Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Nefelibata y otras aventuras

[eorue@divertinajes.com]


Bastaba ya entonces con acudir al diccionario:

nefelibata.
(Formación culta del gr. νεφέλη, nube, y βάτης, nombre de agente, de βαίνω, andar).
1. adj. Dicho de una persona: Soñadora, que anda por las nubes. U. t. c. s.

Pero si la conocemos, y no mucho, si no ha caído en el olvido donde se pierden tantas palabras hermosas de uso poco frecuente, es gracias a Cortázar: «Ladrones de eternidad, embudos del éter, mastines de Dios, nefelibatas. Menos mal que uno es culto y puede enumerarlos», y a Carlos Barral, autor de un cuento infantil titulado precisamente así, Nefelibata en cromos (1986), que ilustró su hija Dánae.  Y, ahora, porque es la palabra elegida por Valerie Miles y Duomo Ediciones para titular una de sus colecciones, en la que aparecerá, cómo no, una reedición de la fábula de Barral, hermoseada para la ocasión por Joe McLaren.

En este Círculo os adelantamos, hace algún tiempo, las intenciones de Miles y sus patronos italianos, el grupo editorial Mauri Spagnol (Guanda, Salani, Garzanti, Longanesi...), y tiempo habrá de volver sobre las novedades que proponen y los proyectos acogen: la nueva etapa de Granta y de la colección del New York Review of Books, que obedecen a la voluntad de fomentar una conspiración intelectual internacional. De momento, toca informar sobre la fiesta de presentación de la editorial, que tendrá lugar el próximo lunes, 18 de mayo, y a la que asistirán los propietarios, Stefano Mauri y Luigi Spagnol, procedentes de Milán, así como, tachán, tachán, el mega agente literario Andrew Wylie (el temible Chacal) y otros no menos célebres como Sarah Chalfant.

Desde aquí, como siempre que aparece una nueva editorial (más aún en estos tiempos de crisis) nos toca desear suerte a los valientes impulsores de la iniciativa.

¿Pequeños o independientes?

Rocío de Isasa presentó hace unos días su dimisión como presidenta de la Comisión de Pequeños editores. Rocío, que el pasado lunes se incorporó a Maeva tras una etapa trabajando en Lengua de trapo, adujo una razón tan simple como poderosa: su nuevo trabajo absorbía todas sus energías.

Hasta hoy, último día de plazo para la presentación de candidaturas, ningún voluntario había levantado la mano... Pero ya hay uno: Javier Jiménez, escritor y editor que en 2007 fundó el sello Fórcola Ediciones, trabaja además en Páginas de Espuma y co-anima (junto a Manuel Gil) el blog Paradigma libro donde a lo largo del día de hoy colgará el programa que mañana defenderá en una primera reunión con quienes han de apoyarle. Un programa que, imagino, no diferirá de lo allí proclamado en las últimas semanas.

Su idea primera: cambiar el nombre de la Comisión, que deje de ser la de Pequeños Editores y pase a agrupar a los Editores Independientes.

Continuará...

Firmas

Saben ustedes que una de las grandes atracciones de la Feria del libro son las firmas de los autores. Unos firman más, otros menos, pero a muchos les gusta este contacto fugaz con quienes leen sus obras.

A este respecto, dos cosas:

· Me dice el responsable de una editorial que este año están intentando moderar las ansias de algunos escritores, escaldados ya por experiencias anteriores. Y es que todos quieren rubricar, pero muchos salen dolidos cuando los lectores no se acercan a ellos y, tras dos horas de exposición en la caseta, se retiran habiendo dedicado dos o tres obras (a veces, sin saberlo, a los comerciales de la propia editorial que ejercen de espontáneos). La idea: que firmen sólo los que van a firmar. Y si otros quieren porque les hace ilu, entonces que conozcan los riesgos que corren y se atengan a las consecuencias (o que movilicen a su familia).

· Me dice la propietaria de una librería madrileña que este año está teniendo menos dificultades que en años anteriores para conseguir que autores de relumbrón acudan a su caseta. La importancia que para ella y para otros libreros medianos y pequeños tienen esos autores súper ventas es capital siempre, al cabo suponen un porcentaje elevadísimo de las ventas del año, y en estos tiempos de crisis la diferencia puede ser enorme. ¿Por qué este 2009 sí y otros no?, se pregunta. Quizá, se responde, porque hay menos librerías peleando por esas firmas. 

Tengo que ponerme a echar cuentas.

Ni un paso atrás


Me escribe Manolo Ramírez (bueno, a mí y a tantos otros, informadores todos), de Pre-Textos, para informarme de la aparición de una nueva colección, «Pre-Textos Índika», dirigida por el sanscritista Juan Arnau, dedicada a la cultura y al pensamiento de la India y cuyo diseño recuerda poderosamente al de la celebérrima NRF de Gallimard.

La primera entrega es El prodigio que fue India, de Arthur L. Basham.


Y también me cuentan los amigos de Navona que, visto el éxito de crítica y público cosechado por la colección Reencuentros,  han decidido poner en marcha otra, la BREVES Reencuentros, con la misma calidad pero en menor tamaño (12 x 16,5), menor número de páginas y menor precio (a sólo 7,50 euros).

¡Que no decaiga!

Nunca es tarde


Ya que hablamos de encuentros y reencuentros. Nórdica anuncia la publicación de la primera novela de Hans Christian Andersen, El improvisador, aparecida en Dinamarca el 9 de abril de 1835 y nunca antes editada en nuestro país.

Aquí, como en toda su obra, Andersen se basó en sí mismo para escribir el texto, y me dicen —no he podido leerlo— que en él encontraremos muchos elementos que luego serán habituales de sus cuentos: personajes, aventuras y sucesos… incluso el patito feo está por todas partes.

Lo más llamativo, no obstante, es que ésta sea la primera edición española de esta obra. Afortunadamente, nunca es tarde...

Acuse de recibo


Física de lo imposible
Michio Kaku
Debate

¿Hasta qué punto los ingenios de la ciencia ficción que hoy consideramos imposibles pueden ser habituales en el futuro? Desde el tele transporte hasta la telequinesia, Michio Kaku acude al mundo de la ciencia ficción para explorar las premisas y los límites de las leyes de la física que aceptamos hoy día. En una obra atractiva y provocadora, Kaku explica, por ejemplo, cómo la ciencia óptica y el electromagnetismo permitirán algún día que la luz rodee un objeto, haciéndolo invisible; cómo nuevos cohetes, velas de láser, motores de antimateria y nanocohetes pueden acercarnos a las estrellas más cercanas; cómo la telepatía y la telequinesia, antes despreciadas como pseudociencia, pueden lograrse gracias a resonancias magnéticas, ordenadores, superconductores y nanotecnología. El resultado es una extraordinaria aventura científica, que lleva a los lectores a un viaje inolvidable por los confines de la ciencia.


La ternura de los lobos
Steff Penney
Traducción de Ana María de la Fuente
Salamandra

Antes de que los rigores del invierno se ciernan sobre Dove River, un poblado fundado por pioneros escoceses en el noreste de Canadá, una mujer halla el cadáver de un trampero local al mismo tiempo que su hijo, de diecisiete años, desaparece en una excursión de pesca. Los hechos atraen hasta aquel remoto lugar a un variado grupo de personas dispuestas a esclarecer el crimen, o a beneficiarse de él, desde un joven delegado de la poderosa Hudson Bay Company —que ejerce el monopolio del lucrativo comercio de pieles—, hasta un curtido y arruinado periodista. Cuando la señora Ross decide emprender ella misma la búsqueda de su hijo, adentrándose en el bosque acompañada de un taciturno pero experto rastreador, se ponen en marcha también una serie de personajes cuyas insólitas historias confluyen hacia un destino común en el majestuoso e imponente marco de la tundra nevada. Inmersos en un paisaje inhóspito de una belleza áspera e impenetrable y conscientes de su vulnerabilidad, los hombres y mujeres que conforman esta hermosa e inquietante novela deberán saldar cuentas con el pasado antes de afrontar los desafíos del presente. La ternura de los lobos obtuvo en Gran Bretaña el codiciado Costa Book of the Year Award y se convirtió en un rotundo éxito de ventas.


El piloto ciego
Giovanni Papini
Traducción de Paloma Alonso Alberti
Rey Lear

Jorge Luis Borges aseguraba que de Papini, uno de sus escritores predilectos, pervivirían algunos aforismos, algunas páginas, algunos cuentos… Y entre ellos figuran sin duda varios de los que componen El piloto ciego, una de las grandes obras de la literatura fantástica de principios del siglo XX que, inexplicablemente, desde hace décadas no ha sido reeditada en español. Maestro de Dino Buzzati y discípulo de Edgar Allan Poe, en el prólogo a esta edición Alicia Mariño señala que «si los cuentos papinianos no reflejan el terror o la morbosidad de la temática de Poe, es evidente que en ellos se desborda la extrañeza y la reflexión metafísica, tratadas con mayor o menor grado de ironía y sarcasmo junto a una magnífica práctica del suspense, que acaba provocando en el lector un efecto abrumador de sorpresa, desconcierto y turbación». En todos estos relatos, «envueltos en el humor cáustico de Papini», se refleja la melancolía que emana del escepticismo. A eso se refería Borges cuando afirmaba: «Estos cuentos proceden de una fecha en que el hombre se reclinaba en su melancolía y en sus crepúsculos…» Paloma Alonso Alberti ha vuelto a traducir, expresamente para esta edición, los trece cuentos de El piloto ciego, una cifra que delata en sí misma la voluntad inquietante de su autor.


Idilio sáfico
Liane de Pougy
Traducción de Luis Antonio de Villena
Egales

Certero retrato de la Belle Époque, las páginas de esta novela hasta ahora inédita en España nos ofrecen una visión del París más elegante, capaz de todos los excesos, de la mano de Flossie y Annhine, dos bellísimas mujeres que se movían, a cambio de protección, en los ambientes de la alta sociedad parisina. Una mutua atracción irresistible se desencadena entre las dos damas, dando pie a un colorido relato en el que se suceden intrigas, desvelos, afanes, amantes, grandes sumas de dinero, el mal du siècle… Un amor sincero, profundo, se adueña de sus corazones, y estas dos valientes «demi-mondaines», entre arrebatos de sensualidad y abandonos propios de la época y de la situación, tendrán finalmente el coraje de reconocerse como lesbianas. 

Un auténtico documento de época que nos habla de personajes reales, como Natalie Clifford-Barney, una acaudalada joven norteamericana que desembarcó en París y fundó la Académie des femmes, salón que se convirtió en el buque insignia del safismo y que fue hábilmente parodiado por Djuna Barnes en su obra El almanaque de las mujeres (Egales, 2008).

 


El palacio de los vientos
Rosa María Echevarría
Ciudadela

Isabel de Zubiría ha vivido siempre atrapada en una cárcel de desafecto, observando la vida tras la celosía de su joven aunque gastado corazón. Pierre, su marido, no supo estar a su lado y la hija de ambos, la pequeña Beatriz, habrá de ser capaz de encontrar por sí misma los senderos del corazón. El desamor, la conciencia de tener que valerse por sí misma, los fantasmas del pasado y la cansina erosión que causa el simple paso del tiempo son los anclajes de su amargura. Sin embargo, la capacidad regenerativa del ser humano y el perdón, que aparece con la aceptación real de la vida, puede derribar las más duras barreras. La cuestión, como siempre, es saber si somos capaces de afrontar con audacia el vértigo que produce el cambio.
La sensibilidad con que se afrontan las cuestiones relativas a las grandes verdades trascendentales -como el amor, la vida o la muerte-, evidencian una humanidad y profundidad psicológica de los protagonistas, que únicamente los grandes escritores son capaces de alcanzar. Escrito con una notable calidad literaria, El palacio de los vientos es una gran novela sobre los abismos del ser humano.

Y además…


Delibros

La revista publica, en su número del mes de mayo y entre otros reportajes, uno dedicado al e-book (¿Cuál es el modelo de negocio? ¿Hay contenidos?), repasa lo sucedido en el XXI Congreso Nacional de Libreros, donde la aplicación definitiva de las nuevas tecnologías para mejorar la calidad del negocio y la labor del librero como agente cultural fueron los dos conceptos más destacados, y ofrece un dossier: «El libro de bolsillo, el formato estrella de 2009». 




Archivo histórico