante el cual hablaban los personajes– los tiros iban por otro lado, o no, daba igual.

Cada cierto tiempo, abro un álbum, a veces nuevo, a veces, las más, viejo, en este caso entonces un álbum que he leído y mirado muchas veces antes, un álbum del que quizá no me acordaba mucho o apenas de unas escenas, puede que unos diálogos, o solo la portada… Estos días, he visto que le han dado un premio de esos oficiales a un dibujante y guionista de cómic, Miguelanxo Prado (A Coruña, 1958), un artista extraordinario cuyos libros son un poco novela, un poco pintura, un mucho –un todo– cómic. He estado releyendo y remirando Trazo de tiza (1993), una maravilla.


Y hace un rato, a la hora de la comida, una de mis hermanas, A., me ha regalado el último Astérix, Astérix y los Pictos (Salvat), un álbum un poco bastardo, pues tanto el dibujo como el guión no son ni de Goscinny, por supuesto, ni de Uderzo, sino Jean-Yves Ferri y Didier Conrad. No pasa nada, cómo va a pasar si en la historia del cómic se han creado cientos de personajes que luego han dado vida ilustradores y escritores distintos de los padres. Es inevitable, sin embargo, sentir una punzada de nostalgia al recordar el descubrimiento de aquellos álbumes antiguos de las aventuras de estos galos. Me he visto y leído Astérix y los pictos en un ratito y me ha venido a la cabeza algún momento de la infancia en el que necesitaba un par de días para leerme uno entero. Qué cosas.


¡Por Tutatis!, exclaman los galos a menudo, mentando a uno de sus dioses, esos que podrían dejar que el cielo cayera sobre sus cabezas. ¡Por Tutatis!, exclamo yo ante los diez años largos de esta Errata. ¡Por Tutatis!

Y me encomiendo a Tutatis (con ese nombre solo puede ser un dios enrollado) para detener esta Errata durante un par de meses, el tiempo de recargar lecturas e ideas –sobre todo ideas– con el objeto de volver aquí en enero de 2014 con algo más de fuerza y de interés para quien quiera venir por aquí.

Hasta luego, entonces.

eaguirre@divertinajes.com

@EvaristoAguirre




Archivo histórico