Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Con ínfulas


7 minutos es el debut en solitario de la realizadora Daniela Fejerman. Estamos ante una comedia sobre la pareja y sus infortunios estructurada en torno a un juego de salón que da título al filme.

El trabajo de Fejerman es un intento fallido de hacer una comedia española moderna porque, aunque los personajes son muy actuales, la dramaturgia es plana y las situaciones tópicas y previsibles. El guión es, a ratos, hábil y algunos chistes funcionan mientras que en otros, la mayoría, la directora y sus escritores —entre los que se encuentra Emilio Martínez Lázaro— necesitan colocarse intelectualmente por encima de los personajes y reírse siempre de ellos —y no con ellos— lo que resta nobleza al proyecto, quitando chispa a las situaciones.

7 minutos gana en su parte final cuando los problemas que nos habíamos tomado a broma muestran su lado más sórdido y los personajes femeninos, maltratados durante la mayor parte de la función, salen a flote mostrando su fuerza y su debilidad. La realización es fría y televisiva y su ritmo bastante cansino durante la mayor parte del metraje. Personajes simpáticos y antipáticos, neurosis varias, escenarios variopintos, dilemas amorosos  y el Madrid de hoy como apagado telón de fondo.

Fejerman no se decanta por el disparate total,  pero tampoco desarrolla las aristas más oscuras  de sus criaturas y se limita a ponerlos en situaciones difíciles que, aunque bien hilvanadas, acaban resultando triviales y simplonas. Una banda sonora lánguida, cierta procacidad -más verbal que visual-  y una mirada satírica sobre  mitos como el amor duradero y la búsqueda de la felicidad son el endeble soporte en el que sustenta una comedia prescindible.

De todo este tinglado sólo podemos salvar la habilidad para rematar historias de escaso interés y algunas de las interpretaciones, particularmente las de Toni Acosta, Pilar Castro y Marta Etura, tres mujeres de temperamentos bien diferentes que acaban enfrentándose a sí mismas y  al mundo que las rodea.

Por lo demás, 7 minutos es una comedieta de salón y dormitorio, un episodio televisivo agrandado con cierta soltura pero sin la menor talla  cinematográfica.




Archivo histórico