Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Viajar en low cost

Ryanair, la compañía low cost más polémica que surca los cielos, está planteándose la posibilidad de vender billetes a menos precio para pasajeros que quieran viajar de pie.

—¿Estás segura? —Julieta duda de todo lo que digo. Incluso de lo que no digo—. Mira que eso suena a patochada total.

Ellos dicen que no se trata de ninguna broma.

—Despegar de pie… suena excitante.
Tío Ra, suena horrible, por todos los dioses, si hasta las azafatas se sientan para despegar y aterrizar.


Los pasajeros que se animasen no viajarían exactamente de pie. Lo harían acomodados a una especie de taburete de bar, con su cinturón de seguridad correspondiente.

—Un taburete de bar sin cerveza ni barra donde acodarse… no sé si me convence.
—Si te parece te ponen también un partido de fútbol.
—Es buena idea. No, mejor, uno de voley playa femenino… ya que no hay cerveza…

Esta compañía hace, con periodicidad variable, arriesgadas  propuestas para seguir en su línea de ahorrar costes y, si se puede, abaratar el precio de los billetes. Hace unos meses proponían cobrar un suplemento para pasajeros obesos.

—Eso no parece una medida para ahorrar costes.
—Ni mucho menos para que el pasajero pague menos. En este caso los gordos pagarían más.


noticiaslocas.com

Tenéis razón, ha sido un mal ejemplo, real, pero malo. Otro más. Propusieron cobrar por usar los lavabos.

—¿Pagar por un pis? Siendo así no quiero la cerveza.
—¿Y en qué medida abarata eso mis gastos como pasajero?

Tampoco lo sé. Supongo que el billete lo venderán muy barato… Espero que la siguiente idea no sea que desaparezcan los lavabos de los aviones.

—O tener que hacer pis de pie.
—O que los obesos paguen más por hacer pis.

Volviendo al tema de los que viajen de pie, no lo tengo yo claro. ¿Qué van a hacer? ¿Pasear arriba y abajo por el pasillo? Porque aguantar sin sentarse es duro, pero de pie sin caminar es durísimo.

—La duración máxima de esos vuelos sería de 90 minutos.

90 minutos de pie, qué tortura. Además, con lo estrechos que son ya los asientos en ese tipo de compañías, ¿creen ustedes que se ahorrará mucho espacio? El otro día volé en una low cost y les aseguro que ni de pie me hubieran cabido las piernas en tan poco espacio.

—Si que se te han engordado las piernas.
—¡JULIETA!
—Quise decir: si que había poco espacio.

La idea me parece malísima, pero podía ser peor. Podían haber propuesto que los pasajeros se quedasen de pie, atados unos a otros y con un anclaje a las paredes del avión.

—Sí, claro. O que los pasajeros se quedasen de pie, se cogiesen de las manos y separarán las piernas para no perder el equilibrio.
—O que se colocasen en los pasillos y se sujetasen a las asas de los compartimentos para el equipaje de mano.
—O que…


¡Si me queréis, callarse! Por favor, no decís más que tonterías

—Anda, las decimos nosotros y nos mandan callar, las dicen los de Ryanair y salen en los periódicos.
—Sí, por proponer tonterías.

No sé cuanto te ahorrarás, pero yo no le veo ventaja alguna.

—Yo sí: no se te hacen trombos de turista.
—No te arrugas los pantalones de hilo.
—El de delante no echará el asiento para atrás y te romperá las rodillas.
—No tienes que levantarte para dejar salir al baño al viajero meón que siempre pide ventanilla.

Vale, vale, visto así, igual si tiene ventajas. Claro que, para mí, sería un problema, yo me duermo en cuanto me siento.

—No hay problema, si no te sientas, no te duermes.
—Y si te duermes, sobri querida, como llevas en cinturón de seguridad, todo lo demás, se te cae la cabeza hacia delante.

Me pregunto cómo lo tendrán pensado. En plan veladores de bar con taburetes en corro o filas de taburetes.

—¿Dónde pones tu equipaje de mano?
—¿Tienes luz para leer encima de la cabeza?
—¿Habrá taburetes de ventana y taburetes de pasillo?

Esto de volar cada vez es menos glamoroso. Y más cansino.




Archivo histórico