Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Naufragio

Sobre el presente, que contiene el pasado… Y sobre el presente que mira hacia delante y desde el que se construye el futuro. Presente. Aquí y ahora… ¿Dónde y cuándo, sino? 


  A veces, los lugares que conocemos a la perfección, sobre todo en la memoria, se vuelven irreconocibles de golpe. De repente, lo que hasta hace apenas unos segundos era materia, se torna irreal, inmaterial, invisible, inexistente. Las ciudades de los recuerdos desaparecen, se despedazan al primer intento de reconstrucción... los edificios se derrumban, y todos los pilares se desmoronan ante tu mirada atónita. Los rostros amados se desfiguran, las caricias se deshacen, las voces recordadas pierden hasta el eco de las últimas sílabas susurradas. TE QUIERO. TE QUIERO. TE QUIERO... Dices "te quiero" una vez tras otra, pero... ¿a quién? La velocidad con la que agotamos nuestro cupo de vida, es vertiginosa, qué poco dura todo este torbellino de pensamientos, deseos, sensaciones, imágenes, gustos, gestos... ¡qué poco!

Alicia- ¡Tengo ganas de más! De muchísimo más.

Adriana- Sí... La vida y sus consecuencias se vuelven adictivas para algunas personas que prefieren cualquier tipo de estímulo al no-estímulo.

Alicia- Es cierto. Así es. Para mí, al menos lo es.

Adriana- A mí también me gusta estar viva y recibir todos los dones y todas las secuelas que ello me aporta. Estar viva y saber que el mundo, mi mundo, todavía respira y pulsa. Estar viva y saber que aunque navegando entre arena y tierra, el recuerdo del mar es tan nítido aún, que sabré invocarlo y provocar que suceda. Estar un poco viva algunas veces y muy viva otras. Soñar con una vida, por momentos, y vivir soñando durante algunas noches… Jugar a vivir en determinadas ocasiones y vivir jugando por las mañanas, con la caricia de un aire fresco y un poco pícaro que me despeja de los miedos y de las pesadillas. Vivir, aunque mientras, no cesan de morirse parcelas, retazos, células, sensaciones, pensamientos… de lo que soy. Vivir, aunque durante, no dejan de nacer deseos, ideas, comienzos, latidos, sensaciones, células, retazos de lo que seré.

Alicia- Y si eres también yo… entonces todo eso se multiplica, agranda, eterniza… se transforma en una lluvia de realidad y realidades, que te empapa, que te cala hasta los huesos.

Adriana- Ya… Pero afortunadamente, yo no soy también tú. De sobra tengo con lo poquito que soy yo. Con lo poco que sé de mí, de eso que soy… y con ello me manejo como voy pudiendo y atravieso las puertas que se abren o están ya abiertas… aunque no sé ni el por qué, ni el cómo… y el para qué, únicamente lo presiento.

Alicia- ¡Mientes!

Adriana- No. Digo la verdad. Como siempre.

Alicia- Vuelves a mentir… Mientes muchas más veces de lo que pretendes, de lo que tú crees y de lo que te crees.

Adriana- Te estás desviando del tema. Céntrate, un poco al menos, en una sola cosa y sigue hilando tus pensamientos y tus palabras hacia el lugar donde quieres llegar… Estabas hablando de que quieres más de todo, como siempre, como siempre… ¡Eres insaciable!

Alicia- Lo mismo que tú. Ya que eres también yo. Y estoy tan viva como tú… O mejor aún, tú estás tan viva como yo.

Adriana- No lo vas a conseguir aunque lo pretendas con todas tus fuerzas; inquietarme, asustarme, convencerme de lo que estás insinuando…

Alicia- Está bien, ya te darás cuenta… Cuando intentes remar y encuentres piedras… me llamarás y verás como entre las dos, convertimos cualquier naufragio, simplemente en un viaje más… Y te preguntarás cómo ha sido tan sencillo, tan fluido… Y seguirás sin querer admitir la razón de porqué conmigo a tu lado las piezas encajan y el movimiento de la vida sigue hacia delante, hacia delante, hacia aquello que imaginas.

 

 

 

 Pequeños Deberes- Piénsalo durante unos momentos… ¿Sucede algo fuera del ahora?

 

 -Quiero daros las gracias antes de que las vacaciones os secuestren y alejen por unas semanas, por los Pequeños Deberes en los que tanto os habéis aplicado… Hasta mí han llegado convertidos en grandes tesoros que sirven para sostener en alto el espíritu de viajeros y buceadores… Y cada semana el proceso de realizar este juego que sí tiene una razón de ser clara y precisa, lleva a una cercanía cada vez más próxima al lugar imaginado. Quienes os habéis atrevido a hacerlos con asiduidad, sabéis de qué se trata… Aunque con intuirlo también, a veces, es suficiente. Gracias… -

A.AliciaNlarealidad@gmail.com


Foto - Montse Velando




Archivo histórico