Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Tópicos típicos

¿Se han enterado de que el dueño de Idealista.com ha creado una editorial? ¿No? Eso es porque no me leyeron (perdón por la inmodestia) este sábado en Público. Pueden remediarlo pinchando aquí.

¿Eco...logista?

Madrid, septiembre de 2008. Acudo a una céntrica librería. Detrás del mostrador, los que allí trabajan desembalan los libros que un distribuidor les acaba de entregar. Desembalan y bufan: acaban de abrir un pedido en el que cada libro (de tamaño normal) venía en una caja en la que bien podrían haber entrado 4 ejemplares, más una caja para los catálogos, más otra para… ¡un folio!, también llamado albarán.

Desde luego, no se puede decir que el distribuidor en cuestión sea un forofo de la causa ecológica. A lo peor es que también se dedica a fabricar contenedores de reciclaje y piensa que lo que pueda perder en un negocio, lo ganará con el otro.

Tópicos

Entre la avalancha de novedades de esta agitada rentrée, hay dos libros, ambos anunciados por Páginas de Espuma, que llaman poderosamente mi atención, y no por razones estrictamente literarias.


Empiezo con Recuerdos  de Londres y París, de Edmondo de Amicis, autor al que los de mi edad (adivinen…) no podemos evitar llamar Edmundo, del mismo modo que Verne será para mí siempre Julio y Tolstoi, León. Es el segundo libro de viajes que la editorial de Juan Casamayor publica del sobre todo conocido como autor de Corazón, el primero fue Constantinopla. Me interesaba saber cómo se «vende» a un autor al que tantos tenemos por paradigma de la literatura moralizante, y se lo pregunté a Javier Jiménez, responsable de no ficción de Páginas.

«Amicis, más allá del olvido y del tópico, es uno de los maestros de la literatura de viajes. Paul Bowles, otro maestro del género, distinguía entre el turista y el viajero. Amicis es, sin lugar a dudas, la antípoda del primero y la encarnación del segundo. En sus Recuerdos de Londres (1874) y Recuerdos de París (1878), ignorados por la crítica y desconocidos hasta ahora por el público hispanohablante* logra transmitir la pasión por el viaje y el deseo de aventura, en un estilo mezcla inigualable entre el ensayo, el artículo periodístico, la crónica de viajes y la novela. Nuestro interés no es tanto por lo inédito -no es nuestra guerra-, ni tampoco por el centenario -que ha pasado sin pena ni gloria en los medios- sino por el género en sí (ensayo, viajes, crónicas) y por el autor (del que ya hemos publicado, el año pasado, su libro Constantinopla)

»En su visita a Londres, Amicis se abandona a los placeres del observador, optimista y fascinado por las dimensiones de la metrópoli del Imperio británico. Constata que las ciudades son libros que se leen con los pies; así, a sus ojos, Londres conserva los rincones y en ella aún se reconocen los personajes de las novelas de Dickens; pero al italiano, ajeno al oscuro spleen baudeleriano, le atraen, en un anticipo de la mejor crónica benjaminiana, los docks del Támesis, donde atracan los grandes barcos de vapor. En Recuerdos de París, Amicis describe la esencia de la vida cultural y artística parisina de la III República francesa. La actividad de la ciudad viene vertebrada por la celebración de la Exposición Universal de París de 1878, que capta la atención de todo el mundo. Aún entusiasta del arte y la tecnología expuestos en el Trocadero, Amicis hará su particular y propio peregrinaje literario, al entrevistarse con dos de los iconos más significativos de la literatura francesa del siglo XIX: Victor Hugo, representante indiscutible del romanticismo, y Émile Zola, el líder más carismático del naturalismo. A ambos les dedica páginas apasionadas, llenas de admiración, con un fino estudio de sus caracteres y de su obra.

»Amicis es un autor paradójicamente desconocido por el público; a todo el mundo le suena Corazón: a unos, porque rondan los sesenta y los setenta años y les "obligaron" a leer el libro, un best seller en su época; a otros, porque nos criamos con Marco, a otros porque vieron la película... Pero Amicis es un escritor ampliamente desconocido, sobre todo en su faceta de escritor de literatura de viajes. Gracias a Pamuk descubrimos su libro sobre Constantinopla, un libro que ya han leído en nuestra edición bastante gente, que además se lo lleva en la maleta cuando viajan a Turquía y visitan Estambul. La experiencia de las dos últimas ferias del libro de Madrid nos han confirmado que hay interés por el autor, precisamente porque se desconocía esta faceta, y porque el género interesa. Además, los lectores se quejan de que se echa en falta escritores que escriban bien, y De Amicis, ya un clásico, no decepciona.»

El asterisco es del propio Jiménez: «Sí, hay una traducción parcial al español del viaje a París, de finales del siglo XIX, que he consultado y manejado. Por desgracia, algunos traductores españoles del pasado han sido más traidores que traductores, y en este caso, mencionarla es casi un insulto. Nuestra edición es una excelente traducción, directa del italiano, completamente nueva, de Mª del Mar Velasco».


Mi segunda curiosidad son unas anunciadas Cartas, de Cyrano de Bergerac, edición completa de su correspondencia que aparecerá en la segunda semana de noviembre… y meses después de que Rey Lear publicase sus Cartas de amor.

»El proyecto de editar su epistolario completo lleva en marcha en la editorial desde marzo de 2007. Mauro Armiño aceptó el reto desde un principio con entusiasmo. De hecho presentamos el proyecto a las ayudas del Ministerio de 2007. Nuestra edición estaba prevista para noviembre de 2007, pero se nos cruzó con Mauro el inminente proyecto de lanzar la traducción de las Memorias de Philippe Sollers (que salen a la venta la semana que viene), y el Cyrano se retrasó, con la fortuna para Rey Lear.

»Pero nuestra edición es muy distinta: pretende ser la edición completa y crítica del epistolario de Bergerac. Las cartas de Cyrano son de formas y naturaleza dispares: diversas, satíricas y amorosas. Dirigidas a personas reales, como Scarron, Assoucy, con el nombre de "Soucidas", François de Gerzan, o ficticias, revelan más la reflexión que el ejercicio de estilo. Las Cartas de Cyrano de Bergerac constituyen la parte más discutida de su obra: Cyrano pagó su tributo a la moda que reinaba alrededor de 1650 y que cesaría de gustar en vísperas de su muerte, en el momento en que publicó sus Obras diversas.

»El propio Cyrano Bergerac, en sus Obras diversas, publicadas en 1654, divide su Epistolario en Cartas diversas, satíricas y amorosas. Las Cartas diversas, la mayor parte descriptivas, están frecuentemente salpicadas de puyazos contra en las que Cyrano se complace. Recordemos que estos puyazos y juegos de palabras con doble sentido arremeten contra la moralidad de la época. Las Cartas amorosas son las cartas más frágiles, meros ejercicios de retórica, que no tienen ningún contacto con la realidad, pero que destilan la mejor prosa del autor, todo un ejercicio de maestría literaria, del que dará cuenta Rostand cuando escriba su famosa obra de teatro sobre este personaje. Las Cartas satíricas responden mejor a su temperamento y muestran toda su sensibilidad y habilidad con el tema. Su prosa es corrosiva.

»La edición de Rey Lear es muy respetable, pero nuestra edición pretende trascender el reclamo fácil y aportar una edición cuidada, crítica y completa del epistolario, no sólo de las cartas amorosas que, como ves, son las menos interesantes. Conocemos actualmente 60 cartas. La mayor parte aparecidas en vida de Cyrano y probablemente publicadas por él mismo, con diferencias notables con respecto a las versiones manuscritas. Ninguna está fechada, pero por su contenido se pueden situar en el tiempo. Se puede pensar razonablemente que fueron escritas a lo largo de la vida de Cyrano, la mayoría de ellas 1639 y 1653. Muchas de ellas han alimentado las gazettes de su tiempo.

»Expresión de una época, estas cartas son más o menos largas, algunas ocupan más de dos páginas, otras apenas una. Casi todas terminan hábilmente con una frase en la que las últimas palabras son "vuestro servidor". Las abreviaturas D.B. o D.C.D.B. corresponden a De Bergerac o a De Cyrano de Bergerac. Sin entrar en más detalles, se relacionan aquí con el título original con el que fueron publicadas. 47 de ellas aparecieron, en vida de Cyrano, en la compilación "Obras diversas de M. De Cyrano de Bergerac", de 1654.

»La edición se completa con una introducción de Mauro Armiño, que aporta además, como inédito en español, un retrato de Cyrano por un contemporáneo suyo.»

Ni que decir tiene que agradezco infinitamente a Javier sus detalladas explicaciones.

Nórdica

Contra la crisis, imaginación. Diego Moreno, responsable de Nórdica, saca en un par de semanas un volumen que une pasado y presente: una nueva traducción, responsabilidad de Ana María Patrón, de El sobrino de Rameau de Diderot, acompañada y bien escoltada de Perro muerto en tintorería, obra con la que Angélica Liddell obtuvo el Premio Valle-Inclán de Teatro 2008 y que es una versión moderna del texto clásico. La portada, milagros de la imprenta (los duendes no son sólo gentecilla aviesa), une a los dos autores…


Por otro lado, en octubre editará ilustrado un texto de Bukowski que, salvo error u omisión por mi parte, no se había publicado nunca en castellano: Secuelas de una larguísima nota de rechazo, el primer texto del autor al que tantos vuelven una y otra vez. Para abrir boca, una de las ilustraciones hechas para la feliz ocasión…


Nórdicos

El interés de los lectores españoles por los literatos nórdicos, del que dio fe (y al que pretendió dar un empujoncito) el encuentro celebrado en Madrid antes del verano entre los escritores, sus traductores, sus editores y su público, no decae. ¿La prueba? No sólo la próxima celebración de una segunda parte de esas jornadas, sino también la aparición de obras que vienen del frío, y a pares. Un ejemplo: Lengua de Trapo va a publicar a dos de las mejores escritoras danesas de la actualidad: Christina Hesselholdt e Ida Jessen.

De la primera, Tú, mi tú, de la que nos dicen que es una potente novela erótica en la que la autora describe el cenit sentimental, irrepetible, inaprensible, de una pareja en estado puro. Y lo hace entrando de lleno en la espiral contradictoria e inevitable que funde amor y violencia, posesión y destrucción, deseo y urgencia.


De la segunda, Lisa y Birgitte, un thriller psicológico que, nos cuentan, alcanza altas cotas de suspense a base de alusiones y omisiones y se distingue por sus brillantes descripciones de un paisaje aletargado y unos personajes afanosos. Pero permite también una lectura alegórica que plantea una duda existencial: ¿cómo mantener viva la llama de la vida después de perder a un ser querido?

Ambas autoras vendrán a Madrid en noviembre, los días 5 y 6, respectivamente. Seguidores, no se abstengan.

El momento adecuado

Del mismo modo que más vale caer en gracia que ser gracioso, más vale ser oportuno que oportunista. Libros del Lince publica El espejismo nuclear. Por qué la energía nuclear no es la solución, sino parte del problema, de Marcel Coderch y Núria Almiron. Hay que decir que los últimos incidentes nucleares le han hecho al editor, Enrique Murillo, la mitad de la promoción, pero también que en este tiempo en el que el debate sobre la energía nuclear vuelve a reabrirse, y cuando incluso algunos ecologistas cambian de lema y se apuntan al «Nucleares sí, gracias», una aportación como ésta ha de ser bienvenida, incluso por quienes no comparten las tesis que aquí se defienden.

Por otro lado, y dentro de este compromiso con el compromiso, Murillo publicará en las próximas semanas un ensayo sobre la historia y la muerte de la democracia firmado por Guy Hermet: El invierno de la democracia, que viene a sumarse a las reflexiones recientes (como El malestar de la democracia, de Víctor Pérez-Díaz, en Crítica) sobre esta democracia de escaparate y espumillón en la que nos hemos instalado. El profesor Hermet viajará a España a mediados de octubre para dar sendas conferencias en Madrid y Barcelona.

Acuse de recibo


Postales de invierno
Ann Beattie
Prólogo de Rodrigo Fresán
Traducción de Marta Alcaraz Burgueño
Libros del Asteroide

Ann Beattie irrumpió con fuerza en el panorama literario norteamericano en 1976 con dos libros de amplia repercusión, la novela Postales de invierno y el libro de relatos Distortions.

Postales de invierno cuenta la historia de Charles, un joven perdidamente enamorado de Laura, una mujer casada; de su amigo Sam, eterno parado; de Pamela, su ex novia lesbiana; de Clara, su hipocondríaca y depresiva madre; de Tod, su padrastro, un hombre triste y resignado; y de Susan, su hermana, universitaria dispuesta a casarse por comodidad y por aburrimiento. Beattie utiliza la música pop, el cine, la televisión y otros elementos de la cultura popular para tratar con ironía temas tan universales como el amor no correspondido, la insatisfacción laboral o las relaciones familiares y logra una divertida aunque agridulce mirada a una generación que todavía no ha encontrado su sitio. Algunas de las canciones más famosas de la música pop le sirven a Beattie para imprimir mayor fuerza a la novela, una de las primeras en incluir dentro de su imaginario la música popular; algunas de estas canciones se pueden escuchar en: www.myspace.com/postalesdeinvierno.

La obra de Ann Beattie se ha comparado a menudo con la de John Cheever, J. D.  Salinger y John Updike, y cuenta con la admiración de escritores como el propio Updike, Jonathan Franzen y T. C. Boyle.


A los cuatro vientos
Dave Boling
Traducción de Damián Alou
Suma

A los cuatro vientos es el título español elegido para una novela cuyo título seguramente no necesitaba presentación: Guernica. ¿Por qué la editorial española decidió cambiarlo? Será cuestión de averiguarlo. Por lo demás...

Lunes 26 de abril de 1937. Las bombas se oyen silbar en el despejado cielo de Guernica… Los edificios, los paseos, el mercado… lugares que serán reconstruidos, aunque las personas muertas no podrán ser nunca reemplazadas. Y es que hay momentos de la historia que determinan el destino de todo un pueblo.

A los cuatro vientos está en pie el caserío Errotaberri, en las alturas del monte Oiz, conservado generación tras generación por los Ansotegui, una familia vasca que nos descubrirá el amor indestructible, la amistad enternecedora y la importancia de las tradiciones, pilares de su hogar y de su vida. Los tres hermanos de esta novela conseguirán apropiarse de la ternura y del cariño de los lectores. La familia Ansotegui se erige como baluarte de todas las familias vascas y, en consecuencia, de todas las familias del mundo.


Estallidos y bombardeos
Wyndham Lewis
Traducción del inglés de Yolanda Morató
Introducción de Juan Bonilla
Impedimenta

Con Estallidos y bombardeos Impedimenta inaugura su Biblioteca Wyndham Lewis, que se irá completando próximamente con la edición de títulos como Los monos de Dios y Tarr.

«En la obra de Wyndham Lewis reconocemos el pensamiento del moderno y la energía del cavernícola.» T. S. Eliot

«Lewis es un artista que sin duda trascenderá a su época.»  James Joyce


Los papeles de agua
Antonio Gala
Planeta 
 
Asunción Moreno no fue nunca una mujer sencilla de entender. Y menos aún cuando se convirtió en Deyanira Alarcón, una escritora que triunfó con sus novelas. Hasta que una de ellas no gustó, y Deyanira decidió irse a Venecia a poner un punto y aparte en su vida. Éstos son sus cuadernos, los papeles que escribió allí para entenderse a medida que pasaban los días y con ellos la desidia. Este diario refleja a una mujer que trata de sobrevivir escribiendo, después de haber renunciado a ese «tipo de literatura que sólo sirve como literatura». Una mujer que pudo olvidarse de sí misma cuando al fin descubrió la vida que nunca había vivido.

Con Los papeles de agua, Antonio Gala regresa a las grandes historias de amor.

 




Archivo histórico