Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

¿Premios? Yo aún diría más: premios

Me he levantado un tanto así Dupont y Dupond (vale decir Hernández y Fernández), ya lo leen. Pero es que andaba yo meditando sobre los que han sido concedidos y los que lo serán cuando caí en la cuenta (que siempre es mejor que caer en un pozo negro) de que falta casi ná para la concesión del Llibreter, el galardón del Gremi de Llibreters de Barcelona i Catalunya.


El fallo (que esperemos que sea un acierto: irresistible, el juego de palabras) será dado a conocer el 30 de octubre. Los llamados a expresar sus preferencias en el apartado «narrativa» (hay también galardón para el mejor libro ilustrado) han de elegir entre Botchan (Proa/Impedimenta), de Natsume Sōseki; La isla (Minúscula), del italiano Giani Stuparich; La princesa y el pescador (Belacqua), de Minh Tran Huy; Tannöd, el lugar del crimen (Proa/Destino), de Andrea Maria Schenkel; y La noia del ball (Proa/Destino), de Jordi Coca, Premi Carlemany 2007.


Pero lo que me interesa de este galardón es su mecanismo, sustancialmente distinto del que engrasan los libreros madrileños para el Premio al libro del año que conceden durante la Feria del Libro, un sistema que los conocedores del milieu se sabrán al dedillo pero tal vez sorprenda a los no iniciados.

A grandes trazos, la cosa funciona así: en Barcelona, se elabora una lista de finalistas integrada casi siempre por libros que, a pesar de su calidad, no han tenido un gran reconocimiento popular. Vaya, que no se han vendido mucho. La idea es darles una segunda oportunidad. A ellos, y a las esforzadas editoriales que los han puesto a nuestro alcance.


Es la primera diferencia respecto al premio madrileño, donde generalmente se reconocen los méritos (innegables) de obras que no necesitan un empujoncito (vale, toda ayuda es poca en este mundillo) porque ya han atraído a miles de lectores. Sirvan de ejemplo los nombres de algunos premiados: La fiesta del chivo (Vargas Llosa), Suite francesa (Irène Némirovsky), Los libros arden mal (Manuel Rivas), El corazón helado (Almudena Grandes)…

La segunda, y aquí quería yo llegar, es que los catalanes cobran a los finalistas. Si no estoy mal informada, que nunca se sabe, 1.500 euros, que suben a 3.000 si la obra gana. (Curioso: me dicen que en las últimas ediciones han bajado la tarifa).

Y no, no voy a caer en la tentación de hacer un chiste sobre los catalanes y su amor als diners, porque esas pelas están destinadas a desarrollar una potentísima campaña publicitaria que incluye la publicación de un volumen con extractos de los libros elegidos. Y los ganadores de ediciones anteriores aseguran que el resultado de la implicación de los libreros catalanes en la promoción de las obras compensa sobradamente el desembolso.

Bloguera rima con…

… poeta (asonante) y con Bartleby (aunque no me lo crean). En la primavera de 2009, la editorial de Pepo Paz lanzará la primera antología llegada del ciberespacio con 13 mujeres poetas que han comenzado a publicar sus versos en blogs.

Vale, publicar en papel textos paridos en blogs quizá ya no es una novedad, pero tal vez sí lo sea unir a varias poetas que se dieron a conocer en ese ámbito virtual y están dando el salto al espacio «tradicional». Sobre La manera de recogerse el pelo. Generación bloguer, se titulará, y a falta de libro, ya tiene un blog y un vídeo, firmado por José Ángel Barrueco (búsquenlo en la columna derecha de la web de David González, responsable de la antología).

La imaginación al poder

Para bien o para mal, y probablemente para ambas cosas, el correo electrónico se ha convertido en ese vínculo necesario para establecer o mantener (también aquí, ambas) relaciones que, en persona, costaría mucho más anudar. Claro, falta el calor humano, pero como también falta tiempo, pues vaya lo uno por lo otro.

No renuncio a conocer en persona a las dos personas de las que les voy a hablar, Miguel Ángel Rus, de Ediciones Irreverentes, y Jordi Fernando, codirector (junto con Maria Dolors Sàrries) de Editorial Meteora, pero si supe de lo que hacen fue gracias a emilio, el mensajero más dicharachero.

Me acerqué a ellos buscando información, y en ambos casos encontré iniciativas tendentes a crear lazos entre autores, libros, periodistas y lectores que, estos no, no pueden confiarse a una arroba.

Conquistar lectores

Jordi me explicó cómo funciona su Club de lectura, creado a finales de 2005 para conmemorar los cinco años de existencia de la editorial. «La primera reunión del Grupo se celebró el tercer lunes de enero de 2006 y la primera tertulia tuvo lugar el 20 de febrero y se dedicó a El amante de Lady Chatterley, de DH Lawrence», recuerda.

Las reuniones se celebran siempre el tercer lunes de mes, a las siete de la tarde, en la sede de la editorial. La pertenencia y asistencia al Grupo es totalmente libre y gratuita, y son los mismos miembros del Grupo quienes eligen por propuesta y posterior votación el calendario anual de lecturas. Hasta ahora se han leído y debatido una treintena de novelas de autores tan relevantes y diversos como: JD Salinger, García Márquez, Patrick Süskind, Marguerite Yourcenar, Ray Bradbury, Montserrat Roig, Italo Calvino, Paul Auster, Claudio Magris, Miguel Delibes, Stendhal, Irène Nemirovsky, Oscar Wilde, Llorenç Villalonga, John Boyne, Doris Lessing, Vázquez Montalbán, Sándor Márai, etc. «También reservamos una lectura anual a un novelista publicado por Meteora», me dice, y me explica que allí acude gente de todo tipo: mujeres, hombres, jóvenes, adultos, ancianos... «Pero sin duda el público mayoritario es el femenino de mediana edad y relacionado de algún modo, en bastantes casos, con la creación literaria, circunstancia que otorga al Club un plus de rigor y calidad en sus debates que siempre hemos agradecido. La cifra media de personas que asisten al Grupo está en la quincena. En sus distintas reuniones, han asistido al Grupo casi un centenar de personas distintas.»
 
¿Cómo son los debates?, le pregunto. «Son completamente abiertos y todo el mundo aporta y defiende sus opiniones con absoluta libertad. Un moderador inicia el debate dando la palabra a un miembro del Grupo al azar y procurando siempre que todo el mundo tenga oportunidad de expresar sus opiniones al completo. Normalmente hay en el debate gran disparidad de criterios, sobre todo sobre figuras literarias que vienen precedidas de gran promoción y que su lectura puede no satisfacer las expectativas creadas. Las principales opiniones expresadas en los debates son recopiladas en un acta de la reunión del Grupo que se publica mensualmente en la página web de la editorial. Así, cualquier interesado, sea miembro del Grupo o no, puede leer las opiniones vertidas sobre las obras que se han debatido. Al menos una vez al año, se procura traer al debate al autor leído o a una persona relacionada directamente con la obra. Los debates acostumbran a durar entre una hora y media y dos.»
 
La última pregunta, obligatoria: si sólo una vez al año os ocupáis de un autor de Meteora, ¿qué sacáis de esta iniciativa? «El beneficio es contar con un grupo de amigos más numeroso y crear más afición por la lectura (o sea, más posibles compradores futuros de nuestros libros). Todo ello, muy romántico, ya ves, pero no por ello menos cierto. Ya te he comentado también que de las once lecturas anuales (en agosto holgazaneamos), una está reservada a un novelista de Meteora. Es el único desliz egoísta que nos permitimos. El Grupo de Lectura se creó para celebrar el quinto aniversario de la editorial y para fidelizar más público lector desde nuestra modesta pero decidida aportación
 
Conquistar a los periodistas

Miguel Ángel me habló de los desayunos que organizan con autores, y que «tienen la finalidad de suplir a las antiguas ruedas de prensa, que como sabes son eficaces cuando es con Mónica Naranjo, Britniespirs, Antonio Gala y Pérez Reverte, pero que cuando se trata de escritores que no se han convertido en fenómenos mediáticos por algo, pues… pschh…».

Además, es muy difícil contrarrestar el poder mediático de los que tienen un megadepartamento de comunicación al servicio de la promoción de los libros. ¿Qué hacer?

Lo que hacen ellos es irse al madrileño Café El Espejo, que es muy bonito, muy francés, antes de la hora oficial del desayuno. Y los periodistas interesados, que quizá se sentirían menos atraídos por una rueda de prensa, van cayendo: «llega Radio Nacional de España y entrevista al autor, mientras, vamos desayunando, luego vienen Efe, Europa Press y Fax Press y seguimos tomando cafés y hablando; a veces viene Onda Madrid, la SER, algún otro programa de RNE, Cambio 16, a veces, pocas, algún diario nacional… y cuando hemos desayunado todos, cojo al autor y me lo llevo a Radio Intereconomía. La idea es hacer algo informal, que todo el mundo se pueda ir incorporando cuando quiera; en plan de tú a tú.»

Es lo que toca.

Bukowski


La semana pasada, Divertinajes publicó un texto de Miquel Silvestre (Spanya, S.A., La dama ciega obra que, por cierto, se publicará en Alemania…) a propósito del autor estadounidense. Se titula Bukowski y el propósito de escribir y cuando nos lo envió, Silvestre hizo algún comentario sobre la vigencia o no vigencia de Bukowski, sobre lo mucho que ya se había dicho de él.

No sé el interés que la obra del alter ego de carne y hueso de Henry Hank Chinaski despierta en otros países, pero aquí al menos los editores piensan que hay público para él, y para cosas sobre él. Y lo digo no sólo por esa antología de homenajes (poemas, narraciones, relatos, crónicas, textos varios) llamada Hank Over (Caballo de Troya), en la que el propio Silvestre colaboró, sino también por la más reciente recuperación (Nórdica Libros) de Secuelas de una larguísima nota de rechazo, ilustrada por Thomas M. Müller, el primer relato de quien iba para cartero, escrito cuando tenía 24 años. En esta página encontrarán un vídeo de presentación.

Acuse de recibo


Ramata
Abasse Ndione
Traducción de Dolors Gallart
Roca editorial

Ramata, la bella esposa del todopoderoso Ministro de Justicia del Senegal, acude al hospital Le Dantec, en Dakar, donde, tras una serie de incidentes, acaba provocando la muerte del portero de la Maternidad, Ngor Ndonmg. La corrupción policial y política pronto se encarga de lavar la cara al asesinato, y el caso queda archivado. Para Ramata, el hecho también cae en el olvido hasta que un día el destino la enfrenta de nuevo al mismo y se encarga de juzgar su indiferencia y crueldad.

Con una pluma mordaz, Abasse Ndione ofrece una inusual novela policíaca en la que un rico elenco de personajes vadea las turbulentas aguas del Senegal actual. Y entre ellos Ramata, algo así como una Madame Bovary africana, protagonista de esta tan sorprendente como apasionante tragedia moderna.


Crudo. Breve historia de un pozo sin fondo
Sonia Shah
Traducción de Silvia Komet
Global Rhythm

Los vaivenes en el precio de un residuo orgánico acumulado sobre el fondo marino durante decenas de millones de años tienen al mundo con el corazón encogido, y por muy buenas (o tal vez muy malas) razones: al fin y al cabo, ese formidable sedimento de criaturas descompuestas se vende hoy en barriles y en cantidades superlativas para alimentar una insaciable maquinaria que no puede detenerse sin detener con ella la marcha de nuestro angustiado planeta. ¿Pero qué ocurre cuando falla una pieza en el diabólico engranaje? Y sobre todo, ¿qué ocurriría si se agotara el sustento de la fiera? Crudo es la historia del oro negro que destronó al rey carbón, se impuso en la Gran Guerra, impuso guerras pequeñas, llevó a Occidente desde la edad de los metales a la edad del plástico y acabó fragmentando el desconcierto de las naciones en tres grandes campos: los potentes, los impotentes y los sedientos de poder.

Sonia Shah, periodista independiente, es autora del libro The Body Hunters: Testing New Drugs on the World’s Poorest Patients. Sus artículos sobre ciencia y política aparecen con regularidad en la página web www.soniashah.com, así como en The Nation, Orion o Salon entre otras publicaciones.


El último patriarca
Najat El Hachmi
Traducción de Rosa Maria Prats
Planeta 

El último patriarca es la historia de una rebelión personal contra un orden establecido desde hace miles de años. También es una mirada lúcida sobre las víctimas y los verdugos. Mimoun y su hija nacen para cumplir el papel que el patriarca les ha asignado pero unos cambios en las circunstancias que los envuelven serán decisivos para propiciar el giro del orden de las cosas.

Ésta es una historia familiar, una historia donde las contradicciones internas de los personajes afloran para marcar unas relaciones hechas de desencuentros. Una historia definida por la ruptura que supone la separación.


El Simplón guiña un ojo al Fréjus
Elio Vittorini
Traducción de Carlos Manzano
Gadir

Gadir prosigue la tarea de recuperación de la obra de Elio Vittorini (Siracusa, 1908-Milán, 1966), de cuyo nacimiento se cumplen este 2008 cien años. Tras publicar la pasada primavera, por primera vez en español, su Diario en público, subtitulado significativamente Autobiografía de un militante de la cultura y considerado en Italia como parte de lo mejor de la obra de Vittorini, junto con Conversación en Sicilia (recuperada por Gadir en 2004 con muy buena acogida), nos ofrece ahora la que fuera, en palabras del mismo autor, su mejor obra: esta breve y deliciosa novela, El Simplón guiña el ojo al Frejús.




Archivo histórico