Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Pressing catch

Sí, amigos, sí: el año no se presenta fácil. Para nadie, incluidos los vendedores de libros (imagino que tampoco para los libreros) al por mayor, que en estas circunstancias han decidido apretar un poco más las tuercas a quienes les proveen de materia prima, los libros propiamente dichos.

Un ejemplo que me cuentan: Fnac, cadena que ya pide de entrada un descuento especial del 5% y que está pidiendo más, ha subido la presión en las condiciones de venta. Su deseo es implicar más a los editores pidiéndoles, por ejemplo, que paguen las inserciones (300 €) de la revista que encartan mensualmente con los periódicos. Es decir, que pagan menos por los libros y piden más para darles salida… 

Otro: la Casa del Libro, que ya cobraba por ocupar sus escaparates, ha decidido ahora cobrar por colocar las novedades editoriales en las estanterías de sus plantas de entrada. Es lo que llaman «oferta de Espacios Promocionales (…) escaparates, destacados y demás ubicaciones [que este año hemos revisado] con el fin de encontrar y proponeros una oferta comercial amplia, asequible y flexible».

Imagino que no hay ningún ingenuo entre mis lectores, y que todos se imaginan que los espacios en los escaparates de estas librerías encadenadas (también, hay que ser justos, los de algunas independientes pero no menos necesitadas) se alquilan. Así, una quincena en el mejor escaparate de La Casa del Libro de la Gran Vía madrileña cuesta 1.200 euros.

Pero, como digo, la novedad es el alquiler del espacio de las estanterías, que quedan divididas en zonas según su visibilidad y accesibilidad. Pues bien, para ocupar la parte central, ésa que está a la altura de los ojos y al alcance de la mano, han fijado una tarifa de 1.200 euros / quincena, en tanto que si el editor desea hacerse con los espacios periféricos, los menos golosos de esa misma estantería, deberá desembolsar 250 euros /quincena.

Eso sí:  como son solidarios con los editores, los generosos dueños del deseado espacio ofrecen un descuento del «10% contratando + de 2 destacados / año» y del «20% Contratando + de 4 destacados / año».

Desde luego, a mis lectores editores lo que cuento no les sorprenderá, puesto que han recibido cartas y correos electrónicos informándoles de las novedades. Pero confío en que sirva para que mis lectores lectores, aquellos que no tienen nada que ver con el sector y sus manejos, entiendan mejor cómo funciona lo que, sí, es un negocio.

Ya era hora


Del Nobel nigeriano Wole Soyinka conocíamos en España su obra narrativa, publicada por varias editoriales, pero en otoño podremos degustar (y creo que por vez primera aquí) una obra poética: A Shuttle in the Crypt, que publicará Bartleby traducida por Luis Ingelmo.

Antes, y vertida también al español por Ingelmo, la editorial nos ofrecerá una obra que engarza con la ebullición que se está viviendo en EE.UU. con el bicentenario de Lincoln y la llegada de Obama a la presidencia. Se trata del Pulitzer 2007 de Poesía, Guardia nativa, en el que Natasha Trethewey recupera la memoria de los cuerpos de infantería integrados por soldados negros durante la Guerra de Secesión. En el prólogo, el traductor explica que la obra —un alegato en favor de la memoria histórica—  desenmascara cómo muchas veces los grandes ideales que mueven las guerras (en este caso, la abolición de la esclavitud) quedan enterrados bajo el peso de la política y los intereses económicos. Una sangría como la guerra civil americana acabó con las cosas exactamente donde estaban: con los negros ninguneados por ambos bandos y en una situación de precariedad económica peor que antes del conflicto. Y, encima de todo eso, resultó que la historia la reescribieron los derrotados eliminando cualquier alusión a su participación en el conflicto.

Coincidencias


A nadie sorprenderá constatar, una vez más, que un éxito cinematográfico, y me refiero a El curioso caso de Benjamin Button, espolee a los editores.

Navona ha sacado un volumen con siete relatos de Scott Fitzgerald, una antología de textos escritos entre 1920 y 1931 –entre el espejismo de los locos años veinte y la resaca de la crisis del 29– y entre los que se encuentran, además del mencionado, «El niño bien» o «Bernice a lo garçon».


Y Gadir recupera el relato que nos ocupa en forma de novela gráfica.

En el prólogo, el editor recuerda que «El curioso caso…» (1922) era considerada por el propio autor como «la historia más divertida jamás contada» y como «una de sus historias favoritas».

La versión gráfica, sumamente fiel al relato original, se debe a la adaptación de Nunzio DeFilippis y Christina Weir, guionistas de cine, de televisión y de cómics, y está ilustrada por Kevin Cornell.

 

Una nueva colección

Kairós lanza Kairós vitae, una colección de biografías. Arranca con la vida de Gandhi firmada por Jacques Attali a la que seguirá otra, a buen seguro polémica, de  Muhammad. Vida y enseñanzas del Profeta del Islam firmada por Tariq Ramadan, quien visitará España en el mes de mayo.

Además, Kairós sacará en abril (fecha del lanzamiento mundial: día 21) el nuevo libro de Daniel Goleman, Inteligencia ecológica, concepto que incluye la comprensión colectiva de los impactos ecológicos ocultos y la determinación de mejorarlos.

Duda


He recibido Lorca y el mundo gay, la nueva obra de Ian Gibson. No la he leído, así que a lo mejor en sus páginas encuentro respuesta para mi duda, pero me choca el uso del término «gay» en el título. Porque si bien es cierto que se utiliza como sinónimo de homosexual desde los años 20 del siglo XX, sólo en los 70 la palabra dejó de pertenecer al slang.

Para los muy interesados, aquí tienen una explicación de la etimología del término extraída del diccionario etimológico de inglés on line:

1178, "full of joy or mirth," from O.Fr. gai "gay, merry" (12c.); cf. O.Sp. gayo, Port. gaio, It. gajo. Ultimate origin disputed; perhaps from Frank. *gahi (cf. O.H.G. wahi "pretty"), though not all etymologists accept this. Meaning "brilliant, showy" is from c.1300. OED gives 1951 as earliest date for slang meaning "homosexual" (adj.), but this is certainly too late; gey cat "homosexual boy" is attested in N. Erskine's 1933 dictionary of "Underworld & Prison Slang;" the term gey cat (gey is a Scot. variant of gay) was used as far back as 1893 in Amer.Eng. for "young hobo," one who is new on the road and usually in the company of an older tramp, with catamite connotations. But Josiah Flynt ["Tramping With Tramps," 1905] defines gay cat as, "An amateur tramp who works when his begging courage fails him." Gey cats also were said to be tramps who offered sexual services to women. The "Dictionary of American Slang" reports that gay (adj.) was used by homosexuals, among themselves, in this sense since at least 1920. Rawson ["Wicked Words"] notes a male prostitute using gay in reference to male homosexuals (but also to female prostitutes) in London's notorious Cleveland Street Scandal of 1889. Ayto ["20th Century Words"] calls attention to the ambiguous use of the word in the 1868 song "The Gay Young Clerk in the Dry Goods Store," by U.S. female impersonator Will S. Hays. The word gay in the 1890s had an overall tinge of promiscuity -- a gay house was a brothel. The suggestion of immorality in the word can be traced back to 1637. Gay as a noun meaning "a (usually male) homosexual" is attested from 1971.

Acuse de recibo


Poesía (in)completa
Ramón Pernas
Huerga y Fierro

«Este libro es una recuperación de la memoria, porque en principio es el verbo, y el verbo, la palabra, es la poesía. Y lo digo con pudor, porque es escasamente oportuno que cuando ya superas los 50 años de edad, publiques tus primeros poemas. Pero yo creo que esos poemas siguen estando vigentes, porque el amor, la pasión por el viaje y la curiosidad perduran hasta que uno desaparece». (Declaraciones del autor a La Voz de Galicia)


Su mano sobre mi frente
Nafisa Haji
Roca editorial

"Cierro los ojos e imagino el tacto de la mano de mi madre sobre mi frente, ahuyentando dulcemente los últimos restos de alguna pesadilla infantil. Su dedo recorre mi frente (...), recuerdo su suave caricia y la valoro con una profundidad que no sentí jamás cuando estaba en vida." Así arranca Su mano sobre mi frente, de la que Publishers Weekly ha dicho: «Nafisa Haji enlaza con maestría la historia personal y la historia social en esta sofisticada novela que revela los lazos que unen a la joven protagonista con su familia a través de diferentes continentes y varias generaciones. Una magnífica novela».


Mediodía en Mitilene
Joaquín Rodríguez
Lengua de trapo

Desde su destierro voluntario en Madeira, Max ajusta cuentas. Esa isla funciona como imagen de la situación del protagonista: apartada, exótica (la formación sentimental de Max se sucede en la extinta Alemania Democrática), un territorio ideal para exhumar viejas culpas. Y en este escenario tendrá lugar el reencuentro con Rebeca, a su vez víctima y verdugo de sus propias traiciones. El olvido, la compasión, el amor, en última instancia, será la clave que Max le muestre a Rebeca para arribar juntos, por fin, a Mitilene.


Tratado del buen uso del vino, seguido de Los sueños raríficos de Pantagruel
François Rabelais
Traducción de Julieta Lionetti
Melusina

Aparecen casi simultáneamente en Francia (Allia), España (Melusina), Italia (Duepunti), tres traducciones de un Tratado del buen uso del vino atribuido a Rabelais. Se trata de las traducciones francesa, española e italiana de la versión checa de un original perdido. Esta versión, elaborada quizás de una versión alemana, se la debemos a un erudito checo de principios del siglo XVI, un tal Martin Kraus de Krausenthal, clérigo del canciller de Praga. Esta sería «el primer rastro checo de la existencia de Rabelais». En cuanto al contenido del tratado, no será una sorpresa para los familiares del país de Pantagruel y otros dipsómanos. En esta época de oscurantismo médico en el que, bajo la presión de la industria farmacéutica, una gran parte de la corporación médica quiere convencer a lo que queda de los dipsómanos de que cambien la inclinación por la divina botella por los derivados del Prozac, esta pequeña fantasía literaria tan sólo puede ser una receta imperiosa.




Archivo histórico