Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Diccionario maleta

El Raedor

Con la A (I)


Alcaldicia.- (De Alcaldía y Calvicie). f. Oficio o cargo de alcalde alopécico, esto es, de presidente del ayuntamiento de cada pueblo o término municipal, encargado de ejecutar sus acuerdos, dictar bandos para el buen orden, salubridad y limpieza de la población y cuidar de todo lo relativo a la policía urbana que ha perdido el pelo de la cabeza (el edil, no la policía). El término fue felizmente utilizado por Pablo Carbonell, personaje de generosa tonsura, refiriéndose a Odón Elorza, alcalde (calvo) de San Sebastián (CQC, RIP, léase, Caiga Quien Caiga, descanse en paz, del 19 de septiembre de 1999).

Almario.- (De Alma y Armario). f. Como su propio nombre indica, un principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida hasta alcanzar el tamaño de uno de esos muebles con puertas y anaqueles o perchas para guardar ropa y otras cosas.

“Pero Bustrófedon no es un armario, ni su alma. Un almario, ¿se hará también pedazos fuera del límite de Roche?”. (Cabrera Infante, Guillermo. Tres tristes tigres. Seix Barral, 1999).

Anfihistrión.- (De Anfitrión e Histrión). m. Fig. y fam. Persona que recibe a sus invitados con afectación o exageración propia de un actor teatral. El término fue acuñado por Sergi Pamies a propósito del programa El Anfitrión que Boris Izaguirre, afectado por naturaleza, presentó, con poco éxito, en Tele5 en el año 2000.

Apostrovar.- (De Apostrofar y Trovar). intr. Dirigir insultos y denuestos en forma rimada y tergiversando, dando una interpretación forzada a palabras y hechos.

Arministración.- (De Arma y Administración). f. 1. Dictadura militar. 2. Equipo de gobierno que actúa al amparo de un instrumento, medio o máquina destinado a hacer daño físico a sus oponentes.

Articuentos.- Género definido por Juan José Millás en el que se funden periodismo y literatura.

Atontagua.- (De Aconcagua y Tonto). adj. Mentecato cuya falta de entendimiento o razón crece continuamente por acumulación y alcanza el tamaño de un monte enooorme, descomunal, desproporcionado.




Archivo histórico