Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Estancias que encierran tiempos que transcurren paralelos

¿Qué pasaría si pudiésemos permanecer dentro de una habitación, con todos nuestros anhelos y nuestros momentos ya vividos, sucediendo al unísono, al mismo tiempo?


Una mujer alarga el brazo hacia ti… Tú eres un pequeño cuerpo que se mueve, agita trémulamente, acabas de nacer. Pero como te encuentras en esa estancia “mágica”, a la vez que acabas de nacer, te miras y observas desde fuera… sentado entre los cojines del sofá rojo, como eres ahora, como piensas ahora. Y, ¿acaso eres distinta?

La misma ensoñación que te guiaba entonces, nada más venir a la vida física, es la que ahora te mece y mueve en alguna dirección. Pero estás aquí, en la habitación de los tiempos paralelos, de los tiempos a la vez y tienes nueve años y nueve deseos para cuando seas mayor… y a la vez están ante ti los nueve deseos cumplidos y cumpliéndose a la par. Y nuevos deseos y nuevas proyecciones y nuevas experiencias que al lado de otras son antiguas o viejas.Estás aquí. Toda tu vida en esa pequeña habitación infinita. Todo tú. Toda tú. Miras como alguien te dice Te quiero, te escuchas a ti, diciéndolo, lo dices, lo repites, besas, amas, rechazas, atraes, te marchas, vuelves, vuelve otro, otra… Tienes 20, 11, 30, 40, 50, 7 años y estás feliz y triste e indiferente. Enfermo y sano, fuerte y débil, frágil y suave, mayor, pequeña, adolescente, victoriosa, fracasado, decepcionado, ganador, furiosa, dulce…

La habitación se estrecha y agranda a la vez, según fijas tu mirada hacia dentro o hacia fuera. La habitación gira, gravita alrededor de algo que tú no puedes ver, porque estás dentro y no puedes salir. Y no quieres hacerlo a la vez que en otro tiempo paralelo estás deseándolo con todas tus fuerzas. Es extraño saborearlo todo como un único y tremendo impacto que afecta a todos tus sentidos, todos tus fragmentos, todas tus células e identidades que ya no recordabas o que todavía no puedes recordar porque no las has vivido y al mismo tiempo sí. 


Saber que ahora todo ha perdido su significado me alivia, me permite simplemente cerrar los ojos o mantenerlos bien abiertos… y dejarme llevar.

 Alex Davis 

Pequeños Deberes- Si pudieras crear una estancia inventada, ¿qué soñarías dentro de ella?

A.AliciaNlarealidad@gmail.com 

Cuadros-

Anka Moldovan Feier

www.ankamoldovan.com  




Archivo histórico