Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Y yo con estos pelos

Hoy he ido a la peluquería.

—Pues ya que has ido podías haber aprovechado, quedarte y que te peinasen.
—Eso es justo lo que he hecho.
—¿Has pagado por eso que llevas en la cabeza? Sobri, me parece que te han tomado el pelo, nunca mejor dicho.

Si Tío Ra, estilista y especialista en tendencias, me deja seguiré con lo que iba a decir.

Hoy he ido a la peluquería y he tenido la ocasión de ver todas las revistas coronarias de la semana (aunque no sé si de esta o de la pasada, como se parecen tanto las unas a las otras). Bueno, todas no, que mi pelu es muy faschion y pasa de Cuores, Prontos y otras revistuchas similares.

—Cuando dices revistas coronarias te refieres a revistas del corazón, claro.
—Del corazón y de la corona. Letizia sale en todas ellas. Qué real hartura.

Yo es que no entiendo que todo lo que hace esta señora merezca portada.

—Es la futura reina.
—Y la omnipresente princesa, lo sé. ¿pero de verdad es portada que se mire al espejo, se cambie de zapatos o sonría?

No pienso comentar los magacines, que para eso está Maruja Limón.

—Cuando está.
—No te metas con ella, tendrá mejores cosas que hacer la chica.


Pero sí diré que:

• Desde que se operó la nariz, cuando sonríe parece que le están tirando con una cuerdita de las aletas de la nariz, se le hace una arruga extraña…
• No le veo el mérito ni la gracia a presidir la maratón femenina contra el cáncer. Lo que hubiese estado bien es que hubiese participado en la carrera.
• Los zapatos que lleva le sientan mal. Parece Betty Boop.

Dicho esto dejo el tema, que para no gustarme demasiado la monarquía hay que ver el tiempo y el ingenio que les dedico.

También he leído en el periódico que EasyJet, la compañía de vuelos de oferta, ha pedido perdón a una pasajera de 6 años a la que no dejó meter en la cabina a su oso de peluche por considerarlo demasiado grande.


El perdón era, espero, para la niña y para los 100 adultos que tuvieron que soportar a la pequeña llora que te llora porque Teddy estaba en la bodega solito y triste.

Es un bonito gesto pero, he de decirlo, hice una vez un viaje Barcelona – Tenerife junto a un niño de unos 4 años y su oso panda de peluche. El panda era grande, pero grande, y no se imaginan lo que molestaba. Sinceramente, entre viajar acogotada contra la ventanilla por un peluche de metro cuadrado y oír al niño llorar las horas que duró el vuelo no sé qué elijo…


La otra que he leído es que Mark&Spencer, conocidísimos grandes almacenes británicos, ha tenido que ceder a la presión ejercida por un grupo de Internet que recogió más de 13.000 firmas contra la política de la tienda de gravar con el equivalente a algo más de 2 libras los sujetadores de tallas grandes.

—¿Cómo dices?
—Que M&S cobraba 2 libras más caros los sujetadores de las tallas grandes que los de las tallas pequeñas.
—¡Qué injusticia!
—Pues por eso se creó esa página de recogida de firmas y por esta han decidido cambiar la política de precios.

Las señoras de busto generoso estaban ofendidas. Decían, con toda la razón del mundo, que  la ropa “exterior” valía lo mismo fueran de la talla que fueran, y que encarecer los sujetadores más grandes era una discriminación. Hubo una señora que dijo que ella pagaba más por tener grandes pechos y, sin embargo, no ahorraba por tener pies pequeños, ya que los zapatos pequeños valían lo mismo que los grandes.

—No digas más, la señora decía que bastante tenía con ser tetona y tropezarse a menudo como para que los de Mark&Spencer le vinieran jo…robando el presupuesto.

No exactamente, pero sí.

Y con estas noticias tan estupendas, los del Hola continúan dedicando sus páginas a los soso y sosas que campan por la jet set mundial. Vivir para ver.




Archivo histórico