Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Los viajes

de Sara Gutiérrez

Un Copenhague sin diseño danés

OTROS DESTINOS


Soy más de calles y bares que de museos, y más de diseño funcional que de arte decorativo o conceptual, de ahí que prefiera dejar para ocasiones futuras la visita a un Palacio que a una plaza o a un buen restaurante, y que dé prioridad a las secciones de cocina y papelería más destacadas del comercio local sobre las reconocidas pinacotecas; lo cual no quita para que en todos los viajes procure tener tiempo para recorrerlo y degustarlo todo.

En Copenhague, capital del diseño, esperaba disfrutar especialmente del capítulo de tiendas y museos, pero ya sea por la globalización que mata la sorpresa o por la crisis que afecta también a las mentes, nada me deslumbró.

En las tiendas, salvo unas extraordinarias y carísimas lámparas, no vi nada llamativo, nada que no pueda encontrar en Madrid. En cuanto a los museos dedicados al diseño, ninguno de los dos que visité me aportó gran cosa. Si me preguntaran por el más tradicional, Kunst Industri Museet, destacaría su colección de objetos cotidianos orientales, y se lo recomendaría encarecidamente a los amantes de las sillas; y en el más moderno, Dansk Design Center, lo más concurrido era su cafetería (sin que por ello resulte excepcional).


Sillas en el Kunst Industri Museet

Visto lo visto, dejé de buscar el invento más atractivo del nuevo siglo y encaminé mis pasos a las pinacotecas más celebres de la ciudad, donde me llevé una grata sorpresa.

La Ny Carlsberg Glyptotek tiene en un lateral de su patio-jardín de invierno un café excelente para desayunar, y aunque el entramado de salas resulta un tanto caótico, merece la pena subir y bajar, ir y volver, para localizar algunas de las piezas que expone: encantará a los amantes del arte egipcio antiguo, a los admiradores de los impresionistas y a los incondicionales de Rodin.


Glyptotek


Glyptotek 

Como su propio nombre indica, este museo tiene su origen en la colección de esculturas del fundador de la fábrica de cerveza Carlsberg, Carl Jacobsen (1842-1914). En la actualidad, alberga 10.000 obras, no sólo esculturas, representativas principalmente de las antiguas civilizaciones mediterráneas y del arte francés y danés de los siglos XIX y XX.


Del Statens Museum of Kunst lo que más me interesó, aparte del juego arquitectónico de la ampliación, fue la pintura danesa, tan desconocida para mí, la exposición de una obra recién restaurada con la explicación de todo el proceso de restauración perfectamente detallado, y la forma tan antigua de colgar los cuadros en algunas salas: apelotonados como si fuera más importante exhibir la posesión que disfrutar de la obra. Todo ello, sin dejar de mirar el Retrato de Madame Matisse, La lucha del Carnaval y la Cuaresma, etc., etc.


Statens Museum of Kunst

Metidos en gastos, si hubiera tenido más tiempo habría visitado, creo, Rosenborg Slot, Amalienborg Slot y Christiansborg Slot, los palacios reales (¿cómo puede haber tantos en tan poco espacio?); posiblemente algún museo más como el Nationalmuseet  o el Musikhistorisk Museum og Carl Claudius Samling; y, por qué no, el Ayuntamiento, Rådhus, aunque la mayoría de sus joyas lucen hacia fuera. Pero el poco y lluvioso rato que me quedaba en la ciudad preferí gastarlo en la Torre Redonda, la Rundetårn, para echar el último vistazo a la ciudad e incluso otear el puente que une la isla con Suecia.


Rundetårn  

La Torre Redonda fue construida en el siglo XVII por iniciativa de Christian IV. Su rampa en caracol es única en la arquitectura europea y escenario de la más original carrera ciclista. Alberga el observatorio astronómico más antiguo de Europa, y su telescopio está a disposición de todo aquel que desde contemplar la noche invernal de Copenhague. Desde su plataforma a 34,8 metros sobre la calle, de día, se obtiene una de las vistas panorámicas más completas de la capital danesa.


Copenhague desde la Torre Redonda

La próxima entrega la dedicaré a esa ciudad dentro de la ciudad que es Christiania.

Una, dos y hasta tres fotos pude haberlas hecho yo, el resto, Eva Orúe.

OTROS DESTINOS

Más sobre Copenhague en Divertinajes.com
Preparación del viaje
Paseo por la ciudad
Christiania




Archivo histórico