Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Jimmy P.


Jimmy P. es un inteligente ejercicio de cine de actores con un director inteligente detrás. En su primera película made in USA, Arnaud Desplechin  muestra que no se ha desprendido del todo de ese exceso de retórica e histrionismo que lastraba las por otro lado notables Reyes y reina y Un cuento de Navidad, donde volvía a tratar el tema de la psicología y los problemas familiares apoyándose también en el inmenso actor y director francés Mattieu Almaric. Jimmy P. también es un Benicio del Toro más contenido de lo habitual que consigue hacer creíble su papel de un pie negro, desplazado en su país y abatido por haber abandonado a su hija.

La película es un estudio sensible  de personajes lleno de vitalidad expositiva que consigue transcender el paternalismo habitual del cine de Hollywood al hablar de cuestiones como la desintegración emocional, las enfermedades mentales o el verdadero destino de los indios norteamericanos. Es un filme de reflexión que, sin abandonar un ritmo notable, se toma su tiempo para desarrollar todas las claves de su historia y que como en otras ocasiones no juzga a los personajes sino que, con cierta ironía, trata de profundizar en sus razones.

Estamos ante el paso de un director infravalorado y de una inteligencia casi quirúrgica, que se introduce en el drama estadounidense sin abandonar la fidelidad a su estilo, basado más en diálogos inteligentes y situaciones tragicómicas que en los códigos habituales del cine de Hollywood, y que cuida mucho el aspecto visual de sus filmes. Desplechin, no obstante, no acababa de romper esa capa de frialdad que se atisba también en Un cuento de Navidad donde mostraba una mezcla de humor negro, desperación y ternura que no son del gusto de todos los paladares.

A pesar de algunas secuencias mejor resueltas que otras, esta nueva y excelente película nos devuelve a un narrador original, un retratista implacable de las debilidades humanas y un gran director de actores y actrices que con una mezcla de histrionismo y sutileza sabe llegar al fondo de las historias, en ocasiones ambiciosas, que aborda en sus filmes, marcados por el tema del choque del individuo con la sociedad o el núcleo en el que vive inserto.




Archivo histórico