Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Los viajes

de Sara Gutiérrez

Suavidad a raudales en la Rioja Alavesa

OTROS DESTINOS

Recordaréis que acabé mi última entrega, sobre la Bodega Marqués de Riscal y su Hotel, diseñado por Frank Gehry y gestionado por Luxury Collection, anunciando el menú que allí habíamos degustado, un menú que la casa debe al primer chef riojano galardonado con una estrella Michelín, Francis Paniego.

No voy a quejarme del calor, comimos al sol sin sombrilla; ni del ruido, regalado por la proximidad a la cocina. Al principio, la vista lo compensaba todo; después, la comida borró cualquier inconveniente. 


El Ciego desde el Hotel Marqués de Riscal

 


Queso con miel de Ezcaray y pan de pasas

Para empezar, Josep, el amabilísimo maître, nos ofrece un fresco champagne Laurent Perrier que acompaña a las mil maravillas los entrantes que seguirán a la degustación de aceite de Haro.

Queso con miel de Ezcaray y pan de pasas. La suavidad del queso casa a la perfección con la fuerte personalidad de la miel.


Cuajada de foie gras y caviar de vino tinto y pimiento rojo

Cuajada de foie gras y caviar de vino tinto y pimiento rojo. No, la madre del vino es otra cosa, no tiene nada que ver con huevas. Si esas bolas rojizas reventaran en la boca soltando fresco vino, sería un caviar perfecto. De momento, lo dejaría en bolitas de vino. El pimiento que parece estar discretamente para adornar, le da un importante toque de viveza.


Tartar de tomate con gambón y ajoblanco

Croqueta del Echaurren. Cuasi perfecta. El secreto de la finísima bechamel no es otro que la entrega: cuece largo, tendido y removido.

Tartar de tomate con gambón y ajoblanco. El frescor de tomate marinado da vida al suavísimo (no me importa repetir adjetivo, lo merece) ajoblanco que adquiere un peculiar sabor en los puntos de contacto con la línea decorativa trazada con la gelatina madre del caviar de vino.


Potaje de garbanzos con almejas y rape

Para los platos de peso cambiamos la copa por una de vino blanco envejecido en roble, Marqués de Riscal Limousine. Un vino fresco con cuerpo que ya no abandonamos ni al llegar la carne. Tampoco hubiera estado mal el Verdejo que catamos en el bar durante la visita.

Suavidad sería la característica de este menú, si tuviéramos que centrarlas todas en una. Porque suave era también el potaje de garbanzos con almejas y rape que inauguró la segunda tanda de platos.


Merluza confitada a 45ºC con pimiento verde y sopa de arroz

Merluza confitada a 45ºC con pimiento verde y sopa de arroz. Rebozada a la romana, con ligero toque de freidora, la merluza resultó suave al corte y exquisita al paladar. La sopa de arroz nos devolvió a la tierra, y el pimiento verde se podría haber evitado.

Y hablando de la tierra y sus prodigios que tan generosamente se muestra a nuestros ojos, Josep nos convence para que probemos lo que podría parecer una simpleza: un pimiento rojo.


El pimiento rojo


Albóndiga casera con parmentier de trufa y espárrago

Albóndiga casera con parmentier de trufa y espárrago al margen. Sabor tradicional con salsa bien trabajada y sabroso puré de patata.


Tosta templada con queso de Cameros, manzana reineta y helado de miel.

Tosta templada con queso de Cameros, manzana reineta y helado de miel. ¿Qué decir? El sombrero crujiente, es lo suyo. La miel, con personalidad, ya lo dijimos. El helado suave, no podía ser menos, El queso busca hueco y cuela su sabor y textura entre el crujiente de la tartaleta y el poderío de la miel. Todo sin olvidar la conquistadora suavidad de la manzana.

Cerramos con café en la terraza de la biblioteca. Pero podríamos haberlo hecho con el original carro de infusiones que ofrece a los comensales un buen surtido de hierbas frescas.


El Ciego desde el Hotel Marqués de Riscal

Creo que ahora mejor que coger el coche, para ir hasta Briones y seguir ruta, será dejarnos mimar en el Spa del hotel, que no ofrece salud por el agua sino por el vino.

Casi todas las fotos las hizo Eva Orúe; tal vez, yo hice una.

OTROS DESTINOS




Archivo histórico