Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Estallidos

Y así fue surgiendo el "País de las Maravillas",
     poquito a poco, y una a una,
     el mosaico de sus extrañas aventuras.
 

Lewis Carroll


Alicia: Entonces, ¿dónde?

Adriana: Aquí. Aquí y allí. En todas partes a la vez.

Alicia: ¿Y es eso posible?

Adriana: Parece que existen las mismas probabilidades de que sea posible, así como de que resulte imposible… Tú, ¿qué prefieres?


Así, con una expansión iniciada desde el centro mismo de su ser, Andrés se marchó de todos los sitios habituales, dejó atrás cualquier punto de referencia que frenaba su huida sin premeditación, abandonó las palabras, miradas, conversaciones y encuentros previos y se dedicó a escapar hacia adelante, a huir con cada instante más y más lejos, a expresar lo que había estado manipulando, controlando, frenando y educando durante décadas. Ahora. Ahora era su momento de volar libre al fin, de fluir sin tapujos, de probar maneras nuevas, de probarse a sí mismo por medio de modos inusuales de maniobrar, de estar, de reaccionar.Ahora podría ser, al fin, él mismo. Pero…

Pero a estas alturas el problema más compacto con el que se topó casi de inmediato, era que él, ya no sabía quién era él en realidad. ¿Quién es? ¿Qué nota? ¿Qué siente? ¿Qué piensa? ¿Qué quiere? ¿Qué necesita?

Andrés, dejó caer los párpados pesados y pálidos, y con los ojos cerrados, aislado de los estímulos, pensó. Respiró despacio unas cuantas veces, retiró su sonrisa durante unos momentos y sonrió hacia adentro… más y más… Más hondo y más aún, hasta llegar al filo del iceberg estallado de su corazón ahora sin armar, de su espíritu liberado, de su pensamiento ahora volcánico y brillante. ¿Quién elegir ser? ¿Quién? Y ese que elige ser, ¿es realmente lo que a él mayor bien le hará? ¿Cómo decidir?

No hay trucos para la felicidad. Hay que emprender un camino y andar por él durante algún tiempo. ¿Qué pasará después? Andrés no lo sabe pero imagina que se tira al vacío confiando en que sus alas sabrán sostenerle durante el vuelo. Y si no, si no se agitan o se queman por el Sol, al menos alguien le habrá visto en el aire durante algunos segundos… y eso seguro que merece la pena ser contado…

 

Alicia: ¡Qué historia más común!... Me sorprende que no des para inventarte algo más complejo, algo menos usual…

Adriana: No, Alicia, no es poco complejo… Andrés, de hecho, existe, existe y para él no es una historia común ni al uso. Él sigue allí a punto de lanzarse pero sin hacerlo. ¿Entiendes Alicia? Para él, igual que para todos los demás, para todos nosotros, nuestras decisiones y nuestros pequeños o grandes arrojos, son la historia más compleja y más enrevesada del mundo, son la esencia del misterio que se nos presenta y nos obliga a elegir, nos obliga a decidir, nos obliga a reconocernos ante el espejo hecho añicos tras el estallido de nuestro espíritu. El espíritu que nunca se detiene.

Alicia: Ahora, Andrés me da pena…

Adriana: Él parece feliz. Olvídalo. Piensa en lo que será de ti dentro de poco, ¿qué quedará de ti, de nosotras, después del estallido que nos aguarda?    


Pequeños Deberes- Si presientes que una fuerza hasta hoy retenida, empuja con ímpetu y sin tregua desde algún lugar del fondo de tu ser en apariencia calmado, espera que el estallido se produzca solo, no lo provoques ni lo aceleres… espera… así, los fragmentos no te harán daño.

A.AliciaNlaRealidad@gmail.com

 

Dibujos: Rodolfo Costa

http://www.flickr.com/photos/9210243@N06/      




Archivo histórico