Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Calma tensa

Creo que era el sin par Raphael el que cantaba una canción que decía: «A veces llegan cartas con sabor amargo con sabor a lágrimas. / A veces llegan cartas con olor a espinas que no son románticas.»

En fin. Lejos de mí  la intención de reivindicar el ripio como una de las bellas artes. Si me he acordado del artista y de su copla es porque, en esta semana de calma tensa (qué bonita expresión: habría que hacer un apartado especial en los libros de estilo para que los periodistas no acudiéramos a ella con cualquier motivo. Prohibida, sí, junto a «escenas dantescas», «acontecimiento kafkiano» y «marco incomparabvle») los buzones de editores y editoriales madrileños, también los catalanes, no han dejado de recibir mensajes preocupados por las turbulencias y desencuentros que atraviesa el sector.

Lógico: la «espantá» de uno de los sectores llamados a protagonizar la Feria del Libro tienen al sector en ascuas. Por ello no debe extrañarnos el que se crucen comentarios y opiniones, e incluso que alguno vaya más allá y difunda una...

CARTA ABIERTA AL SECTOR DEL LIBRO DE MADRID

... que merece la pena conocer. Viene firmada por José Javier Fuente del Pilar, de Miraguano Ediciones, y reproduzco algunos extractos (los subrayados son míos):

«La pugna abierta entre la actual Junta Directiva de la Asociación de Editores de Madrid contra el Gremio de Libreros y la Feria del Libro, por un lado, y contra la Asociación de Editores de Cataluña, con el escenario de la Federación de Gremios de Editores de España como fondo, por otro, está sumiendo al sector, en su totalidad, en una situación de parálisis de proyectos e ideas conjuntos, producida por una tensión absurda y prolongada que nunca debió producirse y, mucho menos, perdurar en tiempos que exigen a gritos trabajo solidario y no confrontación irracional.

(...)

»Contra el Gremio de Libreros de Madrid, la Junta Directiva de la Asociación de Editores de Madrid (dividida a su vez profundamente) argumenta y exige la “cotitularidad” de la Feria del Libro de Madrid, que desde hace veintitrés años ostentan los libreros, y ha convertido ese objetivo en “causa de honor” más allá de límites razonables. Sus integrantes parecen armados de una razón tan poderosa que, en su defensa, prefieren morir matando (al sector del libro madrileño). ¿Por qué?

(...)

»Muchos profesionales del sector del libro madrileño creemos simplemente que se equivocan en su actitud, y lo que es peor, en su sensibilidad analítica hacia el siempre frágil mundo del libro madrileño, irresponsablemente. Porque muchos (editores, libreros, distribuidores, escritores) creemos que, en realidad, sólo una Feria del Libro organizada por los libreros de Madrid garantiza la pluralidad, la independencia y el equilibrio de la oferta tanto estrictamente editorial, como la relativa a los actos culturales, presentaciones, conferencias, etc., que se celebran en ella. Y creemos también que la línea seguida bajo la dirección del Gremio de Libreros de Madrid, mediante la acertada elección de sus últimos Directores  marca una tendencia irrenunciable en ese aspecto, el de la diversidad y la independencia, que debe perdurar en el futuro, más allá, naturalmente -así se han de entender las mejoras realizadas en la Feria-, de la vida profesional de sus actuales organizadores.

»También creemos que la red de librerías de Madrid, cuya actividad mantiene a lo largo de todo el año (antes, durante y después de la Feria del Libro) esa misma e imprescindible diversidad de oferta editorial, constituyendo el auténtico soporte de la industria del libro en la ciudad (y en toda la Comunidad Autónoma), es la que mediante su Asociación profesional debe continuar, por derecho y por merecimiento, organizando esa gran fiesta del libro que es la Feria del Libro de Madrid, como viene haciendo los últimos veinte años.

»En este sentido, a muchos profesionales del libro en Madrid nos parece que cualquier ataque contra la actual situación de la Feria del Libro al aire libre más importante del mundo (...) constituiría un atentado flagrante, ejercido por unos pocos irresponsables, contra la totalidad del sector editorial madrileño.

»Por otro lado, la lucha cerrada contra la Asociación de Editores de Cataluña sostenida desde hace ya demasiado tiempo por la Junta Directiva de la Asociación de Editores de Madrid, que mantiene fracturada al conjunto de la Federación de Gremios de Editores de España, por un inane debate en torno a la elección de su presidente, argumentado sobre razones personalistas e incluso “nacionalistas” (ahora le toca elegir a Madrid y “los catalanes no nos van a imponer su criterio”) la percibimos como un completo disparate.

(...)

»Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Editores de Madrid parecen olvidar, y conviene pues recordárselo, que las Asociaciones profesionales deben defender los intereses generales de las empresas a las que representan: ante las diferentes Administraciones (locales, autonómicas, estatales) y, sobre todo, ante (con) sus clientes (en este caso, principalmente, los libreros). Y en esta línea, obvia por demás, a muchos de los que queremos, por encima de cualquier otra consideración, fortalecer y mejorar las condiciones generales del mercado en el que desempeñamos nuestra labor profesional, las luchas personalistas nos interesan bien poco, y no consideramos relevante en absoluto el hecho de que el “presidente” de la Federación de Gremios de Editores de España sea catalán, madrileño o andaluz. Si tal cuestión responde a cierto pacto de alternancia entre las Asociaciones catalana y madrileña de editores, y si en estos momentos no existe un candidato idóneo en Madrid para ocupar la presidencia de la Federación, tal como lo percibe la Asociación de Editores de Cataluña, el sentido común indica que lo mejor es que se relegue la regla de tal alternancia, y mostrando altura de miras y dosis de generosidad racional, se plantee el asunto coherentemente para que la actual situación no conduzca a otra guerra fraticida como la que se vive en Madrid, ahora en el ámbito general de la edición en España.

»(...) Más aún: muchos editores de Madrid hemos aprendido tanto de su [de los editores catalanes] profesionalidad (y seguimos haciéndolo) que este debate sobre si ahora “es de justicia” que Madrid imponga su candidato a espada y fuego, aunque del mismo modo sea rechazado por Cataluña, nos parece un ejercicio tan doloroso como espurio y, desde luego, tremendamente dañino por irracional para el sector editorial en su conjunto, pues de su desquiciado desarrollo puede derivarse la ruptura formal de la Federación de Editores de España e, incluso como ya sucede de hecho, de la propia Asociación de Editores de Madrid.

»En definitiva: ¿a dónde quieren conducirnos unos pocos? La respuesta es clara: a una situación carente de sentido profesional que sólo tiene en su horizonte, tanto en el caso del Gremio de Libreros y la Feria del Libro de Madrid, como en el de la Federación de Editores de España, a un abismo cuyo fondo no logramos divisar. ¿Lo divisan acaso quienes nos conducen a él?

»Sin embargo, esta negra situación es aún evitable.

(...)

»Es el momento de reflexionar y aceptar las responsabilidades que, de otro modo, el sector del libro en su conjunto exigirán a quienes corresponda  por su irresponsable actitud

Otra carta


Llega a mi buzón un correo electrónico que mi remitente atribuye en primera instancia a José Luis Sampedro. Es un texto a favor de la lectura y contra el préstamo de pago en bibliotecas, un texto sentido y hermoso que arranca así:

«Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus 'clientes' éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May

Pero la firma me hace dudar, porque viene signado por «JlSanpedro» (Sic). Así que me encomiendo a San Google... y ahí está, en la página web donde militan los contrarios a ese cánon, fechado hace ya algún tiempo, en 2007. E incluso lo encuentro en YouTube leído por alguien a quien no identifico a las puertas de la madrileña Biblioteca Nacional.

Que no digo yo que no se recupere un texto así, pero me pregunto si el el que ha desencadenado esta cadena no podía haber sido un poco más sincero. Y ya puesto, más cuidadoso.

Publicidad 2.0


A la fuerza ahorcan, podría titularse este comentario. Si bien es verdad que muchas editoriales parecen encantadas camino del cadalso, a tenor de su inmovilidad suicida. No seré yo quien sostenga que la salvación esta en la red, pero no se me escapa que el futuro pasa por aquí...

Y que aquí nos encontraremos. Un ejemplo: editorial Maeva lanza Nadie lo ha visto, de Mari Jungstedt, y en la convicción de que satisfará a quienes lo lean, y de que estos lectores serán los agentes publicitarios más eficaces, ha decidido repartir a través de webs y foros de literatura unos cuantos ejemplares. Tras leer la obra, los afortunados deberán hacer un resumen-presentación de la obra y su autora y remitirlo a la editorial donde, de entre todos los recibidos, seleccionarán 5 lectores a quienes corresponderá el honor de hacer la presentación de uno y otra a los medios, a mediados del mes de marzo.

Además, y como ya empieza a ser habitual en tantas páginas web, Maeva ha puesto al alcance de sus visitantes las primeras páginas de la obra. Porque el libro, la labor editorial y la promoción ya no son (estrictamente lo mismo) que eran.

Hablando de nuevas tecnologías...

Me cuenta un librero madrileño que hace unos días asistió a una reunión del Gremio a la que habían sido convocados para hablar del libro electrónico... cuál no sería su sorpresa cuando empezó el encuentro, centrado en la necesidad de dar preferencia a un aparato concreto y en vender libros mediante un sistema específico: una suerte de cartilla que valdría por un ejemplar y habría de adquirirse en las librerías (de ahí la ventaja para los libreros), en la que vendría un código que el comprador, de vuelta a casa, tendría que utilizar para adquirir la obra en cuestión.

Entiendo que el mecanismo tiene un único fin: salvaguardar a los distribuidores, que serían los encargados de repartir esas cartillas (una por ejemplar: la cartilla de El juego del ángel, o la de El informe Brodeck) por las librerías. Lo que no veo por ningún lado es la ventaja que tal sistema supondría para el e-lector, al que se obliga a pisar la librería para comprar el permiso de acceso cuando es mucho más fácil, ya puestos, hacerlo todo directamente en la Red.

En fin...

Cortázar hasta en la sopa


Imposible mantenerse al día de las muchas novedades que rodean la conmemoración del 25 aniversario de la muerte del autor. Pero aquí menciono tres:

Del Centro editores publicó, a finales de enero, tres textos inéditos de su autoría en el volumen De Cronopios y de Famas. En esta edición, los textos de Cortázar vienen ilustraciones por Judith Lange (además, en los créditos, se menciona la caligrafía de Josemaría Passalacqua; la coordinación de Raúl Manrique Girón; el cotejo de originales de Mariángeles Fernández y la edición de Claudio F. Pérez Míguez). Es un lujo, cien ejemplares numerados y firmados por la ilustradora, el calígrafo y el editor, presentados en tres carpetas con cubiertas de papel estampado a mano incluidas, a su vez, en un estuche entelado, elaborado artesanalmente en su totalidad. Se ha utilizado papel Arches de grabado de doscientos cincuenta gramos y los textos e ilustraciones se han impreso digitalmente. Por si eso fuera poco, la «casa madre» de la editorial, el Centro de Arte Moderno, ha programado para este 2009 conferencias, proyectaremos películas, se realizarán talleres de lectura y se celebrarán recitales de su obra.

Alfaguara por su parte anuncia que publicará en mayo la edición corregida de Salvo el crepúsculo (colección de poemas publicada originalmente en 1984) y Papeles inesperados, un volumen que recoge textos inéditos y dispersos del autor, recientemente encontrados en su domicilio parisino.  Nos dicen, y en tanto no podamos leerlos habrá que creerlo, que Papeles inesperados es una deslumbrante colección de textos inéditos y dispersos, once relatos nunca incluidos en libro, escritos por Julio Cortázar a lo largo de toda su vida. La edición estuvo a cargo de su viuda y albacea Aurora Bernárdez y el especialista Carles Álvarez Garriga.

Libros del Zorro Rojo nos permite acercarnos al autor de Rayuela en ediciones ilustradas. Para los más pequeños, el álbum infantil Discurso del oso ilustrado por Emilio Urberuaga, una composición que Cortázar remitió expresamente a dos niños en 1952; para jóvenes y adultos, Reunión, composición ilustrada por Enrique Breccia que recrea los días en que Ernesto Guevara se forjó como combatiente revolucionario. Y dentro de nada, el lanzamiento de El perseguidor, la historia de los últimos días de Johnny Carter, virtuoso saxofonista cuya vida discurre al filo de la lucidez y la autodestrucción, ilustrada por José Muñoz.

Y para completar la visita panorámica al personaje, Páginas de Espuma anuncia segunda edición de los cuentos de Edgar Allan Poe (1809-1849) traducidos y prologados por Cortázar, a los que en esta edición del bicentenario del estadounidense se unen dos textos firmados por Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa.

Con todo esto, y con otras cosas que me dejo, nadie podrá alegar que no sabía qué y dónde buscar para leer a don Julio

Acuse de recibo


Las cien mejores películas sobre el racismo
David Felipe Arranz
Cacitel

Estamos ante el primer análisis exhaustivo de la lacra del racismo en todas sus vertientes mediante el análisis en profundidad de los largometrajes más notables realizados sobre temas como el racismo sureño, los problemas derivados de las relaciones interraciales, la desigual aplicación de los derechos civiles, la esclavitud, el Ku-Klux-Klan, los barrios marginales, el racismo en el ejército, el racismo contra los indios, los sudamericanos y los orientales, el antisionismo, la islamofobia, etc.

Lo que nos dice el autor

«A medida que el racismo y la xenofobia se van convirtiendo en un mal difícil de erradicar, hemos de buscar nuevas herramientas de combate más eficaces; el cine, sin duda, es una de ellas, por cuanto permite que en el receptor se efectúe una reflexión ética sin desaprovechar lo que el séptimo arte tiene de ocio. A mí me apasiona el cine social, un arte que nace con afán de reivindicar los derechos humanos y e luchar contra la injusticia en todo el mundo. Cineastas extranjeros como Alan Parker, Richard Attenborough, Stanley Kramer, Phillip Noyce o Elia Kazan, o nacionales como Chus Gutiérrez, Llorenç Soler, Helena Taberna, Montxo Armendáriz e Imanol Uribe, sintieron que debían implicarse en esa lucha en sus respectivos países a través de lo que sabían hacer y, sin pensar en la taquilla ni en los dividendos, rodaron estremecedores documentos bajo la especie de la ficción, una forma de introducir en el circuito un cine comprometido.»

En cuanto al criterio de selección, «en primer lugar, la calidad de las películas y, en segundo, la fidelidad y verosimilitud al contexto original de las historias, la mayor parte de las veces basadas en hechos reales o próximos a lo que ocurrieron».


Acrollam
Biel Mesquida
Traducción de Nicolau Dols
El Aleph

En esta colección de cuentos prologados por Enrique Vila-Matas, Mesquida se muestra tanto elegíaco como satírico. El trazo de la frase es siempre preciso, escrito con pulso nítido y a la vez emocionante. Acrollam nos sumerge en una Mallorca rabiosamente actual: desde la mujer recién abandonada por su marido hasta el empresario urbanístico corrupto, un muestrario espléndido de personajes de toda edad y condición. Mesquida describe la devastación del territorio balear en una dimensión más trágica, como si fuese la extinción de un paisaje interior: la especulación urbanística también mata a las personas, corrompe a sociedad y degrada su memoria y su verdad.


Un hombre intachable
Christian von Ditfurth
Traducción de Eva Parra
Pàmies

Uno a uno, a lo largo de varios años, la mujer y dos de los tres hijos de un prominente hombre de negocios de Hamburgo, Maximilian Holler, han sido asesinados. A pesar de la intachable reputación de Holler, la investigación saca a la luz una serie de oscuras operaciones inmobiliarias, probablemente conectadas con el pasado nazi del padre de Holler. Josef Stachelmann, profesor de Historia en la Universidad de Hamburgo y especialista en el periodo del nacional-socialismo, es muy popular entre sus alumnos y tiene un futuro prometedor en el mundo académico. Sólo tiene un problema: no consigue sacar adelante su tesis. Está completamente estancado y los papeles se acumulan encima de su mesa de trabajo en lo que él denomina su “montaña de la vergüenza”. Entonces, un antiguo amigo, ahora inspector de policía, le convence para que le ayude a investigar la posible trama nazi del caso Holler, investigación que le llevará hasta las siniestras Totenkopfverbände de las SS.

A partir de ese momento los acontecimientos se precipitan y Stachelmann pasa a ser el objetivo de un asesino implacable que no cejará en su empeño hasta verle muerto.


La hija del corregidor
Andrea Vitali
Traducción de Jorge Rizzo
Miscelánea

Premio Bancarella 2006, otorgado por los libreros italianos. 

Bellano (Norte de Italia), 1931. Transcurren los primeros años del poder totalitario italiano y la población de Bellano se encuentra sumergida en una enorme agitación. Agostino Meccia, el corregidor de la pequeña localidad a orillas del lago de Como, está decidido a poner en marcha un proyecto moderno y ambicioso: una línea de hidroaviones que conecte Como, Bellano y Lugano, una empresa que dará prestigio a su administración, permitirá que los turistas lleguen a la zona y por la que rabiarán de envidia los ayuntamientos limítrofes. Todo parece ir como la seda en aquel plácido y fascista 1931. Pero hay un problema: para la tesorería de un pequeño ayuntamiento, la inversión es altísima, por lo que el corregidor, un hombre temido por irritable, vanidoso y vengativo, ejerce el poder autoritario que le ha dado el Duce y decide utilizar los fondos reservados. Y además está Renata, la hija del corregidor: hasta ayer era sólo una niña, pero ahora se ha convertido en una joven extraña, que sólo parece sentirse bien con la tía Rosina. ¿Qué nuevo capricho rondará por su mente?


Larra. Biografía de un hombre desesperado
Jesús Miranda de Larra
Aguilar

Mariano José de Larra deambula por las frías calles de un Madrid en máscaras, desengañado con el tiempo que le ha tocado vivir. Ni su literatura ni su inteligencia ni sus esperanzas son capaces de salvarlo del vacío. Ni siquiera el amor… esa débil llama que por unos minutos ha alentado su corazón. En ese instante sabe que el momento que había imaginado e incluso deseado en horas pasadas ha llegado. Consciente de que no existe un más allá, quiere acabar con la pesadilla que lo atormenta y se dirige a su casa. Una vez allí, mientras observa la desesperación —su propio rostro— en el espejo, espera la visita de Dolores Armijo como última posibilidad de salvación, pero al fin siente el frío aliento del revólver y el mudo sonido del gatillo.

Con motivo del bicentenario de Larra, aparece una biografía completa sobre su figura, escrita por uno de sus descendientes, llena de documentos testimoniales —algunos de ellos inéditos— que ponen de relieve la tormentosa vida de uno de los escritores españoles más importantes del siglo XIX, padre del periodismo actual.


Cazadores de cuerpos
Sonia Shah
Traducción de Ricardo García Pérez
451

Hace no mucho, di cuenta en esta sección de la publicación de Crudo. Breve historia de un pozo sin fondo (Global Rythm) de cuya autora decía que es «periodista independiente, es autora del libro The Body Hunters: Testing New Drugs on the World’s Poorest Patients. Sus artículos sobre ciencia y política aparecen con regularidad en la página web www.soniashah.com, así como en The Nation, Orion o Salon entre otras publicaciones.»

Pues bien, 451 nos brinda ahora la oportunidad de leer Cazadores de cuerpos, una cruda denuncia de la inmoralidad de la industria farmacéutica. Nos medicamos sin saber que el crimen puede estar detrás de ese gesto cotidiano. Los enfermos de países en vías de desarrollo sufren experimentos a los que jamás nos someteríamos. La industria farmacéutica encuentra en África, Latinoamérica, Asia o Europa del Este a pacientes desprotegidos, a los que a menudo se informa mal del riesgo que corren al participar en programas experimentales: tratamientos de segunda categoría para el sida, placebos que suponen un tiempo prolongado sin tratamiento cuando la cura es posible, gobiernos que hacen la vista gorda y empresas capaces de matar. Sonia Shah describe con precisión estos atropellos, y se atreve a poner nombre y apellido a los responsables.




Archivo histórico