Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Zona DVD: Evening


El atardecer de Lajos Koltai recupera el valor en alza como guionista del novelista Michael Cunningham, autor de Las horas y Una casa en el fin del mundo. Bellamente rodada y con un impresionante plantel de actrices de todas las edades, Evening no ha tenido la repercusión de los otros filmes en los que ha participado Cunningham a pesar de incidir en las mismas constantes: la familia y sus roles, el paso del tiempo, la muerte, la sexualidad, cómo se determinan el pasado y el presente, y una reflexión ambivalente sobre los sueños incumplidos.

El atardecer comparte con Las horas un impresionante reparto coral femenino y con Una casa en el fin del mundo una reflexión —menos importante, pero más acerada aún— sobre la imposibilidad de vivir la homosexualidad en EEUU en épocas de constricción moral y cortapisas espirituales.

El filme transcurre a lo largo de la agonía de Anne (Vanessa Redgrave). Recuerda ésta su juventud, en particular la ocasión en que se enamoró localmente de un hombre llamado Harris (Patrick Wilson) durante la boda de su mejor amiga en una lujosa mansión de Newport. Harris era idolatrado por todas las chicas del lugar, y aunque estaba enamorado de Anne joven (interpretada por Claire Dannes) se casó con una enfermera, una boda que acabó convertida en tragedia. La trama es, sí, folletinesca pero queda salvada por esos elementos de modernidad y delicadeza que Cunningham y Koltai ponen a la novela original de Susan Minot, coguionista del filme.


Algunas imágenes de postal, remedos del melodrama clásico forzados y varios trucos característicos del cine de Hollywood no impiden que Evening sea un filme hermoso, una bella tragedia sobre los errores del pasado y la cobardía ante la autenticidad y de la dificultad de ser uno mismo ante un mundo patriarcal y asfixiante en el que las mujeres y los gays fueron educados en la renuncia. Hay varios protagonistas en un relato coral que, a pesar de la vitalidad de algunos momentos, deja un poso de languidez y amargura. Uno es Anne, otro es su hija Nina (Toni Colette), enfrentada a su embarazo, y también Harris, pero desatasca la figura de Buddy al que da vida con intensidad Hugh Dancy —secretamente enamorado de Harris—, un personaje que parece salido de la pluma de Tennesse Williams. Destacable es un gran cameo: el de Meryl Streep como Lila, aquella chica que se casó con un hombre al que no quería.


En determinados momentos, la cinta nos recuerda a los melodramas de los años cincuenta, algunos recursos visuales son algo acaramelados y hay instantes algo convencionales pero otros están dotados de una extraña fuerza dramática: particularmente aquellos en que el director enfrenta a las dos hijas de Anne (Toni Colette y la recientemente fallecida Natasha Richardson, hija de Redgrave en la vida real) o en los que encara —con mayor pasión aun— a Anne joven con Buddy, sorteando la verdad, guardando las apariencias. La vitalidad de Redvrage y Dannes hacen creíble un personaje femenino complejo que mientras delira en su agonía hurga en las heridas de su pasado al tiempo que recuerda momentos felices como aquel en el que canta con felicidad y pasión en la boda de su amiga.

Evening es, como Las horas, una historia sobre la frustración de las mujeres del pasado vista por las mujeres del presente y el futuro y a la vez la historia de un personaje gay que se destruye por ser incapaz de enfrentarse a un mundo anticuado y varonil. El mismo mundo que retrata Cunningham en sus novelas y que han retratado con desiguales pero interesantes resultados Stephen Daldry, Nicholas Meyer y Lajos Koltai.




Archivo histórico