Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Presente y pasado

Me gustó mucho el prólogo, uno de esos en los que se quiere hacer ver que el autor del resto del libro es otro diferente: es ingenioso y promete que las siguientes 300 páginas van a merecer la pena. Y me gustó el arranque.

Me había puesto a leer una novela contemporánea sobre un personaje contemporáneo, en concreto sobre un niño de orígenes caribeños que vive en Estados Unidos. Pero al cabo de algunas páginas, hay un cambio de narrador y de enfoque de la historia: se salta a la república Dominicana del dictadorzuelo Trujillo; luego se vuelve al presente, pero con otro narrador diferente. Y así, a lo largo de la novela, se van mezclando los puntos de vista y los tiempos y los protagonistas, pero todo tiene una meta común, que es contar la vida de Óscar


Había oído hablar de Junot Díaz (Santo Domingo, 1968) hace ya unos años, cuando se publicó en español su primer libro, que era de relatos, Los Boys (Mondadori). Se destacó, entonces, la procedencia dominicana de este escritor nacionalizado estadounidense y el hecho de que su lengua para escribir fuera el inglés. Desde aquellos tiempos, Junot Díaz es uno de esos autores que han aparecido en antologías y en reportajes sobre la nueva literatura hispana o sobre el spanglish. Y hace un año publicó, al fin, su primera novela y le dieron el premio Pulitzer. El libro se llama La maravillosa vida breve de Óscar Wao (Mondadori) y está estupendamente traducido por Achy Obejas.

Destaco la traducción porque Díaz escribe en un inglés plagado de palabras y expresiones procedentes del mundo de los hispanos que viven en EE.UU., a veces spanglish, a veces directamente español, y ese juego, esa mezcla, esos malabarismos gramaticales involuntarios –involuntarios por parte de los personajes, no del autor, claro– están presentes en la versión en español de la novela. Quizá no sean idénticos a los que aparecen en el texto original, pero el efecto es el mismo, la sensación de estar escuchando, por ejemplo, a un dominicano que se expresa en inglés con sus palabras latinas se ha conseguido.


Me acordé ­–no puede ser de otro modo– de La fiesta del chivo, de Vargas Llosa, pues Junot Díaz cuenta, cuando viaja en el tiempo y en el espacio a Santo Domingo, una historia similar a la de la novela del peruano, sobre la desmedida y despótica devoción por las mujeres, especialmente jóvenes o muy, muy jóvenes, del reyezuelo de opereta que fue Trujillo. (De opereta y ridículo, pero nefasto y criminal, como todos los dictadores del ámbito hispánico)

Me gustó, a medida que avanzaba, ir dándome cuenta de que Díaz no podía escapar a una de las características de la narrativa latinoamericana, la de tener la capacidad de buscar y de encontrar en el pasado las razones, las explicaciones de lo que pasa en el presente. Óscar Wao es un chaval raro, un freak –gordo, aficionado a esos mundos mágicos señor-de-los-anillos y similares, y un fracasado absoluto en lo que a las mujeres, al amor y al sexo se refiere–. Uno de tantísimos tipos que podemos encontrar a nuestro alrededor, un producto, creemos, de los tiempos modernos.

Me encantó entrar en una historia en la que el destino de este Óscar y la raíz de sus males están íntimamente ligados a su origen, dominicano, y a la historia de su país; es más a la historia de su continente, sobre el cual cayó –esto está en el mencionado prólogo– una maldición cuando los españoles llegaron por allí y se empeñaron en colonizar todo aquello.

He leído un par de novelas genuinamente americanas durante estas semanas de verano, también contemporáneas, también sobre personajes tirando a raros con problemas en sus relaciones con los demás y con ellos mismos. Son libros que están bien (daré cuenta de ellos en este rincón en próximas semanas). La principal diferencia del de Junot Díaz con ellos es que las explicaciones de esos otros personajes, de sus obsesiones o de sus males o de sus bienes, parecen estar en ellos mismos, como mucho en el entorno cercano o evidente, pero no en su genealogía, en el pasado colectivo.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico