Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Te dan el personaje hecho...

Pues sí, el personaje ya estaba inventado, ya tenía sus atributos, su personalidad, en este caso hasta su domicilio, su colega, todo. Entonces lo que hizo Enrique Jardiel Poncela (Madrid, 1901-1952) fue utilizarlo a su manera, buscarle otra clase de aventurillas, cambiar un poco la manera de hablar y dotarle de algunas características tirando a cómicas. Escribió, a principio de los años treinta, siete relatos y un prólogo englobados en el título Novísimas aventuras de Sherlock Holmes, que tuvieron mucho éxito. Unos años más tarde, volvió a retomar al famoso detective para Los 38 asesinatos y medio del Castillo de Hull.


La editorial Rey Lear ha rescatado ambos títulos, con un prólogo de Rafael Reig para Novísimas aventuras


Lo que hay que decir, en primer lugar, aunque parezca una obviedad tratándose de Jardiel, es que te ríes leyendo estos textos. El prólogo de Reig va de esa mala reputación que ha tenido la literatura de humor en España, de esa idea que se ha querido transmitir, a menudo, de que lo humorístico era siempre algo menor, de segunda. Jardiel a demás de ingenioso y gracioso fue un tío muy popular, y la mezcla de ambas cosas hizo que tras su muerte cayera sobre su obra y sobre su nombre un cierto silencio; encima era más bien franquista… Escribe Rafael Reig en su prólogo:

“¿Cómo no iba a ocurrirle a Jardiel, si le sucedió incluso a Cervantes? El Quijote fue un libro que aquí no se tomó en consideración, porque era popular y divertido (dos crímenes de lesa literaturnost), hasta que los extranjeros comenzaron a hacerle caso y entonces lo convertimos en literatura nacional y obligatoria (para disuadir de su lectura a los jóvenes en una edad vulnerable, imagino)”.


Dedicarle una tarde a estos dos libros, llenos de ingenio, de juegos, de entretenimiento y de buena escritura, me parece a mí que es una inversión de tiempo estupenda. Hay que dejarse llevar por la aparente ligereza en esto de la literatura.

 

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico