Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

¡Hola holita!


No, no es que el espíritu de Flanders (marido y viudo —por este orden— de Maud, vecino de Homer, padre de Bart) se haya apoderado de este Círculo al que vuelve la luz.

Es que no tenía un título mejor a mano porque, ustedes me entenderán, la temporada recién se inicia, una ya no tiene el repris de antaño y hay que conformarse con lo que sea que le quede hogaño.

En fin, que me alegro de encontrarles ahí…

Novedades

De entrada, las nuestras, las de Divertinajes.com.

Inauguramos una sección titulada ¡Ese libro era mío! en la que, con periodicidad quincenal (es al menos nuestro propósito), publicaremos los «desgarradores» testimonios de editores que por fas o por nefas perdieron la oportunidad de publicar el libro con el que soñaban, empeño en el que otros, más rápidos o más hábiles, se les adelantaron.

Nuestra primera invitada es Carola Moreno, editora de Barataria, quien se atreve a confesar en público lo mucho que le hubiera gustado ofrecer con su sello un libro firmado por Manuel Chaves Nogales, obra que, finalmente, publicó Libros del Asteroide.


Por cierto, que no para resarcirse, sino porque confía en ella, Carola saca en estos días un libro del que habla maravillas: Los pequeños maestros, de Luigi Meneghello. «Lo tiene todo —asegura—: profundidad y reflexión; humor hilarante; ternura y erotismo; ecología de la buena; es la verdad y es una narración; entretiene y enseña…»). 

Pero volvamos a nuestra sección. Primero, para agradecer a quienes van a desfilar por ella, editores todos ellos comprometidos con su labor, su entusiasmo al aceptar convertirse en «firmas invitadas» de esta página web. Después, para explicar que es el deseo de quienes hacemos Divertinajes que esta colaboración sirva para conocer un poco mejor la tarea y el talante de los editores de cuyos sueños y corazonadas dependen nuestros sueños y enamoramientos. Y, por fin, para recomendar a todos los lectores Divertinos que no se la pierdan: mucho de lo que tiene de bueno el oficio de editor estará ahí, a veces de manera explícita, otras agazapado entre líneas…

La rentrée

Tranquilos, no voy a incomodarles desgranando los interminables catálogos de novedades con los que nos abruman las editoriales, tan hiperproductivas en este último tramo de 2008 como siempre. Pero sí quería detenerme en tres libros anunciados, que adivino prescindibles, aunque nos sirven al menos para reflexionar sobre si cualquiera puede poner negro sobre blanco lo que cree saber o lo que imagina…

(Abro paréntesis. Me parece que leo la reacción de alguno: «¿Cómo puede preguntar eso alguien que se gana la vida haciendo precisamente eso?». Tocada… pero no hundida. Cierro paréntesis.)

El primero

Aprender a escuchar, de Aquilino Polaino-Lorente, editorial Planeta. Frase promocional: «Escuchar bien para vivir mejor».
 
¿Aquilino Polaino-Lorente? ¿El mismo Aquilino Polaino-Lorente catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense, que el mes de junio de 2005 compareció en el Senado para afirmar que la homosexualidad «se suscita» en los hijos adoptados por gays o lesbianas? ¿Y que luego habló del perfil psicopatológico de los homosexuales, que, según aseveró, han sido educados por padres «hostiles, alcohólicos, distantes» y por madres «sobreprotectoras», sobre todo, con los hijos varones? ¿De verdad alguien quiere escuchar lo que este señor ha tenido a bien (en fin) escribir? Y, sobre todo, ¿escucha él a alguien antes de decir lo que escribe?


El segundo

Gitana, ¿tú me quieres?, de Mila Ximénez, editorial TH Novela. Extracto del texto promocional: «Una desgarradora novela llena de sentimientos y tragedias (…) Su autora, Mila Ximénez, se nos revela en este libro como una valiente escritora que ha sabido plasmar con nervio y sensibilidad la hoguera en la que arden los personajes que la rodean en la vida real.»

¿Mila Ximénez? ¿La misma Mila Ximénez que se gana la vida soltando veneno en los platós? ¿Y atizando la hoguera en la que arden los personajes que la rodean en la vida real, cuya suerte como personas se la trae al pairo? ¿Esa viperina vociferante e incendiaria? Vade retro, Milagros.

El tercero

La amenaza del converso, de Gustavo de Arístegui, editorial El Andén. Frase promocional: «Primera obra de ficción de Gustavo de Arístegui. Este político y diplomático español, especialista en Oriente Medio, también es autor de los ensayos El islamismo contra el Islam y La Yihad en España».

A pesar de los pesares, estoy dispuesta a creer que el señor De Arístegui merece una oportunidad (no como los dos anteriores), pero no dejo de preguntarme qué le habrá impulsado a abandonar la arena política para lanzarse a la arena literaria (¿el chasco que se llevó tras oponerse a Rajoy… que no es por no oponerse, pero oponerse pa ná es tontería?). Y sobre todo, no puedo evitar plantearme la cuestión que les traslado, lectores en general, editores en particular: ¿de verdad creen que todos los que se creen novelistas tienen que editar sus «novelas»?

Despacho Grande

El Magazine de ayer, domingo, mostraba los despachos extraordinarios de alguna gente poco corriente. Uno de ellos, el de Ofelia Grande, máxima responsable de Siruela.

Hace algunos meses, mantuve con Ofelia un intercambio e-pistolar (vía e-mail, quiero decir) en el que hablamos de la labor de las editoriales pequeñas y medianas que, lo saben si me leen, es para mí una obsesión. Y no porque crea que las editoriales grandes no publican literatura de la buena. Todos sabemos que en la viña del Señor hay de todo, por usar las palabras de Grande: «editoriales grandes que editan espléndidamente y pequeñas que lo hacen muy mal y viceversa».

Al frente de una editorial que atesora un catálogo de unos 1.000 títulos y publica unas 90 novedades al año, Ofelia considera que el trabajo que desarrolla una editorial pequeña-mediana e independiente no se diferencia tanto del que se hace en un gran grupo: «Es el mismo, aunque evidentemente se diferencia en los medios con los que llevar a cabo la parte que viene después de la producción del libro: marketing, comercialización, publicidad, promoción… —me dijo, y también me corrigió—: Tampoco uniría conceptos como “pequeña-mediana” con “independiente”, no necesariamente van juntos y el estar en uno o en ambos grupos cambia muchos de los conceptos empresariales aplicados a la editorial.»

Este otoño, Siruela vuelve a la carga con obras de, entre otros, Cornelia Funke, Jordi Sierra i Fabra, Henning Mankell, Tonke Dragt y Andrés Barba. Los libros o sus últimas pruebas debían estar en esa mesa de despacho bien cargada que Ofelia Grande mostró a los compañeros de El Magazine. Una mesa que acogerá quién sabe cuántas otras historias más…

Literatura, sí, gracias


Para los amantes de los descubrimientos, aquí va la posibilidad de uno: Bartleby publicará en breve Los hermanos, novela de la alemana Brigitte Reimann, una de las escritoras más contestatarias y veneradas en la desaparecida República Democrática (en fin…) Alemana hasta su prematura muerte, en el año 1974, cuando aún no había cumplido los 40. Nadie hasta ahora había traducido su obra al castellano, ni publicado nada de ella en nuestro país.

No fue Reimann una autora complaciente, ni en su obra ni en su vida: de hecho, fue una de las pocas intelectuales de la Alemania del Este que se negó a secundar con su firma un vergonzante manifiesto que apoyaba la invasión de Checoslovaquia, negativa que se tradujo en un aluvión de problemas.
 
Los hermanos fue publicada en 1963, cuando el muro de Berlín era una realidad reciente, y repasa los años más tormentosos de la Europa de mediados del siglo XX, desde antes del nazismo, pasando por la Guerra Mundial y hasta una posguerra marcada por el desgajamiento de su país, Alemania. Y narra los desesperados intentos de Elizabeth por evitar que su hermano mayor Uli, al que le une una intensa relación personal, escape al sector occidental berlinés.
 
Lo dicho: una autora cuya obra llega con las mejores referencias. Bienvenida, pues.

Spanya y yo somos así

Hace algunas semanas, Evaristo Aguirre reseñó un libro, Spanya, S.A., de Miquel Silvestre. Al poco, Martín Casariego, requerido por quien esto firma, recomendó la lectura de La dama ciega, del mismo autor. Y ahora, y quizá porque Internet es el único lugar donde te encuentran incluso los que no te buscan, Silvestre ha encontrado esas referencias y se ha puesto en contacto con la guardiana de este Círculo

…para ente otras cosas, contarle que ha pedido la excedencia y se ha centrado en una novela sobre el mundo editorial con el trasfondo de un importante premio literario amañado. ¿Será una cruel venganza de autor maltratado? ¿Un arrebato vitriólico ahíto de resquemor por los viejos agravios? Él me dice que no lo sabe, pero que espera que sí. Sinceramente: yo también.

La cal, la arena y los precios

En este verano que poco a poco dejamos atrás, los precios de las cosas (que no su valor: pero ésa sí que es otra historia) ha estado en boca de todos. También de las gentes del libro.

Por un lado, los editores proclamaron orgullosos que habían logrado contener el alza del precio de los libros de texto por debajo de la inflación: «El incremento del precio de los manuales para el curso 2008-2009 es del 3,8%, mientras que la tasa del IPC de  julio está en el 5,3%». ¡Yuju!

Lo cual no evita que una amiga mía residente en la provincia de Tarragona (ciudad perteneciente a una de las siete Comunidades Autónomas: Madrid, Cataluña, Baleares, Aragón, País Vasco, La Rioja y Asturias que superan la media nacional de gasto medio por alumno y año, en España, que es 111,21 euros) tenga que gastarse más de 300 euros para pertrechar de libros y asimilados a un mocoso de 13 años. ¿Yuju?

Por otro lado, me enteré por La Vanguardia (y aquí está el enlace por si no lo leyeron) de lo caros que están los best-sellers. «¿Por qué es más barato comprar un superventas como La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón en Italia o en Francia —pese a los costes de traducción y el mayor poder adquisitivo de italianos y franceses— que en España? —se preguntaban Xavi Ayén y Justo Barranco—. Un ejemplar del gran éxito del escritor barcelonés cuesta 22 euros en España, 21,50 en Francia y 18 en Italia. En bolsillo, las diferencias son más radicales: 14,50 euros en España, mientras que en Francia cuesta 7,60 euros y en Italia se puede conseguir por 6, e incluso por 4,80 si se compra en la web de la editorial y librería Feltrinelli

¿Yu... ju, je, je, je?

Acuse de recibo


Los guardianes del libro
Geraldine Brooks
RBA

Un reportaje periodístico de la ganadora del Pulitzer Geraldine Brooks, corresponsal del Wall Street Journal en la guerra de los Balcanes, está en el origen de esta novela, donde la autora traslada a la ficción la historia real del libro iluminado sefardita más antiguo y valioso del mundo: el Haggadah de Sarajevo.
 
Sidney, 1996. En plena madrugada, Hanna Heath, una prestigiosa conservadora de manuscritos medievales, recibe una llamada: el Haggadah de Sarajevo, ha reaparecido tras permanecer oculto varios años y las Naciones Unidas la reclaman para que compruebe su estado. Sin dudarlo, acepta el encargo y viaja a Sarajevo. Cuando Hanna procede a su estudio, descubre entre sus páginas una serie de extrañas muestras: un ala de insecto, un cabello blanco, una mancha de vino. A partir de cada una de las muestras, la historia del libro es reconstruida a través del tiempo; un periplo que incluye Sarajevo en 1940, la hedonista Viena de 1894, la antisemita Venecia de 1609, la Barcelona sometida por la Inquisición en 1492 y la conspiradora Sevilla de 1480 donde fue ilustrado. A medida que se van desvelando las identidades de quienes intervinieron en su elaboración, son reveladas también las vidas de sus salvadores, los guardianes del libro, hombres y mujeres que arriesgaron sus vidas para protegerlo a través de guerras, persecuciones, exilio, Inquisición, genocidio, hasta lograr que llegue sano y salvo a nuestros días. Pero, ¿está realmente a salvo?


Luz de vísperas
Mauricio Wiesenthal
Edhasa

El autor del Libro de réquiems y El esnobismo de las golondrinas vuelve para proponernos una novela en la que funde varias técnicas, bebe de diferentes géneros y se sirve de estrategias narrativas procedentes de las más diversas disciplinas artísticas (la pintura, la música, el teatro, la poesía) para construir una ambiciosa novela total a la que se hace difícil encontrar un término de comparación posible en la narrativa de nuestros días.

Al hilo de la conmovedora historia de un escritor centroeuropeo durante el ascenso del nazismo y la Segunda Guerra Mundial, Wiesenthal logra, mediante personajes inolvidables, recrear toda una época de ilusiones, luchas, sentimientos exacerbados y hundimiento de unos ideales. Tanto la inaudita capacidad para generar intriga de tintes policíacos como el sensible modo en que aborda los sentimientos contradictorios hacen de esta novela un libro excepcional; quizás el mejor de Wiesenthal hasta la fecha.


Agua
Torgny Lindgren
Nórdica

Coincidiendo con la celebración en la Expo de Zaragoza el día de Suecia (3 de septiembre) sale a la venta este libro de cuentos de Lindgren, en el que se recogen sus mejores trabajos.

«...he descubierto al extraordinario narrador que es Lindgren. Original, inteligente, cínico, de una eficacísima sencillez formal y al mismo tiempo con las suficientes dosis de ambigüedad para resaltar el hálito perverso del relato.» Robert SaladrigasLa Vanguardia.


Odisea
Jack McDevitt
La factoría de las ideas

El famoso periodista Gregory MacAllister se ha entregado a una campaña para recortar el presupuesto destinado a la Academia y a sus programas espaciales, a fin de que se centren en cuestiones de índole práctica en la Tierra. Por su parte, la Academia, para reavivar el interés público por la materia, programa una misión para conocer la verdad sobre los «jinetes lunares», las extrañas luces que supuestamente están empezando a verse en sistemas cercanos. Descubrirán que su odisea no es solo una estratagema de relaciones públicas y que no son un fenómeno inofensivo. De hecho, pueden resultar extremadamente peligrosos, hasta un punto que nadie podría haber imaginado jamás.

«[Jack McDevitt es capaz de] combinar aventuras galácticas con la verdadera novela de ideas». The Washington Post Book World.




Archivo histórico