Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Mirando al mar... de letras

[eorue@divertinajes.com]

 

De entrada, una confesión. Cuando esto se publique, yo estaré fuera de España y, entre otras ausencias, no habré podido asistir a la rueda de prensa de presentación de la Feria del Libro de Madrid (tiempo habrá de hablar de ella).

Lo que van a leer fue escrito hace unos días. Y aun así, está fresco, fresco… y en algún apunte, un poco caradura.

La sustanciosa resaca

La semana pasada les comenté algunas cosuelas surgidas al socaire de la presentación madrileña de Duomo ediciones.

Una de las cosas que apunté fue que la recién llegada, que viene de Italia, «donde prácticamente el 100% de la comercialización se hace en régimen de preventa (las tiradas se establecen en función de lo que los libreros estén dispuestos a comprar), y a pesar de que en España el sistema se utiliza con cuentagotas y sólo para obras que tienen el marchamo de best-sellers, su intención es, sin forzar los hábitos españoles, ir hacia un modo de trabajo mixto que permita reducir los dos riesgos fundamentales que corre aquí todo editor, a saber: quedarse con los libros en el almacén o, casi peor, sufrir una avalancha de devoluciones. Veremos qué pasa…»

Al poco, me llamó Carlota del Amo, jefa de Prensa División Literaria de Random House Mondadori, para recordarme que su grupo hace tiempo que está instalado en este sistema de ventas y para todos los sellos, excepción hecha de Electa.

Incluí la corrección lo antes que pude, pero imagino que muchos de ustedes se la perdieron porque ya habían leído la sección. Por eso he vuelto a reproducirla…

Cuéntame más...

Pero no fue ésa la única reacción registrada. Me llegó también un correo electrónico misteriosamente firmado por «J»:

«Apreciada Eva,
 
»Sin querer parecer un cínico la procedencia italiana de Duomo no es una seguridad a la posibilidad de cambiar los modelos de compra de los libreros como tu apuntas en tu reciente Círculo: "sin forzar los hábitos españoles, ir hacia un modo de trabajo mixto que permita reducir los dos riesgos fundamentales que corre aquí todo editor".

»Dado que su distribuidor no exige pero pide una presencia bien visible de esta nueva editorial en las librerías, y claro, ello obliga a los sufridos libreros o responsables de compras a pensar si es interesante "hinchar" el servicio de novedades de las novedades propuestas por Duomo (Bestias sin patria y Tardes con Margueritte). Desgraciadamente todavía hay quien piensa que si no hay pilas de un libro este no se verá y, por tanto, no venderá. No voy a negar la validez del axioma, ni proponer ejemplos de algunos que lo niegan, pero te aseguro que el modelo italiano o alemán, tienen todavía mucho camino que recorrer en este país el nuestro, puesto que son los editores (en mi modesta opinión) quienes menos interés tienen a ponerlo en marcha; perdón, la afirmación suena pretenciosa, pero dudo que Planeta&Random and Cia., pudiesen mantener su nivel de vida si nuestro modelo de compra virase a uno de esos dos modelos. Difícil lo veo.

»¿Qué sale más caro, editar un libro o llevarlo al punto de venta? ¿Y quienes son los propietarios de esos grupos logísticos?

»Editar un libro es relativamente barato, pero el mínimo de impresión o la cantidad que se debe editar para inundar el mercado son elementos que gravan el valor final del libro; amen del precio de almacenaje, transporte o distribución.

»¿Qué fue primero, el pedir por pedir de los libreros o el vender por vender de los editores?

»Gracias por ofrecer tu espacio de iluminación a los que vemos al libro como un bien cultural.»

«J» es celoso de su intimidad, por lo que no quiere ser identificado, al menos no totalmente.

«¿Qué soy? Product manager, arghhhhhh… Jefe de compras, arghhhhhhhhhh…
Selecciono y compro novedades, esto me gusta más. y hasta aquí puedo leer :)»

Y nosotros, ¡a pensar!

... y más...

El pasado jueves iba yo en el autobús cuando, detrás de mí, se sentó una pareja, argentino él, española ella, que sin mucho recato empezó a hablar de asuntos relacionados con la cultura. Ni que decir tiene que desplegué todas mis antenas… aunque, en honor de la verdad, he de añadir que dado el volumen en el que se manejaban, tampoco hacía falta realizar ningún esfuerzo digno de mención. Resumen de lo espiado:

—El otro día estuve en la fiesta de presentación de una editorial nueva —dijo él—. Había que ver a todos, que eran gente de mundo, educada, como locos por acercarse a un agente al que llaman Chacal.
—Y ¿a quiñen representa?
—No sé, a autores famosos.
—¿Y por qué lo llaman así?
—Porque es… esto…
—Eso no explica nada.
—Agresivo, bueno… un tiburón. ¡Se hacían fotos con él y todo!

En ese momento yo aún no sabía quiénes eran los dos amigos. La identidad de ella sigue siendo un misterio. Pero él habló de sí mismo en tercera persona. Y ahora sí, haré gala de una gran discreción, apenas dos pistas: era P., que ha publicado en D. y colabora con B.

¡... pero mucho más!

Por cierto, que en ese mismo sarao (ya leen lo que dio de sí), comenté con Antonio Jiménez Morato cuánto y bueno ofrece en los últimos tiempos Zaragoza a nivel de y en lo que viene siendo (qué malas son las muletillas presidenciales) el mundo editorial y literario.

Espoleada por esta constatación, decidí ponerme en contacto con algunos de los protagonistas de esa buena racha.

Un librero y editor

«No hay nada más inaguantable que un ciudadano explicando que su ciudad es la mejor del mundo: existen muchos ejemplos peninsulares», se arrancó Paco Goyanes, también conocido como Paco Cálamo.

«Los zaragozanos tienen una virtud: nunca se creen nada. Zaragoza es la misma de siempre, una ciudad cómoda, agradable, bastante tolerante y tranquila. Siempre ha habido vida literaria en Zaragoza, como la hay musical, fotográfica, gastronómica o mahometana. ¿Qué ha cambiado? La percepción que los dos "centros - Madrid y Barcelona- tienen de la capital del Ebro, de la dos veces milenaria, de la inmortal y ventosa Zaragoza. ¿Por qué? Por el AVE. Los editores, distribuidores y autores madrileños y barceloneses están encantados en subirse al tren, pasearse por la buena red de librerías zaragozanas, echarse unas tapas y unas risas, zamparse una botella de una buena garnacha centenaria y volver a dormir en sus cómodas camas capitalinas. Tuvimos una edad de oro, otra de plata y ahora tendremos una del AVE. El resurgir de las letras españolas, el renacer de la  cultura de la periferia descansa en el buen hacer del nuevo ministro de Obras Públicas Don Pepiño Blanco (siempre que la distancia permita un ida y vuelta en el día, claro). ¡Viva la edad blanca!»

Un tiempo al que él ha contribuido no sólo con su librería, y los premios que convoca, sino con su editorial, Ediciones de la Librería Cálamo. «Nacen en 2008 del aguerrido espíritu de Librería Cálamo. Una idea básica: nos gusta leer (y vender) buenos libros, ergo nos gusta editar buenos libros. Una única colección multidisciplinar que acoge textos de ensayo, narrativa y poesía. Autores noveles y autores consagrados en un mismo y sabroso caldo de letras: J.L. Rodríguez García, Alfredo Saldaña, Jorge Riechmann, Celia Prieto, Marcial Fernández, Mercedes Cebrián, Félix J. Palma, José Luis Pastor, Joaquín Pérz Azaústre, Fenando Aínsa, Pablo Vázquez. Libros "grandes en cuerpo" chiquitico: 18x13 cms y como máximo de 80 páginas.» En el consejo editorial están Ana Cañellas, Nacho Escuín y David Mayor, el diseño de la colección se les fue a Pamplona (Estudio Vaca) y ya han obtenido un Diploma de Diseño de Colección en la VI Edición de los Premios Visual de Diseño de Libros, 2009.

Un autor del que todos hablan

Daniel Gascón, de cuyo talento se hacen lenguas algunos de los editores con más olfato, que publica en Xordica (otro puntal de la edición en Aragón) y se desempeña, además, como traductor (prepara un Faulkner para Alfabia).

«En Zaragoza nunca había habido tantos escritores como ahora —empieza reconociendo—: hay escritores de más de 70 años, como José Antonio Labordeta, y escritoras que rondan los 20 años, como Almudena Vidorreta. Hay editoriales, suplementos y programas literarios, algunas buenas librerías, bares decentes y lectores atentos a todo eso. Escribe gente de todas las edades, que publica en editoriales locales y nacionales, y se practican todos los géneros: hay poetas, autores de novela histórica y policíaca, novelistas postmodernos y escritores cercanos al realismo mágico; diaristas tan originales como Fernando Sanmartín, ensayistas y críticos literarios; y gente como Antón Castro o Félix Romeo, que son prácticamente una industria cultural en sí mismos. Y también hay muchos narradores que cuentan historias estupendas ambientadas en Zaragoza: entre ellos hay autores consagrados que viven fuera, como José María Conget e Ignacio Martínez de Pisón, y otros más jóvenes que están en la ciudad, como Miguel Mena, Ismael Grasa, Cristina Grande, Rodolfo Notivol o Eva Puyó. Que haya escritores a tu alrededor hace que tengas más ganas de escribir, que aumente tu autoexigencia porque quieres hacer algo que guste a las personas que te rodean y admiras, que aprendas de esos autores, y que leas a los escritores que te descubren.»

Acuse de recibo


Nilda.
El sol, la luna, las estrellas.
Otravida, otravez.

Junot Díaz
Traducción de Daniel Gascón
Alfabia

Estos son los cuentos que forjaron el éxito de Junot Díaz (Pulitzer 2008). Publicados por The New Yorker, en ellos, se narran las historias de tres mujeres. Nilda, una chica que deambula por los recuerdos de adolescencia de Junior, el protagonista, y Magda, la novia con la que siempre habrá volverlo a intentar. Historias de tígueres, cocoa panyols, niggers, cubanos, una Nueva York migrante, como Yasmin la protagonista del tercer relato.


Ligeramente desenfocado
Robert Capa
Traducción de Miguel Marqués
La Fábrica

El libro está compuesto por las memorias escritas por Robert Capa durante la Segunda Guerra Mundial, inéditas en castellano, y 130 fotografías realizadas por el fotógrafo entre 1941 y 1945. Este texto es el testimonio de cuatro años de lucha que documenta la guerra desde las perspectiva de hombres y mujeres de las Fuerzas Aliadas. El prólogo, escrito por el hermano menor del fotógrafo, Cornell Capa, y un texto de Richard Whelan, perfecto conocedor y autor de varios libros sobre Capa, completan el volumen.


Miedo a la vida
Alexander Lowen
Traducción de Gloria Vitale
Papel de liar

Lowen (Nueva York, 1910 – Connecticut, 2008) fue el creador y principal difusor de la bioenergética, una revolucionaria escuela de psicoterapia basada originalmente en las enseñanzas de Wilhelm Reich y centrada en el tratamiento somático de los fenómenos psíquicos. De acuerdo con su propia descripción, la bioenergética “integra el trabajo corporal con las relaciones interpersonales y los mecanismos mentales del paciente; todos los elementos se relacionan y cada uno es interpretado en función de los restantes». Tras la fundación del International Institute for Bioenergetic Analysis en 1956, Lowen expuso sus hallazgos en catorce libros, entre ellos El lenguaje del cuerpo, Bioenergética, La depresión y el cuerpo, La traición al cuerpo, Amor y orgasmo, Ejercicios de bioenergética y La espiritualidad del cuerpoMiedo a la vida, obra aparecida en 1980, puede entenderse como un corolario y una lúcida síntesis de su trayectoria intelectual.


Las hijas del frio
Camilla Läckberg
Traducción de Carmen Montes Cano
Maeva

Erica y Patrik acaban de tener una hija y, a pesar de la alegría que trae la pequeña al hogar, la joven pareja debe hacer frente a toda una serie de nuevas preocupaciones. La niña llora mucho, Erica sufre una depresión posparto y Patrik está constantemente cansado. Erica encuentra entonces apoyo en Charlotte, madre de Sara, una niña de siete años que sufre el síndrome de deficiencia de atención, cuando se produce un terrible drama: un pescador encuentra el cadáver de la pequeña Sara, ahogada en el mar. Las autoridades piensan primero que se trata de un accidente, pero la autopsia revela que la pequeña fue ahogada en una bañera antes de ser arrojada al mar, y que alguien le hizo tragar cenizas… La abuela de la niña acusa inmediatamente a Kaj, un vecino malhumorado con el que la familia mantiene un grave enfrentamiento desde hace años. A los pocos días, otro niño es atacado; éste logra salvar la vida, pero cunde el pánico en la pequeña población de Fjällbacka. ¿Quién puede estar cometiendo estas terribles acciones y por qué?


El Rojo
Bernhard Kegel
Traducción de José Aníbal Campos
Planeta

Kaikoura, Nueva Zelanda, hoy. El mar empieza a hervir. Un terrible y violento maremoto destruye todo lo que encuentra en la playa. Las ballenas desaparecen y con ellas, los turistas. El maremoto parece haber ahuyentado todo rastro de vida en Kaikoura. Uno de los pocos que se ha quedado es el biólogo alemán Hermann Pauli, experto en criptozoología, que ha viajado hasta el lugar para intentar superar la reciente muerte de su mujer. Pronto se da cuenta de que el maremoto ha provocado, además, la aparición de algo extraño y nunca visto hasta ahora, algo que desencadena un estado de alarma en todo el territorio... Entre las aguas del océano aparece El Rojo, un depredador de dimensiones colosales cuya existencia parece posible sólo en los libros, el sueño de cualquier zoólogo...




Archivo histórico