Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Mayo florido

[eorue@divertinajes.com]

 

La semana pasada les comenté que ésta que acabamos de comenzar sería la de la presentación en sociedad de Duomo, con la que el grupo italiano Mauri Spagnol desembarca en España.

Sus libros están ya en la calle, y a ustedes lectores corresponde la tarea de juzgarlos. Pero déjenme que les comente un par de cosas que han llamado mi atención:

-En las obras de no ficción, incorporan una idea importada de Italia y que aquí han bautizado como «Pretextos»: en las páginas iniciales de la obra, los editores destacan frases del libro en un a modo de destacados periodísticos, que resumen la obra y anuncian sus intenciones.

-Algunos textos de narrativa vienen enriquecidos con un novedoso postfacio, «Nota Bene», en la que el autor habla sobre sí mismo, o recomienda libros que han marcado su vida, o explica sus intenciones… Manera de conocer más y mejor al artista, que ya han probado con éxito ciertas editoriales estadounidenses.

-Y, quizá lo más importante: por venir de un país, Italia, donde prácticamente el 100% de la comercialización se hace en régimen de preventa (las tiradas se establecen en función de lo que los libreros estén dispuestos a comprar), y a pesar de que en España el sistema se utiliza con cuentagotas y sólo para obras que tienen el marchamo de best-sellers, su intención es, sin forzar los hábitos españoles, ir hacia un modo de trabajo mixto que permita reducir los dos riesgos fundamentales que corre aquí todo editor, a saber: quedarse con los libros en el almacén o, casi peor, sufrir una avalancha de devoluciones. Veremos qué pasa…

NOTA: Cuando ya he publicado esta entrada, me llama Carlota del Amo, jefa de Prensa División Literaria de Random House Mondadori, para recordarme que su grupo hace tiempo que está instalado en este sistema de ventas y para todos los sellos, excepción hecha de Electa. No hay nada como tener lectores atentos, mil gracias.

Leo, luego bebo

En Sant Jordi es (casi) una tradición, una fiesta en la que, oh sorpresa, todo el mundo paga su copa y que reúne a los letraheridos que rondan las casetas en el día del libro: periodistas, agentes, editores, libreros, escritores… Se llama Drac Party, la fiesta del dragón, y tiene un sex appeal al que nadie se puede resistir.

El caso es que Antonio Jiménez Morato y Desirée Rubio de Marzo andan buscando partenaires para montar algo similar en la Feria del Libro de Madrid. Tienen nombre: La Osa Moña, e incluso un logo, pero necesitan socios y local. Cosa que pongo en conocimiento de todos ustedes vosotros por si se animan. Yo creo que la Feria, tan rica en fiestas epatantes, necesita un festejo de estas características, sean éstas cuales sean.

Voluntarios, escríbanme al correo que figura en todo lo alto de esta sección.

La prueba del algodón

Hace algún tiempo les hablé de un título que iba a publicar Roca editorial: La nieta de la Maharaní, de Maha Akhtar, que va por su segunda edición y cuya autora, que ya nos visitó para la presentacíón de la obra, volverá a España a principios de junio para un tour de force que la llevará de Zaragoza a Málaga, y de Madrid a Sevilla donde será entrevistada por Jesus Quintero.

El éxito del libro justificaría por sí mismo su mención en este Círculo. Pero, si lo traigo de nuevo a colación es por algo que leí hace nada. En el suplemento Cultura/s, de La Vanguardia, Sergio Vila-Sanjuán aseguraba que Maha, que en en libro cuenta cómo llegó a descubrir que era descendiente de Anita Delgado, no se había hecho la prueba del ADN para certificar lo que parecía un pálpito, fundado y creíble pero no probado. 

Sin embargo, la autora sostiene que sí se hizo la prueba. Que tras el fallecimiento de su madre, en 2006, pasó mucho tiempo con su tía Hafsah, la cual le habló mucho de su madre y de su abuela, Laila. Que tiempo después conoció a su familia de Kapurthala, y que todos allá, pero especialmente Hanut Singh, Nina Singh, Martand Singh y Arun Singh, la hicieron sentir parte del grupo. Y que aunque ellos nunca le pidieron nada, del mismo modo que ella no les exigió nada a ellos, para su propia tranquilidad quiso tener la prueba indiscutible de su pertenencia a la familia, aunque sólo fuera porque descubrir secretos y cambiar de familia cada poco es extraordinariamente estresante... Y, sigue Maha, incluso si no le cabía duda alguna de que lo que le habían contado su madre y su tía era cierto, la periodista que no deja de ser insistia en la necesidad e contrastar las fuentes. Por lo que en noviembre de 2007, cuando estaba en Delhi, decidió someterse a un test de ADN. Y que los resultados fueron los que esperaba que fueran.

Hay pruebas, pues, y definitivas.

Apretarse el cinturón

Es lo más parecido a un secreto a voces. Las dificultades económicas que atraviesa el grupo, quiero decir, y ya saben qué grupo quiero decir.  La faceta editorial sufre, cuentan, de los problemas enormes que arrastra la vertiente audiovisual, dificultades de las que tantos se han hecho eco. Y tanto obstáculo tiene consecuencias casi risibles: que si las comidas no pueden superar los 20 euros por comensal, que si nada de invitar a cafés… El chocolate del loro al decir de algunos.

Mientras, quienes trabajan en las librerías del grupo andan peleando por un ERE en condiciones. De momento, les han ofrecido 25 días por año trabajado, que no parece mucho. Pintan bastos, desde luego. 

Cambio de modelo

Hacer de la necesidad virtud, los hay especialistas en eso.  Leo que muchos editores andan reduciendo las partidas presupuestarias destinadas a su participación en ferias libreras de distinto calado, y que justifican el cambio aduciendo que el modelo tradicional de Feria está ya superado. Que no digo yo que no, sólo pienso que tiene guasa que se den cuenta de tal cosa en este momento…

Lo que faltaba

Leído en The New York Times: los piratas de la copia y la descarga ya campan por sus respetos en las procelosas y desconfiadas aguas editoriales. El dios del copyright nos coja confesados.

Inevitablemente


A pesar de lo dicho más arriba, las nuevas tecnologías son, inevitablemente, las (ya no tan) nuevas y (no les quepa duda) buenas compañeras de faena de los editores, bien lo saben ellos.

Funambulista publica El método Coué, novela de Javier Menéndez Llamazares, que viene respaldada por el elogio de Antonio Colinas. No les voy a revelar lo que la obra cuenta, aunque sí les diré, porque seguro que a más de uno el título le suena, que el método aludido es uno que a principios del siglo XX, ideó el psicólogo francés Émile Coué con el objetivo de materializar el poder la mente. Decía Coué que algunos enfermos, incluso graves, mejorarían de sus dolencias con sólo repetirse cada mañana este mantra: «Hoy me siento mejor, me encuentro mucho mejor…». Algo similar a lo que hace Manuel Llamazares, protagonista de esta historia inspirada en hechos reales. Y para promocionarla, siempre sin olvidar los canales tradicionales, recurre a un método cada vez más utilizado: el book-trailer (qué horror de expresión), al que se puede acceder a través de la página web del libro (cada vez más obras la tienen) o visitando el inevitable youtube.com.

Por cierto, que Funambulista publicará próximamente la novela Goodby Barcelona, de Alexis de Vilar, que más que probablemente plagió (quizá sería más preciso hablar de uso indebido, pues es más un hurto de manuscrito y recombinación de sus materiales, que plagio clásico) Woody Allen en su película Vicky Cristina Barcelona, por lo que el cineasta es objeto de una querella.

Acuse de recibo


Órbita
Miguel Serrano Larraz
Candaya

Órbita contiene un orden narrativo propio que busca la representación de las perplejidades y de las fantasmagorías de las sociedades capitalistas de última generación. En el relato que da nombre al libro, Miguel Serrano aborda el misterio de las relaciones humanas en la era del simulacro y del afterpop. El adolescente superdotado Samuel Soriano es casi una alienígena emocional y el extraño científico Bernardo R. es la inteligencia desajustada, la inteligencia errante. Serrano tiende a la construcción de tramas de orden alegórico, tal vez por influencia kafkiana. La historia de Samuel Soriano es una historia kafkiana, pero ajustada al siglo XXI. También está próximo Serrano de la narrativa de Roberto Bolaño. Se percibe en las tramas de los relatos y en la presencia de personajes salidos de los sótanos de la posmodernidad.


El hombre del traje gris
Sloan Wilson
Traducción de Baldomero Porta
Libros del Asteroide

Considerada como una de las creaciones culturales que mejor han captado el espíritu de la década de los cincuenta en EE.UU., su publicación en 1955 introdujo la expresión «hombre de traje gris» en el léxico estadounidense.

El protagonista, Tom Rath, es un joven padre de familia que pertenece al enorme contingente de hombres de clase media-alta que viven en urbanizaciones en las afueras de las ciudades, van cada día a trabajar en tren, visten trajes de corte parecido y, al llegar la noche, se relajan con la copa que les ha preparado su mujer. Pero Tom Rath no puede aplacar su angustia y se pregunta si el coste que está pagando por todo ello no es demasiado alto. Con su «hombre del traje gris», Wilson quiso representar por un lado la decepción de los jóvenes que habían luchado en la segunda guerra mundial y que se sentían desplazados e incomprendidos a su regreso a EE. UU., y por otro, la angustia que sufrían al verse empujados a convertirse en adictos al trabajo si querían triunfar en la vida y mantener a su familia.

Esta edición se presenta con un prólogo del escritor Jonathan Franzen, que apadrinó en EE.UU. el redescubrimiento de este clásico por parte de las nuevas generaciones de lectores, y un epílogo del propio autor, donde cuenta cómo el personaje de Rath le cambió la vida.


Un mal día para morir
Empar Fernández y Pablo Bonell Goytisolo
Pàmies

A Santiago Escalona, subinspector recientemente asimilado al cuerpo de mossos d´esquadra en la comisaría del barcelonés barrio del Raval, su antiguo superior –ahora agonizante en el Hospital del Mar— le pide que investigue un posible asesinato hace muchos años olvidado; Alberto Boisgontier, estudiante y activista de izquierdas, murió la tarde del 19 de noviembre de 1975 al caer a las vías de la estación de Gràcia y ser arrollado por un tren, tres días después de salir de los calabozos de la Via Laietana, dónde había recibido una soberana paliza. En su momento a nadie le interesó investigar el posible crimen; por una parte por la trayectoria del fallecido, y por otra, porque horas más tarde moría Francisco Franco, concentrando todos los titulares de los medios de comunicación.

Pero nadie parece querer ayudar a Escalona a esclarecer lo ocurrido...


Imperialismo
John A. Hobson y Vladimir Lenin
Capitán Swing

Pocos estudios han descrito las transformaciones económicas, sociales y políticas experimentadas en el cambio de siglo (XIX-XX) de forma tan inteligente y clara. Ambos trabajos consagraron un fenómeno internacional que ellos mismos contribuyeron a bautizar como Imperialismo. Célebres en su época, hoy relativamente olvidados. El pionero trabajo de Hobson tuvo una influencia inmensa, tanto política (sobre el mismo Lenin, Kautsky, Hilferding, Trotsky, Rosa Luxemburgo, Hannah Arendt) como académica (John M. Keynes, Max Weber, Joseph Schumpeter...).

El lector que quiera esclarecer muchas de las cosas que están ocurriendo hoy mismo en la denominada globalización, podra comprobar el talento profético de estos autores al analizar la importancia de acontecimientos que hoy parecen innegables y están de máxima actualidad: el ascenso creciente del mercado mundial dominado por los monopolios, el capital finaciero-industrial y una feroz competencia territorial, en un contexto sacudido por la inestabilidad competitiva, la guerra y la crisis.


La playa de los ahogados
Domingo Villar
Siruela

Vuelve el detective gallego de Ojos de agua (6 ediciones en Siruela), Leo Caldas.

Una mañana, el cadáver de un marinero es arrastrado por la marea hasta la orilla. Si no tuviese las manos atadas a la espalda, Justo Castelo sería otro de los hijos del mar que encontró su tumba entre las aguas mientras faenaba. Sin testigos ni rastro de la embarcación del fallecido, el lacónico inspector Leo Caldas se sumergirá en el ambiente marinero del pueblo, tratando de esclarecer el crimen entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas y que, cuando se decidan a hablar, apuntarán en una dirección demasiado insólita.




Archivo histórico