Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Sólo en cines


Ya hace tiempo que me fijo pero, últimamente, será porque me vuelvo más quisquillosa…

—Con la edad.

… con la edad, sí, la misma por cierto que la tuya, querida amiga Julieta

—Sólo que a mí no se me notan los años como a ti.
—No, a ti se te notan más, guapita de cara…
—Mala pécora.
—Qué mal perder tienes, Juli.

A lo que iba, que, últimamente, me molesta de un modo especial la coletilla esa que le ponen a los anuncios de películas de cine: «Sólo en cines».

Antes decían «Sólo en los mejores cines», que pensabas tú, será en los mejores de algunos sitios, porque esa peli la ponen en el peor y en el mejor, es decir, en el único cine de mi barrio.


Pero, últimamente, vamos más allá. Las pelis que anuncian en la tele y en los cines,  las anuncian «Sólo en cines». Y es mentira. Muchas de esas películas yo ya las he visto en el Top Manta. Y de algunas, hace años que ha salido el libro. Incluso hace años que he leído el libro.

Siendo así, ¿qué quieren decir con «Sólo en cines»?

—¿Que no están en los videoclús?

Puede ser, Tío Ra, puede ser. Pero, por las mismas debe querer decir que no están en las corseterías, las zapaterías, las pajarerías ni en Mercadona.

—Eres demasiado radical. Nadie espera que una peli esté en el horno de la esquina, pero en un videoclub…
—Y tú eres un antiguo. Ya no salen en vídeo, salen en DVD.
—Ya, pero los videoclub se seguirán llamando videoclús, ¿o no?
—Se deberían llamar «devedeclús».
—Lo que me faltaba por oír. Quita, quita, se van a llamar así.
—Deberían, pues. No digo más.

Además de que no están en DVD, supongo que querrán decir que no la ponen por la tele.

—Querrán.


Claro que, si es eso, deberían matizar: Sólo en cines… por ahora, pero en unos meses la tendrán en la tele, en DVD, en vídeo VHS y, si me apuran, hasta en Beta, oiga, para que no se quede nadie sin verla. Y, pa por si, pese a todos los esfuerzos, usted no consigue verla, en un par de meses se la vendemos con su diario favorito.

La otra cosa que me molesta es que, si ves el trailer del anuncio, has visto lo mejor de la peli.

—A mí, a veces, lo mejor me parece espantoso.
—Pues imagina cómo será el resto.

En las de amor te ponen el beso; en las de miedo, el susto más grande; en las de ciencia ficción, te ponen al monstruo. Sólo les queda contarte el final.

Y el final suele ser que, entre los ruidos de la gente que come, los vasos gigantes de palomitas y tío Ra, que no para quieto y, cuando lo hace es peor, suele querer decir que se ha dormido y se va a poner a roncar si no lo ha hecho ya, del final de la peli, no me entero casi nunca.




Archivo histórico