Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Año Nuevo


Estaría bien que, cuando comienza el año, alguien nos diese un ticket para que, si no nos va bien, en el plazo de unas semanas pudiéramos cambiarlo, igual que en los regalos, ¿no creen? Porque, a veces el año va de maravilla, otras se cruza a mitad y ahí no hay nada que hacer pero, en ocasiones, el año empieza mal remal y, si te dieran la opción de cambiarlo, casi con seguridad que lo harías. Como aquel año que tardé dos días en caerme por las escaleras y me tiré todo el primer trimestre escayolada. O aquel otro que, tras la comilona de Año Nuevo, mi novio de turno, pasado de copas, confesó estar enamorado de mi prima y me dejó, aunque se llevó mis «cedés». Esos años, si hubiera tenido el ticket, hubiera ido a cambiarlos.

—Pues menos mal que no lo hiciste. Todavía tendrías ese novio tan borde que me caía tan mal.
—A ti, que a mí me tenía loca.
—Así estás tú…

En realidad, si lo pensamos bien, lo del año nuevo es un camelo. Porque es año nuevo aquí, pero no en China, por ejemplo, allí andan a mitad de año más o menos. No me digan que lo del Año Nuevo Chino no es gracioso. La víspera del Año Nuevo, el equivalente a la Nochevieja occidental, se llama en chino «chuxi».

—Mira,  como mi vecino.
—¿Tienes un vecino que se llama Chuchi? Y ¿qué es, caniche o chihuahua?


La fecha de comienzo del Año Nuevo Chino viene determinada por el calendario lunisolar y coincide con la segunda Luna nueva tras el solsticio de invierno boreal.

Como el solsticio boreal coincide con el 22 de diciembre (Nuestro Glorioso Día de la Lotería) y la segunda luna nueva puede ser entre 30 y 59 días después, el Año Nuevo puede comenzar entre el 21 de enero y el 21 de febrero si no me he equivocado.

¿Han entendido algo? Porque la cosa es complicada de narices, con lo fácil que es que el año comience siempre por el principio ¡y sin necesidad de calculadora!


—Vamos que en china el año nuevo se calcula con un método similar al que se usa aquí para la Semana Santa.
—No estoy segura porque no sé cómo se calcula la Semana Santa, pero pienso que sí.
—El Año Nuevo Chino se calcula como la Semana Santa española pero no tiene procesiones.
—Error, hay procesiones pero de dragones, faroles y otros folclores. Y fuegos artificiales, unos fuegos artificiales que ríete tú de nuestros petardos de la Puerta del Sol.

Y así, con este plan, ¿cómo vamos a entendernos? Mientras medio mundo trabaja, el otro medio duerme; mientras en medio mundo es invierno, en el otro medio es verano; mientras en medio mundo es año nuevo, en el otro medio se están acabando las rebajas

A pesar de la crisis disfruten el 2009 y, venga lo que venga, tómenlo con calma… ¡No haber perdido el ticket!




Archivo histórico