Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Renovarse o morir

[eorue@divertinajes.com]

En este negocio (porque aceptamos que es un negocio, ¿no?) ocurre como en todos los demás: que uno no puede estarse quieto.

Así, del mismo modo y con el mismo afán con el que los autores buscan nuevos argumentos, los editores andan a la búsqueda de nuevos títulos y, a veces, apuestan por reinventarse a sí mismos. A diferencia del tancredo de las fotos, aquí hay que moverse para no quedar desenfocado.

Por eso…


Edebé, editorial a la que conocemos sobre todo por su aportación al mundo infantil y juvenil, se ha lanzado al mundo de la narrativa para adultos.

Lo cual no constituye, me dice Reina Duarte un cambio de registro «ya que continuamos fieles a nuestras tan gratificantes publicaciones para niños y jóvenes, y de hecho desde hace algún tiempo veníamos publicando también libros de no ficción para el entorno adulto del niño y el joven, ya sea su familia (padres y madres, abuelos…) o sus profesores y educadores. Yo lo considero sencillamente un pasito más en nuestra voluntad de ser buenos editores que ofrecen los mejores libros que encuentran para el público más adecuado».

Un paso fruto de la propia dinámica de la editorial que se debe a tres factores:

a) Hoy en día, bajo esa etiqueta de JOVEN, se encuentran o se autoclasifican lectores hasta de treinta y cinco años. «Creo sinceramente que este fenómeno de valorar tan positivamente lo juvenil es una realidad de nuestra sociedad y los editores al fin y al cabo somos espejos de la sociedad.»

b) Los escritores han ido publicando con el Grupo Edebé o que se han acercado a él también han ido «creciendo» a lo largo de los años y entre los originales que me presentaban cada vez me era más frecuente encontrar novelas que podían y debían llegar a un lector más maduro. «Un editor, en el sentido profundo de la palabra, o al menos un editor como yo lo entiendo, suele mantener unos vínculos muy fuertes con sus escritores y, por tanto, nada había más frustrante para mí como editora que tener que decir eso de que te ha encantado una novela, por ejemplo, pero que no la puedes publicar porque no encaja en tu catálogo.»

c) La exigencia igualmente social de no saltarse lo políticamente correcto cuando estrictamente te diriges a menores de edad ha sido el último factor que nos ha llevado a plantear la publicación de algunos libros para esos lectores adultos.

Y ahí están, publicando desde hace nada novelas para adultos «entre las que hay thrillers y ciencia ficción, hay novela negra y denuncia social, hay humor y amor, hay sencillamente algunas buenas novelas muy escogidas, apenas un puñadito, para disfrutar con ellas. Tienen un sello propio, seguramente, sí, admitido: son muy jóvenes, ja, ja, ja; son frescas y buscan el entretenimiento; predominan los personajes femeninos fuertes… Pero repito que eso es porque estamos publicando lo que más nos gusta, y resulta que somos un equipo de mujeres con menos de cuarenta y cinco años, así que probablemente eso nos influye.»

Su próxima apuesta: en otoño lanzarán la nueva novela de Juan Madrid, Bares nocturnos, cuyo argumento gira en torno a un robo de diamantes de procedencia africana, así que puede englobarse como novela negra, muy madrileña, porque la acción transcurre en sus calles, hoteles y sobre todo bares, pero repito que, además de una intriga trepidante, los personajes son lo más fuerte de esta obra.

Por eso también…


Es ediciones fue fundada hace unos meses con un objetivo: que el libro se convierta en un bien de primera necesidad. Para ello, los responsables anunciaron su voluntad de «reinventar las maneras de acercarnos a un público amplio, diverso y cada vez más consciente de que la cultura debe estar al alcance de todos. Queremos —proclamaron— crear un amplio fondo editorial para un gran público y desarrollar un proyecto de divulgación donde tengan cabida todos los géneros y temas mediante un precio único de 3 €. Crear un estilo actual y de fácil comprensión con una imagen reconocible, clara e identificable.»

Ahora, el tiempo que ha confirmado su pálpito (hay mucha gente dispuesta a comprar un libro de calidad si el precio es competitivo) les exige también abrir otras vías: la misma dinámica del proyecto los lleva a explorar otros formatos. Fruto de esa voluntad es la publicación de una novela de Ramón Galí, Hypatia y la eternidad, que salió a la venta hace unas semanas y abre el abanico de oferta y precios, que se enriquecerá con libros a 5 euros sin abandonar —me insisten— su compromiso con el libro entendido como bien de primera necesidad.

Pasiones


Bien confesables, que conste. Saben quienes me leen que una de mis aficiones, entre otras perfectamente inocuas (y de las nocivas no pienso darles cuenta), es hurgar en las pilas de novedades para detectar portadas repetidas.

Pues bien. Llevaba yo un tiempo sin cazar ninguna (similares, sí; sospechosamente parecidas, también; pero iguales...) cuando saltó a mis ojos la feliz coincidencia que aquí les muestro: la que se registra entre Idilio sáfico, de Liane de Pougy, editada por Egales, y esta gavilla de relatos recolectada por Laura Freixas para Anagrama. Si no me equivoco, aquel libro salió a la venta antes que éste… y ambos recurrieron a Femmes à une terrasse de café (h. 1925).

Seguiremos buscando.

La Feria, aún

Los ecos de la Feria del Libro no se apagan, siempre quedan rescoldos.

Es llamativo cómo muchos intentan moderar el optimismo generado por ese dato, +10% de ventas, que es lo único que algunos han retenido de la cita. Hasta el punto de que, según parece, las incursiones a las altas esferas de los dirigentes del sector en busca de una ayudita, se han saldado con un rotundo fracaso. «¿Qué más queréis —han venido a decirles los destinatarios de sus peticiones—,  si el vuestro es el único sector que sube y sube?»

Para atemperar a los eufóricos

Puede bastar una dosis de reflexión como la que nos brinda el blog Paradigma libro. «Las estadísticas no nos pueden hacer olvidar un par de cosas. La primera y principal: desde enero hasta junio las librerías han estado y siguen vacías, con descensos de ventas muy acentuados y serios, con una ralentización de la actividad comercial muy severa y preocupante, y generando un volumen de devolución más que constante (los distribuidores no pueden más y ya han empezado a aplicar soluciones drásticas). En segundo lugar, el buen tono de la Feria de Madrid apenas es un paliativo del problema, para algunas editoriales y para las librerías madrileñas; pero desde luego, no una solución en sí misma.»

Pero quizá sea más contundente la experiencia de un editor-feriante no tan satisfecho como otros. «Balance Bartleby (que, como es evidente, no coincide con el optimismo generalizado que han voceado los organizadores de la Feria, las agencias de prensa y las casetas encuestadas): hemos facturado un 18,6 % menos que el pasado año —ha dejado escrito en su blog Pepo Paz—. Dos explicaciones: primero, no hemos contado con ningún título que tirara para arriba de las ventas tal y como sucedió en la anterior edición con los Cuentos completos de Haroldo Conti. Y segundo: la situación de la caseta, en el tórrido segmento al que derrite el sol por las tardes (horas de mayor afluencia de público), y un tanto descentrada, hace que se pierdan muchas horas de venta potencial (1,5 h en diario y 2,5 h en fin de semana y festivos). Cuantificando: 32,50 horas perdidas por la combinación del efecto sol y la deserción del paseante. Y la necesidad de que la FLM salga por una vez del inmovilismo y la autocomplacencia de las cifras finales y encuentre, junto con el ayuntamiento, alguna solución imaginativa a este problema que afecta a la mitad de los expositores

La obstinada realidad

Me dice un librero: «Nos ha ido bien, sí, podré pagar la extraordinaria, pero la vuelta a la normalidad va a ser dura, sobre todo para las librerías generales que ya han vendido todo el pescado».  Pues eso.

Y encima

El grupo de discusión puesto en marcha por los libreros (ay la web, esa red de complicidades) funciona a toda máquina. Uno de los participantes se queja de que unos grandes almacenes vendan la tercera parte de la trilogía Millennium (para tantos, la última tabla de salvación a la que aferrarse) con el casi preceptivo 5% de descuento, que se convierte en un 10% si el comprador es titular de la tarjeta de esos grandes almacenes. Y pide que colegas de otras ciudades comprueben si en ellas también sucede.

¿Para cuándo el entierro oficial del precio fijo?

Por último

Al hilo de mi lamento vicario de la semana pasada, me escribe Juan Vila: Yo sí te cité. Cosa que le he agradecido en privado primero, ahora en público... y que aprovecho para recomendar su blog: http://algodelibros.blogspot.com/.

Acuse de recibo


Niñas y detectives
Giovanna Rivero
Bartleby

«Si fuera una escritora mexicana, hace tiempo que estaría publicando en alguna una de las editoriales españolas más consolidadas y conocidas; si una argentina, ya habría ganado un par de premios importantes y habría sido traducida al francés o al alemán. Como no lo es, las cosas tardan más de lo que debieran. No importa: los que conocemos el secreto sabemos que (...) Giovanna ya es una escritora latinoamericana de primer nivel.» Edmundo Paz Soldán.


España levanta el puño
Pablo Suero
Papel de liar

El periodista argentino Pablo Suero desembarcó a finales de 1935 en la España febril que aguardaba entre soflamas y ansiedades las elecciones de febrero sin aceptar del todo que estaba también afilando los cuchillos del matadero. Durante los meses siguientes enviaría a su periódico una serie de crónicas donde dibujaba con esmerada prosa el aire de las calles, el humo de los cafés y, por encima de todo, el agridulce sabor de las palabras. Aunque ya entonces silbaban algunas balas, las palabras eran aún la materia prima de casi todos los estragos: hoy, setenta años después y con aquel futuro a nuestras espaldas, estremece oírlas. 


Atlas de una añoranza imposible
Anuradha Roy
Traducción de Gema Moral
Salamandra

Hermosa y melancólica, sutil y elocuente, la primera novela de Anuradha Roy narra las vicisitudes de una familia bengalí en la primera mitad del siglo XX por medio de una cautivadora historia que ilustra la inmensa diversidad social y cultural de la India, de sus paisajes y sus gentes, desde la fragante exuberancia de sus jardines hasta el hacinamiento y la miseria de las grandes ciudades.


Ermitaño del tiempo
Francisco Loredo
Grupo editorial 33

«Pensamos que en algunos ambientes, clases sociales o profesiones, está la poesía considerada como algo minoritario, que impulsa a sus aficionados a cultivarla en secreto (...) Pero hay poetas secretos que no lo son por decisión propia, pues no se avergüenzan de serlo, si no por capricho de los demás, de los otros poetas, de algunos comentaristas, de los críticos (...). Entre estos se encuentra Francisco Loredo, médico y poeta secreto (…) ¡Qué gran regalo en mi aislamiento recibir la belleza de sus versos!» Fernando Fernán-Gómez, 2000.


El dinero del diablo
Pedro Ángel Palou
Planeta

Finalista Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América de Narrativa 2009.

Una serie de asesinatos en las recámaras del Vaticano, sin aparente vinculación, oculta sus razones en un lejano pasado. Las respuestas podrían esconderse en las intrigas palaciegas de 1929, cuando crece el poder de la Santa Sede a la sombra de Mussolini y Hitler, y en las extrañas circunstancias del final de Pío XI y su sucesión por Pío XII. Las muertes acontecen a gran velocidad mientras el padre Gonzaga, experimentado detective, llega desde Oriente Próximo para investigar los crímenes; le acompaña Shoval, una enigmática forense israelí. 

 




Archivo histórico