Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Capitanes intrépidos

Comentarios, correcciones, aportaciones... aquí. Gracias.

 

En mi lista había varios, y ahora tendré que sumarle uno más: Capitán Swing, que así se llama la nueva editorial a cuyo frente está Daniel Moreno Zambrana.

«Cuando creas una empresa, una asociación, cooperativa, etc. donde hay que poner un nombre social, siempre piensas que se te ocurrirá el nombre perfecto hasta que das cuenta de que no los hay y los que mejor semántica tienen ya están pillados. En nuestro caso se hizo una lista tremenda con multitud de nombres, casi todos ellos absurdos, y vía asamblearia se decidió este de Capitán Swing. El nombre viene de unas revueltas obreras del siglo XIX en la Inglaterra Victoriana que se combinaron tanto en el campo como en la ciudad. A lo mejor te suena más el nombre de Luditas. Eran los llamados destructores de máquinas. Esta gente frente a los tijeretazos salariales, a los despidos, etc. ejercían el sabotaje industrial; cuando esto fallaba se dedicaban a redactar cartas amenazadoras a los patronos de entonces en las cuales se reivindicaban una serie de derechos; estas cartas siempre estaban firmadas por un tal Capitán Swing; puedes encontrar muchas en internet. El personaje  por supuesto no existía pero daba un carácter de unificación al movimiento. Se trata de un nombre múltiple o genérico que engloba a todas las partes. Durante años el tal Capitán Swing fue perseguido; naturalmente nunca se le encontró. Nos parecía un nombre sugerente, por ser genérico y no identificarse a primera vista con nadie; y luego por que pegaba bien con el tipo de historias que queríamos rescatar. Pequeñas historias que fueron aniquiladas pero que permanecen en el imaginario colectivo.»

La editorial se concibe como un espacio de diálogo entre culturas intelectuales y académicas diversas, entre variadas y plurales tradiciones de pensamiento, y como un sitio de intercambios críticos y de encuentros entre disciplinas, modos y estilos de saber.

«En el mercado editorial español y sobre todo en libros como los que nosotros pretendemos editar, no es que haya hueco es que hay una falla tremenda. A finales de los setenta y los primeros  6 o 7 años de los ochenta se podía encontrar todo tipo de ensayo; se publicaron obras fundamentales del pensamiento clásico, moderno y contemporáneo. Lo que entonces había era un gran déficit de publicaciones de narrativa y poesía de autores fundamentales; ahora ocurre lo contrario, el mercado esta saturado de novedades literarias; es fácil encontrar 3 o 4 ediciones de una misma obra al mismo tiempo; y, sin embargo de ensayo apenas encuentras, ya no cosas inéditas, ni siquiera rediciones de textos básicos de la historia de las ideas etc. Por lo tanto, huecos haberlos haylos y sobre todo en nuestro terreno, donde sacamos obras que hace 25 años que no se encuentran disponibles. Pero eso, desgraciadamente no te asegura ni un pimiento. Para empezar se ha perdido, si es que alguna vez lo hubo, la sana costumbre de leer ensayo, que obliga a enfrentarse y pelearse con el texto, con la realidad pasada y presente, requiere un esfuerzo en la comprensión y en la reflexión, una dedicación que en estos tiempos donde todo tiene que ir a toda pastilla parece un exceso; en definitiva significa pensar en un sentido laxo. En segundo lugar ahora los libros entran más por la forma que por el fondo. No digo que no sea importante cuidar la edición, hay mucha chapuza en este mundo, que luego no repercute en el precio de venta al público; pero de ahí a convertirnos en auténticos estetas y narcisos de la edición va un paso.»


Su primer título es: Florencia insurgente, de Nicolás Maquiavelo.

«Cuando uno se para a meditar sobre que libro podría ser bueno editar ocurre lo mismo que con las fases de los sueños. Hay dos, una latente y otra manifiesta. Se podría decir que en este primer libro de Maquiavelo teóricamente se han complementado las dos. El libro de Maquiavelo, como suele ser norma en la producción de conocimiento de este genial hombre de su tiempo, es un libro cargado de todos los componentes que hacen que un libro en principio de reflexión política e histórica albergue en su interior multitud de problemáticas, conflictos, consejos, etc. que han perseguido a los seres humanos desde siempre. Es un libro profundamente moral, al pretender encontrar salidas entre extremos. La mayoría de nuestros problemas post-modernos estaban presentes ya en la Grecia y la Roma republicana y por supuesto en el intento renacentista italiano de recuperar las virtudes clásicas. Es sumamente reconfortante ver como alguien de 500 años atrás plantea las mismas problemáticas que nos acechan ahora. La diferencia esencial entre los antiguos y nosotros es que ellos buscaron sin cesar los medios para resolverlas y nosotros parece que sólo pretendemos sublimarlas. Para empezar el libro tiene toda esa virtualidad; ser un clásico muy moderno; ser una obra universal, que todo el mundo puede hacer inteligible. Esto es algo que suele ocurrir bastante con este tipo de pensadores, no resultan nada anacrónicos, todo lo contrario.

En segundo lugar era un libro desaparecido; no sólo hacía 30 años que no se publicaba sino que era verdaderamente difícil encontrarlo en las bibliotecas. Son cosas que no acabo de entender como ocurren; además la traducción del libro es exquisita, fue premiada con el Nacional de Traducción. Otro factor fundamental, que económicamente era una obra asequible; el autor obvia decirlo no tiene derechos y la traducción era muy económica. Todas estas razones me llevaron a pensar que podía ser un buen texto con el que comenzar esta aventura.»

Después vendrán, en enero, La guerra campesina en Alemania, de Friedrich Engels, texto esencial para quien pretenda ahondar en las raíces económicas, sociales y políticas de la Reforma; el clásico y casi único estudio de Werner Sombart sobre la excepción americana ¿Por qué no hay socialismo en los Estados Unidos?; y un texto sobre la declaración de derechos del hombre y el ciudadano de Georg Jellinek, acompañado de varias declaraciones históricas como la Bill of rights inglesa del siglo XVII, la francesa del XVIII, la declaración de derechos de la mujer de la monárquica Olympia de Gouges, etc. haciéndolo coincidir con el 60 aniversario de la declaración universal de derechos humanos. Posteriormente aparecerá una nueva colección llamada Matrioska dedicada a historia de las mujeres que empezara con el magnífico ensayo de Barbara Ehrenreich y Deirdre English Por tu propio bien: 150 años de consejos expertos a las mujeres.

La idea, sujeta siempre a cuestiones exógenas, es intentar publicar unos 8 títulos al año. 

PD.- Daniel es hermano de Diego, el editor de Nórdica. Los genes, imagino.

Independientes al ataque


Los editores independientes franceses agrupados en torno a L’autre livre celebran esta semana en París el 6º Salón del Libro Independiente, una buena ocasión para conocer a un centenar de editores, franceses o no, que trabajan al margen de los grandes grupos.

El interés principal este año pasa por los debates convocados entorno al llamado Plan d'urgence pour l’édition indépendante, que consideran ineludible.

Ese plan, que podéis consultar pinchando aquí, tiene 10 puntos, y proponen, entre otras cosas:

• Hacer un llamamiento a los poderes públicos para que intervengan ante los bancos, con el fin de que éstos sostengan la actividad de los editores y concedan préstamos a bajo interés.
• Aportar ayudas públicas a las iniciativas de cooperación y de reagrupamiento de editores independientes.
• Lograr que la atención dedicada a la producción de los editores independientes sea recogida como un criterio para la atribución del sello de Librería independiente de referencia (LIR) prevista por el Ministerio de Cultura.
•  Trabajar para la aproximación entre los editores independientes y las bibliotecas.
•  Incluir en la misión de servicio público de las cadenas de televisión la necesidad de tener en cuenta la edición independiente y la defensa del pluralismo;
• Instauración de un porcentaje de derechos sobre las obras de dominio público.
• Crear un Observatorio del libro independiente, que permita y propicie el intercambio de información entre los independientes.

Déjà vu… y varias veces

Las posibilidades de los libros que adquieren fama son bien conocidas al menos desde que un listo decidió escribir lo que ha pasado a la historia como El Quijote de Avellaneda. Basta con mentar esa obra para confirmar que la explotación de textos convertidos en fenómenos editoriales por su calidad literaria, por la reputación de sus autores o por circunstancias ajenas a una y otros, viene de lejos.

Para explotar el filón, los escritores chupópteros (porque succionan la médula argumental y chupan la sangre de los personajes originales), casi siempre con la ayuda inestimable de los herederos de los autores primigenios, tienen dos vías: la continuación y la compleción.


Si de continuaciones hablamos, y no quiero ponerme pesada, hay que citar a Alexandra Ripley, que se atrevió a continuar Lo que el viento se llevó tras ser designada por los herederos de Margaret Mitchell, que querían ganar cuanto más mejor antes de que, en 2011, expiren los derechos de reproducción que aún tienen sobre los personajes; a Geraldine MacCaughrean, elegida por el Great Ormond Street Hospital, institución depositaria de los derechos de Peter Pan, para estirar la vida del protagonista de James Barrie; y a Sebastian Faulks, al que los herederos de Ian Flemming designaron para engordar la cuenta de 007.
 
Si de compleciones se trata, y por lo pasar por pedante, me limitaré a evocar dos recientes: la que Claude Schopp acometió con El Caballero Hector de Sainte Hermine de Dumas a partir de unos textos publicados entre enero y octubre de 1869 en el diario francés Le Moniteur Universel (y cuya edición española levantó tanta polémica. Véase: http://www.divertinajes.com/circulo/071001.html); o la que Dacre Stoker, sobrino bisnieto (o sea, casi nada) de Bram Stoker, ha perpetrado junto con Ian Holt, de la historia de Drácula a partir de unos manuscritos que su antecesor, novela que en España publicará Roca editorial y que se titulará Drácula. El No-Muerto (Dracula. The Un-Dead), el título que Stoker quiso pero su editor no.

Viene esta doble evocación a cuentas de lo último en esta rama de la historia de la literatura: el septuagenario Dimitri Nabokov, hijo de Vladimir, pretende publicar El original de Laura, la novela que su padre dejó inconclusa. Desde la muerte de Nabokov, el manuscrito ha permanecido en la caja fuerte de un banco suizo, después de que, en su lecho de muerte, el autor de Lolita hiciera prometer a su mujer que quemaría este trabajo… misión que Vera, la viuda, no cumplió.

Lo cual nos lleva a otra gran tradición literaria: la de los testamentos traicionados. Kafka es, claro, es ejemplo típico. En fin.

Enhorabuena

A Manolo Borrás y todo el equipo de Pre-Textos, que recibirán en la Feria de Guadalajara un merecidísimo Reconocimiento al Mérito Editorial.

Émulos de Ana Rosa

La Quintana tiene seguidores, y no sólo entre la grey catódica. Lo digo y lo afirmo, incluso si me apuran lo asevero, tras leer en elmundo.es que Espasa.com plagió a la Wikipedia (pueden ver los plagios aquí) y en el blog que Guillermo Sheridan tiene en Letras libres, que la enciclopedia on line también ha inspirado, y oh cuánto, a un presunto sabio (léanlo aquí).

Ana pRosa fue una adelantada a su tiempo, como ella previó, el copy-paste (copia-y-pega) es el futuro.

A mí me gusta el pipirivipipi


Recibo un ejemplar hermosísimo, bilingüe (la traducción es de Carmen Morales y Claude Dubois) e ilustrado por Louis Joos (quien ya iluminara, en esta misma colección, Las flores del mal de Baudelaire), de la antología poética de Paul Verlaine que Nórdica acaba de sacar. La selección, nos dicen, permite recorrer toda la producción de quien fuera designado «Príncipe de los Poetas» (1894), y es reflejo fidedigno de la vida tan intensa como autodestructiva que vivió, en ella encontramos sus fortalezas y sus virtudes, salpicada como está de efusiones sentimentales pero también de brotes de ira, y de delirios. 

La aparición del libro coincide con una iniciativa que la editorial madrileña ha puesto en marcha con buena gente de mi tierra, en concreto, la librería Cálamo y la vinatería El rincón del arpa. La han llamado Vinos y libros, y consiste en unir, con la vista puesta en la Navidad y los regalos a ella asociados, dos pasiones que se llevan muy bien en unas cestas compuestas por caldos seleccionados por su calidad y libros de gran literatura y hermosa presencia. En tiempos de crisis, el que no corre, vuela.

Acuse de recibo


Conversaciones. Entrevistas con César Aira, Guillermo Cabrera Infante, Roger Chartier, Antonio Muñoz Molina, Ricardo Piglia y Fernando Savater
Carlos Alfieri
Katz editores

Nacida en los salones franceses, la conversación fue primero un simple pasatiempo, una lúdica distensión placentera. Sin embargo, rápidamente se convirtió en un elemento central de la sociedad mundana, y paulatinamente se abrió a la introspección, a la historia, a la reflexión filosófica y científica, al debate de ideas.

En esa tradición se inscriben las seis conversaciones incluidas en este volumen que Carlos Alfieri mantuvo con algunos de los autores más emblemáticos de nuestro idioma, a uno y otro lado del océano. Aunque centrados en la literatura, los diálogos no se limitan, sin embargo, a la creación literaria, sino que se extienden hacia las relaciones de la escritura con la crítica, el cine, la historia, la filosofía, la política. «Ricardo Piglia, César Aira, Guillermo Cabrera Infante y Antonio Muñoz Molina lo hacen desde el interior de la literatura —escribe Alfieri en la Introducción—; Fernando Savater y Roger Chartier parten desde el centro de sus disciplinas para, en un momento dado, aproximarse a ella.» El libro cierra con un epílogo —una conversación con Roger Chartier— en el que la historia del libro y de las prácticas de lectura funcionan como el contrapunto necesario de la literatura y de la filosofía.


Llega un hombre y dice
Nicole Krauss
Traducción de Ana María de la Fuente
Salamandra

Después de vagar perdido más de una semana en el desierto de Nevada, Samson Greene, profesor de Literatura en la Universidad de Columbia, es encontrado en un aparente estado de amnesia. Ha perdido todos sus recuerdos desde la edad de doce años, y ahora, convertido en un adulto inteligente y sensible con los recuerdos de un niño, procura reanudar su antigua vida en Nueva York con el apoyo de Anna, su mujer. Sin embargo, en una ciudad donde todo le resulta nuevo y extraño, Samson se siente incapaz de conciliar el plácido mundo de su infancia con la desconcertante realidad que lo reclama, hasta el punto de que empieza a dudar si en verdad quiere recobrar el saber y el afecto perdidos. Cuando un carismático científico le propone someterse a un experimento de alto riesgo, Samson acepta y regresa al desierto, iniciando un intenso y revelador periplo que lo llevará a conocer los límites de la soledad y el conocimiento íntimo.

Nicole Krauss explora con total desenvoltura el papel que los recuerdos desempeñan en la identidad de las personas, y hasta qué punto la desmemoria, en el cambiante y acelerado mundo contemporáneo, es un estado misteriosamente temido y deseado al mismo tiempo.


El observatorio
Michael Connelly
Roca editorial

Una noche aparece un cadáver en un observatorio de las colinas de Hollywood. Aparentemente, se trata de un asesinato común, por lo que el detective de policía Harry Bosch se hace cargo del caso. No obstante, pronto se descubrirá que la víctima, Stanley Kent, trabajaba en el sector clínico y que tenía acceso a sustancias radiactivas. Esto convierte un simple homicidio en un asunto de terrorismo. El FBI toma las riendas y empieza una carrera contrarreloj para encontrar a los culpables, pues saben que tienen sustancias peligrosas en su poder y pueden hacer uso de ellas —y provocar una masacre— en cualquier momento. Rachel Walling, agente del FBI y ex pareja de Harry Bosch, pondrá las cosas difíciles al detective, pero éste seguirá su instinto y se dará cuenta de que en este caso absolutamente nada es lo que parece.

Connelly obtuvo recientemente el Premio Pepe Carvalho, en cuyo palmarés sucede a figuras tan prestigiosas del género como P.D. James o Henning Mankell.


Las razones del poeta
José María Micó
Gredos

Esta obra combina el rigor del filólogo, la perspectiva del historiador de la literatura y la agudeza del creador, supera la voluntad descriptiva o analítica de los estudios métricos y nos habla de la poética de la forma en los mejores textos y autores de la literatura española, hispanoamericana y europea. Un recorrido en el que Micó enlaza la evolución del género con los avatares de cada periodo histórico y que nos lleva de Juan Ruiz a Borges, pasando por la evolución de la rima idéntica desde Dante, los ecos de Ariosto, las secuelas de una aliteración de Petrarca, la relación entre verso y traducción, el concepto de libro en Góngora, la reescritura en Lope, la actualidad de las ideas estéticas de Gracián o las formas truncas de Rubén Darío.


La venganza del bandolero
Martí Gironell
Traducción de Raimon Artis
Planeta

Josep Pujol, Boquica, fue un bandolero poco común. Para algunos, un chaquetero, un afrancesado, un vendido. Sin embargo, Boquica luchaba por unos ideales de independencia que iban más allá del patriotismo o de la traición: ser dueño de uno mismo para no convertirse en esclavo de nadie. Tanto al colaborar con el bando patriota como al ejercer de capitán de los migueletes en el bando francés e, incluso, como bandolero a su propio servicio, Boquica siempre se dejó guiar por las estrellas, como su padre le enseñó, en el bosque donde cada cual debe seguir su propio instinto y donde se forjó la leyenda de este bandolero honesto. Doscientos años después, el espíritu de Boquica regresa a Besalú. ¿Es la hora de su venganza?

Web del libro: www.lavenganzadelbandolero.com




Archivo histórico