Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Cine alimenticio


Funny games, versión US, es una apuesta a la vez típica y atípica, tan innecesaria en su conjunto —ya que queda bastante por debajo del filme original de 1997— como interesante en algunos aspectos.

El austriaco Michael Haneke, otrora constructor de espacios fílmicos  siniestros, claustrofóbicos, y creador de personajes turbadores, ha optado por fotocopiarse a sí mismo con uno de sus filmes más incómodos y populares, protagonizado en esta ocasión por estrellas conocidas del Hollywood reciente como Tim Roth, Michael Pitt, Naomi Wats o el emergente Brady Corbet (Misterious skin). El gran problema del filme es que la visión inquietante de la sociedad y la familia que podíamos atisbar en el trabajo original queda diluida en una apuesta que no aporta nada nuevo sobre las claves mas interesantes del filme original —la incomunicación, la violencia, la soledad, el miedo— y en cambio atenúa sus aspectos más turbadores en el uso de los tiempos muertos, el fuera de campo, la música clásica y moderna y la elección de los protagonistas. Funny games era un filme cruel, macabro y desolador y una visión despiadada de la condición humana; Funny games US es una historia de buenos y malos en la que sólo se salva el duelo intepretrativo entre la siempre espléndida Naomi Wats y los dos jóvenes actores-torturadores, que dan  lo mejor de sí mismos haciendo sombra un Tim Roth algo apagado e incómodo en su papel de padre de familia.


Funny games US es una apuesta moralizante e insulsa allí donde Funny Games austriaca era, en algunos momentos, una apuesta perturbadora, aunque ambas comparten un juego cruel  y despiadado, irónico y terrorífico contado de una forma original en el uso de los tiempos muertos y en la ruptura de las convenciones del género del suspense. El filme parece una apuesta más bien alimenticia y algo gratuita viniendo de un realizador tan riguroso y personal en su trayecto fílmico, especialmente en trabajos tan  logrados como El video de Benny, Código desconocido o La pianista, tres visiones angustiosas de la sociedad europea contemporánea, desde lo asfixiante a lo coral y desde la metáfora a la paradoja, aunque con las constantes narrativas siempre desconcertantes de un realizador tentado por incomodar al espectador. En esta ocasión Haneke, realizador «de culto», decepciona a sus seguidores, da argumentos a sus detractores  y tal vez se gane algún adepto entre los amantes del cine de terror independiente à la mode.

FUNNY GAMES US

Director: Michael Haneke

Intérpretes: Naomi Wats, Tim Roth, Michel Pitt, Brady Corbet, Devon Gearhart.




Archivo histórico