Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Me gusta, ¿y qué?


Han disfrutado mucho B. y A. de la lectura de unas novelas –conforman una trilogía– que están cosechando un éxito espectacular, estos meses, entre lectores de todo tipo. Hablaban anoche de ello y A. hizo un amago de iniciar una especie de justificación… ¡¡Solo faltaba!! Cuando te gusta un libro –se puede aplicar a cualquier cosa, supongo– como mucho puedes explicarte, decir qué te ha gustado y porqué, pero nada más, hombre, nada más.

Y me he acordado, al hilo de esto, de una novela que leí hace unas semanas, La invisible (Ediciones B, con traducción de Francisco Pérez Navarro). Se trata de un thriller más que sencillo en su planteamiento narrativo –se intercalan todo el rato las escenas de los buenos con las de los malos, por ejemplo–, tremendamente simple en su estilo –frases cortitas y normalitas– y con unos personajes bastante planos. El único conflicto que mueve la historia es que hay una amenaza terrorista y las agentes del gobierno tienen que abortarla; tiene más elementos de película de acción que de otra cosa.

¿Por qué la leí? Porque su autora, Stella Rimington (Londres, 1935), antes de ponerse a esto de la ficción fue directora de los servicios secretos británicos, el MI5, entre 1992 y 1996; fue la primera mujer en ocupar ese puesto. Y pensé que a poco que la novela fuera legible, y pudiendo apartar algún aspecto publicitario/propagandístico, lo que contara esta mujer tendría su interés.

Lo tiene, claro que tiene interés. Como una de las mencionadas películas de acción que se ven sin esfuerzo, La invisible se sigue bien, tira del lector, interesado en saber por dónde van a ir los tiros, le da algún respiro mediante pequeñísimas historias paralelas. Y en cuanto a mi objetivo principal, saber cosas relacionadas con las amenazas terroristas contemporáneas y con las maneras en las que se lucha contra ello, la novela cumplió bien. Me pasé unas horas entretenido y aprendí algo. No está mal, ¿no?

Ahora, si alguien me pide que le recomiende un libro, es muy fácil que La invisible figure entre las posibles recomendaciones. Como mucho, después de dar las razones, advertiré que no se espere una obra maestra, pero poco más porque a mí me ha gustado, ¿qué pasa?


Sede del MI5 en Londres

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico