Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

¡Ese libro era mío!

Editores enREDados

Editaría islas

por Irene Antón, editora de Errata Naturae

Sin duda, para elegir sus libros, un editor independiente observa las mesas de novedades de las librerías de medio mundo, escucha atentamente a los libreros, lee todos los suplementos culturales con fruición, articula cábalas que se parecen lo más posible a un estudio de mercado y hace muchos cálculos. Cada libro es un gran esfuerzo y una gran inversión, así que hay que jugársela lo menos posible.

Pero un editor es también, antes que nada, un lector. Y los lectores son caprichosos. Eligen por azares que nada tienen que ver con la racionalidad de una búsqueda. A menudo ni siquiera se elige, simplemente se encuentra. Una sola palabra en el título puede hacernos presentir todo el placer de la lectura y llevarnos a comprar un libro sin pensárnoslo ni un instante. Pues bien, yo en estos momentos me dejo llevar por un singular capricho: las islas. Después de vivir casi un año en Martinica, me interesan no sólo como lugar, sino también como metáfora. El aislamiento, la soledad, la concentración de la vida en torno a unas pocas variables paradójicamente siempre constantes —que han hecho de ellas un laboratorio inmejorable, un invernadero natural para estudiar tanto la evolución de las especies como la de ciertas enfermedades hereditarias—, la valentía y la insolencia de ese pedazo de tierra que se ha alzado ignorando la furia del mar y del viento, la omnipresencia y la omnipotencia, precisamente, del mar. Y también esto: la sensación de que, en cualquier momento, pueden desaparecer, borrarse, literalmente, del mapa, llevándose todo aquello que únicamente era posible encontrar allí. Pero hay todavía un aspecto fascinante de las islas: su papel en la historia como lugar de encuentro y conflicto entre culturas. El invasor y los nativos, el lugar estratégico en la lucha, el comercio, justo e injusto, de esas materias primas únicas en el mundo, los piratas, los bucaneros y los filibusteros. 


De todo ello trata el libro Las islas del Pacífico, de Douglas L. Oliver, editado por Melusina. Hay muchas obras del catálogo de Melusina que me hubiese gustado editar, pero, siguiendo mis caprichos de lectora, hoy me inclino por este libro magnífico. Es un cuidado análisis de esas islas de evocadores nombres, de su flora, fauna y características antropológicas. Pero también una historia de esa gran zona del mundo plagada de archipiélagos; una historia que se compone de un resumen del antes del “descubrimiento” y una narración del proceso de colonización. Además, está contada de tal manera que se puede leer también como un documentado libro de aventuras, aunque no por ello deja el autor de lado los juicios críticos y una jugosa ironía. La isla —riqueza misteriosa de una única palabra— es aventura, osadía, y yo, con este libro, habría osado.

  

Algunas propuestas de Errata Naturae


Pasar el invierno
Olivier Adam
Premio Goncourt de Relato 2004

Nueve relatos, nueve historias ambientadas en otras tantas noches de invierno. Nueve personajes que viven un dolor, una pérdida, un fracaso. Una secretaria que debe pasar la noche del veinticuatro de diciembre trabajando, junto a las empleadas de la limpieza, en algún apartado edificio de oficinas del barrio parisino de La Defense; un profesor de secundaria, forzado por la dirección del instituto a tomarse un año sabático, que cree ver en la muerte del cineasta Maurice Pialat algo más que una noticia de última hora; la larga carrera nocturna de un taxista desde un hotel con aires de prostíbulo hasta uno de los puentes del Sena, donde su cliente, una mujer extranjera, quiere esparcir unas cenizas…

Entre sexo, alcohol, vértigos y tedio, Adam relata con precisión y lucidez las existencias desesperadas y a un tiempo extrañamente bellas que tienen lugar en las circunstancias más ordinarias de nuestros entornos urbanos. Con descripciones rápidas y elípticas, fiel al minimalismo revelador de autores como Raymond Carver o Richard Ford, Adam nos trae la oscuridad y el frío de un paisaje humano aparentemente desolado, pero donde también se aloja la posibilidad siempre presente del deshielo: signo definitivo del cambio de estación, de que se habrá conseguido pasar el invierno.


La evidencia del filme
El cine de Abbas Kiarostami
Jean-Luc Nancy
Estudios introductorios de Victor Erice y Alberto Elena

¿Hacia dónde se dirige el cine de nuestro tiempo? ¿Es posible mantener la división tradicional entre cine de ficción y cine documental? ¿Son los llamados “falsos documentales” o “documentales de creación” una mera moda o confirman un cambio de paradigma en el estatuto general de la imagen fílmica? El cine está sufriendo una transformación que parece anunciar una nueva etapa en la aún breve historia del llamado séptimo arte, y las películas de Abbas Kiarostami son, sin ninguna duda, una referencia imprescindible para entender el origen y el desarrollo de estos cambios.

El filósofo Jean-Luc Nancy desarrolla en este ensayo sus reflexiones sobre el cine de Abbas Kiarostami y, más ampliamente, sobre el presente del medio cinematográfico. Nancy considera que la obra reciente del cineasta iraní supone la cristalización de un movimiento profundo que caracteriza al cine de nuestro tiempo y que rebasa las nociones de ficción, documento o re-presentación. Este cine sería entonces una apertura directa sobre lo que Nancy define como el mundo: un espacio contingente, carente de cualquier sentido prefijado, que apela necesariamente a nuestra propia responsabilidad como constructores de todo relato.


La herencia del olvido. Ensayos en torno a la razón compasiva
Reyes Mate

La filosofía es la manera que Occidente ha tenido de situarse en el mundo, de pensarlo y aprehenderlo, cultivando a través de ella una clara y peligrosa tendencia al logocentrismo y al eurocentrismo. La tradición del pensamiento europeo se ha autoerigido así a lo largo de la historia como único modelo a seguir, exigiendo e imponiendo la occidentalización de la realidad en su conjunto.

Desde estas premisas, el período de la Ilustración, entendido como apoteosis histórica de la Razón, pudo ser definido según la fórmula kantiana como la verdadera llegada de la humanidad a su madurez. Sin embargo, este modelo de carácter universalista da lugar a amplios espacios de marginalidad, exclusión o invisibilidad: discursos tradicionalmente desatendidos en los cuales es posible leer igualmente un relato vertebrador de nuestro presente y nuestra cultura.

A lo largo del presente ensayo Reyes Mate hace del pensamiento judío y de la cultura hispanófona —fenómenos sistemáticamente relegados por la gran cultura europea— un modelo de reflexión y experiencia sobre este complejo sistema de marginación impuesto por Occidente. A través de este conjunto lúcido y comprometido de textos se deja entrever un espacio ejemplar de enunciación para la voz de todos aquellos vencidos por la Historia.


El gesto más radical
La Internacional Situacionista en una época postmoderna
Sadie Plant

La Internacional Situacionista, fundada en 1957 y autodisuelta en 1971, fue uno de los movimientos fundamentales de la historia política y artística de la segunda mitad del siglo XX. Durante la década de los años sesenta constituyó el germen teórico y práctico fundamental de los hechos de Mayo del 68, influyendo igualmente en las principales corrientes contraculturales surgidas en los años posteriores —desde el punk y el apropiacionismo hasta las nuevas formas de activismo y guerrilla cultural—. Paralelamente, en el ámbito especulativo, la crítica radical del sistema político, económico y cultural propuesta por los principales miembros de la Internacional, y en particular por Guy Debord, ha supuesto una referencia ineludible para los principales autores vinculados al pensamiento postestructuralista.

A través de un estudio tan amplio como riguroso, Sadie Plant revisa y reconstruye el origen, la historia y la influencia de este grupo, desde su inspiración en las corrientes dadaístas hasta su proyección indiscutible en la teoría y la estética postmodernas. Al mismo tiempo, la autora nos ofrece  una lectura general, a un tiempo crítica e ilustrativa, de la relación crucial entre el arte de vanguardia y los diversos proyectos revolucionarios que han marcado la historia del mundo contemporáneo.

El gesto más radical  conforma así una exposición documentada y lúcida de las claves de la teoría  situacionista: la noción de arte y su (incierto) destino histórico; el problema de la revolución o de su imposibilidad; la importancia de la vida cotidiana como elemento estratégico central en la actuación política del hombre; o la noción misma de espectáculo, entendida como núcleo de la crítica radical de la sociedad de consumo elaborada por el situacionismo. Finalmente, a través de estos conceptos y de su repercusión en el panorama filosófico y político de nuestro  tiempo, Sadie Plant nos introduce igualmente en una discusión sobre el porvenir actual de toda propuesta crítica y verdaderamente transformadora, en la cual el análisis del pensamiento político de autores como Baudrillard, Deleuze, Guattari o Lyotard queda críticamente confrontado con las propuestas situacionistas y sus remanentes.

MAS INFORMACIÓN SOBRE ERRATA NATURAE EN http://erratanaturae.com/




Archivo histórico


Comentarios

Los comentarios son propiedad de quien los envio. Esta página no se responsabiliza de ellos.

En estos momentos pueden escribir comentarios:Usuarios registrados

Opciones de visualización de comentarios




Total. Páginas Comentarios

1