Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Pocas noticias y una maldad

[eorue@divertinajes.com]

El pasado día 23 de junio, el mismo día en que en Madrid se celebraba la asamblea de CEDRO sobre cuyos resultados ya habrán leído algo, se entregaban en Madrid los Premios Nacionales que concede cada año el Ministerio de Cultura. El acto ha estado presidido por los Príncipes de Asturias, acompañados del presidente de la Comunidad Autónoma de Aragón, Marcelino Iglesias; la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde; el alcalde de la ciudad, Juan Miguel Ferrer

De este acto habrán leído menos. De entrada, porque un acto con tantas autoridades y en el que todas tienen que hablar se convierte en un rollo, pierde casi todo su potencial informativo… excepto para aquellos que hacen de la presencia de los Príncipes noticia estén donde estén, e independientemente de para qué estén. Y a los premiados que les den.

Sin embargo, hubo algunas cosas interesantes…

La primera: la ausencia de Joan Margerit, premio de poesía por su poemario Casa de Misericordia. Los representantes del ministerio me dijeron que habían hecho lo posible y lo imposible por llevarle, y que él nunca les ofreció una explicación bien fundada. De hecho, ni siquiera tuvo a bien (cosa que sí hizo Esther Ferrer) enviar a un representante que recogiera el premio en su nombre. El caso es que en la nota de prensa que emitió el Ministerio de Cultura no se le menciona (aunque la ministra González-Sinde, en su discurso, sí habló de él).

Otra. Tres de los premiados fueron llamados a hablar en nombre de sus compañeros. José Luis Temes en nombre de los galardonados con los premios Nacionales de artes escénicas y música; María Bleda, en representación de los distinguidos con el Premio de Bellas Artes; y Juan Goytisolo, en el de los galardonados del libro.

Goytisolo subió al estrado en medio de la expectación general. Hizo una mención especial a otro premiado, Juan José Millás; a los demás, ni agua. E inició un discurso en el que habló de él, sobre él, a propósito de él y para mayor gloria de él.

«No hablo en nombre de los premiados sino en el mío propio», dijo antes de afirmar que cuando le dan premios piensa que le recompensan no por sus méritos sino por su edad, asegurar que valora más una declaración de persona non grata que un galardón, declarar que se sentía perturbado por lo de «Premio Nacional» cuando él reivindica la nacionalidad cervantina (¿alusión a ese Premio Cervantes que se le escapa?) de la que habló Carlos Fuentes… en fin. Que mejor harían los prebostes ministeriales en elegir, la próxima vez, a alguien menos ensimismado y más humilde, y más generoso.

Por cierto: que la Ministra definió la cultura como «ese [sic] gran arma de construcción masiva». Aunque algunas manifestaciones artísticas paguen más iva que otras…

Promoción

Hay una idea, tradicional y pertinaz, según la cual los artistas son más imaginativos y puede incluso que más productivos cuando las cosas —ustedes perdonarán el eufemismo— no les van demasiado bien. Es la versión famélica del «contra el dictador creábamos mejor» que manejan quienes, ya instalados en la normalidad democrática, sostuvieron que las artes españolas no eran lo que parecían… o lo que nos habíamos creído.

Viene el apunte a cuento de la imaginación que están echándole a la cosa comercial muchos editores. Que nadie me malinterprete: no quiero decir que antes no se esforzaran. Pero sí es verdad que la promoción de sus obras (imprescindible incluso para quienes lo fían todo al tirón del escritor) avanza ahora por sendas que tantos, hace no tanto, no se hubieran atrevido a hollar.

Vale, los viajes-pesebre para periodistas siguen los primeros en el hit parade, seguidos de cerca por los tradicionales desayunos de prensa y, a cierta distancia, por las no menos acostumbradas ruedas de prensa. Mas la gazuza (entiéndase: no hay mucho éxito que llevarse a la boca), en feliz combinación con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, ha espoleado la fantasía de los encargados de difundir la buena nueva de la llegada de un nuevo libro. Así…

Cluedo


Tras la exitosa experiencia vivida con la presentación de Nadie lo ha visto, de Mari Jungstedt (así lo contamos), Maeva prepara otra presentación de un libro que implicará foros, blogs y redes sociales y nos anima a participar en el Cluedo de Aguas Heladas (miércoles 8 de julio en la FNAC Callao de Madrid, a las 20:00 horas) y a ganar un ejemplar del libro firmado por la autora, Gisa Klönne.

¿Qué tendremos que hacer? Convertirnos en detectives de ocasión, dar claves, sugerencias e interrogar a unos posibles sospechosos, analizar hipótesis, seguir pistas... Y Klönne, que todo lo sabe, nos dará las claves más importantes para averiguar quién es el asesino.

Facebook

Hace unos días recibí un correo, firmado por Valentín Pérez Venzalá, de Minotauro digital, en el que se me anunciaba el lanzamiento de una experiencia nueva:

«Vamos a publicar simultáneamente en papel en formato libro y en digital nuestro próximo libro, El libro de Angelina. La peculiaridad es que el formato digital que vamos a usar es el de novela por entregas a través de Facebook ya que creemos que las redes sociales son nuevos medios de comunicación que al modo de los periódicos que en el siglo XIX y principios del XX publicaron excelentes novelas en formato "follletín", hoy pueden recuperar esa forma de publicación y hacerlo de una forma mucho más interactiva y enriquecedora tanto para autores como lectores, y desde luego también para el editor (en este caso, yo).  Para seguir la novela, a razón de un capítulo por semana, bastará con hacerse amigo de Angelina Trisole en Facebook.»

La cosa pintaba bien, así que me puse en contacto con Valentín para saber algo más… Por ejemplo, qué extensión tendrán las entregas.

«Las entregas coincidirán en extensión con los capítulos de la novela, en este sentido habrá entregas cortas que corresponderán a un par de páginas del libro mientras que otras serán de 5 ó 6 páginas del libro, pero queremos que la unidad sea la del capítulo porque es la unidad natural en el libro. En cualquier caso la novela está compuesta de capítulos que no son muy  largos. »
 
También me interesaba saber qué ventajas presenta Facebook frente a otras posibilidades: blog, página web…
 
«Facebook cuenta con su sistema de blog por lo que en ese sentido aporta la ventaja frente al blog de estar integrado en una red social que facilita más el boca-oreja de lo que lo facilita ya de por sí un blog, asimismo permite que podamos conocer a los lectores más directamente, y poder interactuar con ellos, ya que en el blog la mayoría de los lectores pueden ser anónimos, y asimismo que los lectores se conozcan entre sí y puedan intercambiar puntos de vista sobre la novela. Los usuarios de Facebook están más acostumbrados a compartir un contenido que les gusta con sus amigos de lo que lo pueden hacer con una página web, entre otras cosas porque el fundamento de la red social es precisamente ese, el de compartir con los amigos, y eso puede facilitar que si a alguien le gusta lo que va leyendo quiera que sus amigos también lo disfruten. Por otra parte también contamos con una página web www.ellibrodeangelina.com en la que damos información sobre el libro y desde la cual, aquellos que no quieran usar facebook, pueden encontrar otras alternativas para leer la novela.»

Pero sobre todo —qué quieren, tengo una edad y muchas debilidades— quería saber qué repercusión creía Valentín que iba a tener la publicación en Facebook sobre las ventas en papel. Porque, supongo, lo importante es vendder libros

«Contamos con que Facebook funcione como boca-oreja y que por tanto la novela sea más conocida, pero sobre todo conocida desde dentro, es decir, los posibles lectores van a poder leer la novela desde el principio y ver si realmente se ajusta a sus intereses, si les merece la pena leerla en papel, etc. Creemos que la novela es lo suficientemente interesante como para no tener miedo a enseñarla completa, es como dejar probar un coche antes de comprarlo, si estás seguro de que el producto es bueno, no te importa que la gente lo pruebe porque sabes que si lo prueban tendrás más ganas de comprarlo, y en ese sentido creemos que los lectores que comiencen a leer la novela querrán terminar de leerla.

»Pero en cualquier caso cualquiera va a poder leerla en Facebook y eso significa que la novela en sí misma va a llegar a muchos más lectores de los que llegaría en papel, para empezar con nuestros anteriores libros siempre hemos tenido una demanda desde Hispanoamérica que, debido a la distancia y al diferente coste de la vida en cada país,  no ha sido posible cubrir completamente, ahora cualquier lector de México o Argentina que quizá no pueda comprar la novela no va a dejar de leerla por ese motivo y eso creemos que es importante, porque queremos que nuestros libros lleguen a los lectores, pero también estamos seguros de que la mayoría de la gente a la que le guste la novela, le gustará tenerla en papel, o le gustará regalársela a otras personas por lo que  puede incrementar las ventas del libro en papel , sobre todo porque los lectores saben que no tienen que esperar a que se acaben las entregas para que el libro aparezca en papel, si no que desde el principio el libro estará en las librerías y por tanto una vez que el lector sabe que el libro le gusta, puede optar por comprarla y leerla de un tirón, o continuar leyéndola en internet.

»Es el lector el que elige como leerla, porque nosotros le damos diferentes formas de hacerlo, incluido el formato e-book que aparecerá también a lo largo del mes de Julio para aquellos que quieran leer el libro en un lector electrónico. Creemos que en el futuro de la lectura  lo que va a importar es el contenido y que el lector pueda elegir la forma de acceder a él.»

Son valientes, espero que les vaya bien.

La maldad

Vale, vale, ya sé que han tenido mucha paciencia, a lo peor han leído todo lo de arriba sólo para llegar hasta aquí. Para no decepcionarles, les digo desde ya que es una mini-maldad propiciada por una lectura, una escucha y una buena memoria.

Escuché el otro día la entrevista que Carles Francino hizo a Adolfo Suárez Illana, el hombre que (dejando al margen al Príncipe Felipe) más partido saca en España a su condición de “Hijo de”. Suárez jr. habló de su progenitor, de su familia… en fin, de lo de siempre. También de su pasión taurina. Dijo que se había retirado de los toros (ahora resulta que a lo que él hacía se le llama ser torero) pero que no descartaba volver para algún festival benéfico o así.

A los dos días, terminé Anatomía de un instante, el libro de Javier Cercas del que aquí han hablado y bien tanto Evaristo Aguirre como Fernando P. Fuenteamor. Cercas menciona al niño Suárez y su fugaz carrera política. Lo hace, claro, no por sus inexistentes méritos, sino porque la campaña electoral del vástago nos permitió asistir a la última aparición pública del padre.

Torero de medio pelo, político advenedizo y pasajero (perdió y desapareció)… Lo único que necesitaba para completar el triste perfil de Suárez Illana era descubrirle una vocación literaria. Y ahí vino en mi ayuda un editor, Jesús Egido, que en un pasado no tan lejano fue periodista y que en el curso de una de sus investigaciones entró en posesión de un libro, Pintura, Sueños y Poesía, cuyo autor es, tachán, Adolfo Suárez Illana, cuya exigua tirada fue impresa en 1989 venia acompañada por 12 serigrafías… En fin, les ahorro el blablabla técnico porque les imagino deseando degustar el verso florido del aprendiz de todo, maestro de nada (mi abuela lo decía de mí, así que no hay desdoro en la expresión):

A veces le canto al Viento,
otras le lloro al Mar,
mas encima de todo siento
dulce poema respirar.

¿Siguen ahí? Porque tengo otra:

Luces del Cielo en el alma,
mieles de gloria en la piel,
y en la Soledad inmensa
del que siempre aguarda, ¡Su Fé!

Lo dejo ya que se me está rebelando la sensibilidad.

Como un hijo


Hace algún tiempo les conté la historia de un escritor que se creía rana y resultó ser príncipe… es decir, que no se veía futuro y ha acabado en el catálogo de Anagrama.

El resultado es éste… Y como he tenido el privilegio de seguir su periplo, me alegra no sólo anunciar su aparición sino animarles a que lo lean. No sólo por Julián, sino también por todos aquellos que, en algún momento, han perdido (parte de) la esperanza.

Acuse de recibo


De la miseria humana en el medio publicitario
Grupo Marcuse
Traducción de Javier Rodríguez Hidalgo
Melusina 

El crecimiento es imprescindible para mantener una economía fuerte, y no se pueden producir más mercancías sin estimular a la vez los deseos de consumirlas. Cada día nos vemos sometidos a más de tres mil mensajes publicitarios. ¿Por qué se gasta tanto dinero, tanto talento, tanta energía para crear una verdad publicitaria?

El grupo Marcuse analiza los entresijos del sistema publicitario y denuncia un sistema perverso en donde la publicidad funciona como el carburante ideológico del capitalismo: nos incita a consumir sin medida, ocultándonos las repercusiones de un patrón de conducta suicida.


¿Qué pequeño ciclomotor de manillar cromado en el fondo del patio?
Georges Perec
Traducción de Marisol Arbués y Hermes Salceda
Alpha Decay

En esta novela, una de las últimas de Perec inéditas en lengua castellana, el autor nos propone dos lecturas. La primera, de corte tradicional, narra las diversas estrategias fallidas con las que un grupo de amigos trata de evitar que el protagonista sea reclutado para luchar en la Guerra de Argelia. Lectura ágil y  llena de comicidad en la que el autor retrata la camaradería antimilitarista de unos personajes, ciertamente estrambóticos, que se reúnen en un bar. La segunda lectura alternativa es más experimental, un verdadero tour de force lingüístico. Un índice de figuras retóricas apunta la que se emplea en cada página, por lo que el libro se convierte en un brillante muestrario de enrevesadas licencias poéticas, desde la metonimia hasta la catacresis.

El lector es libre de escoger la lectura desenfadada o la lectura experimental, o aún mejor, de disfrutar de la alternancia de ambas.


Jesús
Deepak Chopra
Traducción de Guillermina Ruiz
Suma

La vida pública de Jesús de Nazaret es una de las más estudiadas de la humanidad, pero el periodo previo constituye aún hoy un misterio, pues el Nuevo Testamento apenas desvela datos sobre los pasos del futuro Mesías hasta la Iluminación. Deepak Chopra ha realizado un esfuerzo sin precedentes para recrear el camino espiritual que conduce desde el adolescente acosado por las premoniciones de su destino a la aceptación del mismo cuando es bautizado en el río Jordán. Este acercamiento nos permite ver ese sendero que discurre entre la luz y la oscuridad, y ha sido posible gracias a una prosa llena de delicadeza y a la capacidad del autor para reflejar profundas visiones espirituales.


No hay camino al paraíso
Javier Das
José Ángel Barrueco

Ya lo dijo Casimiro Parker

Un libro, dos poemarios: el de Javier Das (http://callados.blogspot.com), Sin frío en las manos, y el de José Ángel Barrueco (http://thekankel.blogspot.com), Le aplastaré con mis versos.

Una lección de aquellos sentimientos que se mantienen vivos con el paso del tiempo, aquellos sentimientos que quedan marcados para el rst de nuestra vida.  Una lección de vida y no vida que los autores colocan bajo la advocación de Charles Bukowski.

Además...


Revista Eñe

Esta Eñe está dedicada a la memoria de J. G. Ballard. Invocaron su nombre en la edición anterior y, mientras pedían a su agente los derechos de publicación del relato que leerán en este número, el maestro llamado James Graham murió el 19 de abril a consecuencia de un cáncer que venía padeciendo desde hacía varios años. Tiempo atrás, había escrito: «Creo en la amabilidad del escalpelo del cirujano, en la geometría sin límites de la pantalla de cine, en el universo oculto dentro de los supermercados, en la soledad del sol, en la cháchara de los planetas, en lo repetitivo de nosotros mismos, en la inexistencia del universo y el aburrimiento del átomo». Como tituló el diario inglés The Independent, fue «el escritor que con sus fantasías distópicas nos ayudó a modelar nuestra visión del mundo moderno».




Archivo histórico