Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Entre almendros

Oí el otro día a un escritor que presentaba un libro de relatos, suyo, establecer una separación entre los que muestran una momento que pertenece a algo más largo (tranches de vie, decía francófilo él: rodajas de vida) y aquellos que cuentan algo que empieza, se desarrolla y termina; Chéjov representaría la primera opción; Cortázar y otros latinoamericanos, la segunda (como de costumbre, estoy simplificando).


La despedida, de Javier Morales (Editora Regional de Extremadura), pertenece a la primera categoría. Es, por lo que leo en la solapa, el primer libro de este escritor de Plasencia (1968), y consta de cinco relatos, ambientados todos ellos en un escenario rural (es Extremadura, no hay duda; hay almendros…), que ocurren en el tiempo presente y tienen, quizá, un ligero hilo que une algunos entre ellos.

De escritura sencilla –al menos, eso le parece al lector­–, estas historias de apariencia normal despegan en un momento no demasiado trascendente de la vida de sus protagonistas, adquieren un cierto vuelo y se vuelven a posar, pero dejando claro que volverán a retomar el vuelo cuando el lector ya no esté mirando.

Pone en la mencionada solapa que aunque “no es un libro sobre el mundo rural, sí quiere rendir un pequeño homenaje a una forma de vida en peligro de extinción”. Hay mujeres y hombres que quieren pertenecer a ese mundo, que sometidos a las condiciones de la existencia contemporánea se enfrentan a conflictos que sus padres o abuelos no se plantearon. Hay una actitud positiva en la acción de los relatos, pero tienen un poso amargo, puede que consecuencia de que están ligados a “esa forma de vida en peligro de extinción”.


A la sombra de los almendros que pueblan algunos párrafos de La despedida, se podría leer también Cultivos, de Julián Rodríguez (Mondadori), por quedarnos en Extremadura, por seguir dándole vueltas al mundo rural, porque ambos autores son de la misma generación; porque sí.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico