Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Hace calor

Seguramente no tanto como solía, porque este verano está resultando menos «calórico» que otros, pero les aseguro que vamos servidos. Tanto, que quien esto escribe está a punto de vacaciones. Vale, el lunes próximo aún intentaremos iluminar el Círculo, pero no va a ser fácil… Cosa que escribo sobre todo para que me compadezcan, siquiera una miaja, que una anda necesitada de cariño. En fin…

Poeta Donoso


Lo conté (contuve, diría el moderado) este sábado en Público: Bartleby publicará Poemas de un novelista, el único libro de poesía escrito por José Donoso y nunca antes editado en España (se editó en su momento en Chile y resulta casi inencontrable).

Confieso que no conocía la faceta poética del autor chileno, aunque no se me puede reprochar, porque ésta es su única incursión en este terreno. La obra, editada en 1981, reúne una treintena de poemas, escritos a lo largo de una década, entre 1970 y 1980, en diversas residencias y lugares geográficos: Calaicete, Sitges, Madrid… De hecho, los cuatro capítulos del libro se titulan en función del lugar y el momento en que los poemas fueron escritos: «Diario de invierno en Calaceite (1971-72)»; «Tres Poemas de 1952»; «Madrid, 1979»; «Retratos (Sitges, 1977)».

Me cuentan que Donoso tuvo los poemas guardados hasta que se atrevió a publicarlos. Lo explica en la edición chilena del libro (Ganymedes): «Poco a poco, grano a grano, y por cierto que imperceptiblemente, fue formándose este libro de poemas. Jamás tuve intención de hacerlo. Pero sin darme cuenta, a distancia de años unos de otros, aparecieron como una necesidad pequeña pero diferente y complementario a la de mis novelas».

Una necesidad similar a la que siente quien acude al psicoanalista, al confesionario; una necesidad que le resulta en exceso exigente. «La poesía —escribe— me parece un quehacer tan aterradoramente serio, solitario, definitivo, esencial, y las esencias, así, escuetas e implacables, no son mi vocación. Sé muy bien que a ciertos niveles la forma de una novela y su elasticidad dependen de las infinitas vértebras de cada una de sus frases y palabras, formando una estructura real subyacente a la que aparece, lo que al fin y al cabo no es demasiado diferente al rigor de un poema. Pero la novela me da algo como más espacio donde moverme, el regocijo de la acumulación de detalles y anécdota que se construye a sí misma y es válida pese a que no se la someta a un escrutinio demasiado cruel, el código interior que se genera secreto y amplio a la vez a través de trivialidades, algo como la sobrepoblación de una novela por decirlo de algún modo, y la aparente inutilidad de los distintos materiales que pueden llegar a constituirla: tiene para mí la prosa, y en especial la novela, algo de gregario y descuidado, que me gusta y donde me siento bien.»

México lindo

¡Los hay atrevidos! KALANDRAKA acaba de crear en México su nuevo sello Libros para Soñar, que ha presentado en el Centro Cultural de España de la capital mexicana. Es la segunda aventura exterior de KALANDRAKA, que hace tres meses, coincidiendo con su décimo aniversario, inauguró en Florencia su sello italiano Libri per sognare.

Se van a llevar La Palma

Ediciones La Palma lanza una nueva colección de humanidades, que se estrena con Cuerpos, de Miguel Florián, y Pierrot Lunar, de Albert Giraud (traducción de Luis Alberto de Cuenca), a las que seguirán El minuto y el año, de Antonio Cabrera; Poemas de Wilfred Owen (traducción de Gabriel Insausti); La poesía pura, de Henri Bremond (traducción de Julio Cortázar); y Hero y Leandro, de Christopher Marlowe (traducción de Antonio Rivero Taravillo).

¿Sorprendidos? No deberían, porque desde su fundación, en 1989, el catálogo de esta editorial ha reunido a autores del calibre de Constantin Cavafis, Octavio Paz o José Ángel Valente, sin desdeñar nunca a los jóvenes valores.  La diferencia es que, ahora, apuesta por un solo género: el texto literario. Habrá que leerlo…

Y aún más novedades

Alfaguara anuncia el regreso de Alejandro Gándara (vuelve, a casa vuelve…) y el fichaje de Ray Lóriga, «un autor de referencia para toda una generación de lectores» que «ha conseguido algo muy complicado: ser reconocido y admirado en dos mundos que parecen llevarse mal como son la literatura y el cine». Conozco a unos cuantos dispuestos a rebatir ambas afirmaciones… Pero a lo que voy: «Junto a la novedad [Ya sólo habla de amor] aparecerán en Alfaguara otras obras de su fondo». La integral, por tanto. A por ellos, oé.

Haciendo lectores exigentes

Premios los hay a paladas, pero no todos los premios son iguales… La Galera ha creado uno de narrativa para jóvenes lectores: por primera vez en la literatura juvenil, será un grupo de unos 200 lectores de entre 12 y 15 años, al fin y al cabo los destinatarios naturales de esos libros, quienes elegirán la obra ganadora.

La idea es de La Galera y de CEGAL, que en su tarea cuentan con la colaboración e infraestructura del Club de Lectores Kirico, que dispone de espacios propios en librerías repartidas por todo el Estado. Serán los miembros del Club quienes valorarán, durante sus vacaciones de verano, tres diferentes propuestas elegidas por un comité de preselección de entre todas las obras presentadas al Premio.

Manera de decir que no hay mejor jurado que el lector, y que es conveniente que los lectores, por jóvenes que sean, desarrollen su espíritu crítico.

Acuse de recibo


Paseos por Londres. La aristocracia y los proletarios ingleses
Flora Tristán
Introducción de Mario Vargas Llosa
Traducción de Gabriel Hormaechea
Global Rhythm

«[Tristán] concibe un proyecto osado […]: escribir un libro sobre el Londres de la pobreza y la explotación, la cara oculta de la […] primera nación industrial moderna. Viaja a la capital británica, donde permanece cuatro meses visitando todos los lugares que los turistas no ven jamás y a algunos de los cuales sólo pudo entrar disfrazándose de hombre: talleres y prostíbulos, barrios marginales, fábricas y manicomios, cárceles […]. También, como buscando el contraste, asoma la nariz por el parlamento británico, las carreras hípicas de Ascot y uno de los clubes más aristocráticos. El libro resultante, Promenades dans Londres, es una diatriba feroz y despiadada —a veces excesiva— contra el sistema capitalista y la burguesía a quienes Flora hace responsables de la espantosa miseria, la explotación inicua del obrero y el niño, y de la condición de la mujer, obligada a prostituirse para sobrevivir o a trabajar por salarios misérrimos comparados con los ya modestísimos que ganan los hombres. El libro, dedicado "a las clases obreras", a diferencia de lo ocurrido con sus memorias del viaje al Perú, fue acogido en Francia con un silencio sepulcral en la prensa bien pensante […]. No es de extrañar: Flora comenzaba a meterse en honduras y a enfrentarse esta vez a descomunales enemigos.» (De la introducción.)


Los suicidas del Monte Venir
Gustavo Bolívar
RBA  

La nueva novela del autor de Sin tetas no hay paraíso (publicada en bolsillo por RBA y El tercer nombre) llega a España precedida por el gran éxito que ha tenido en Colombia. En Los suicidas del Monte Venir Bolívar cambia de registro y con un estilo preciosista y un cuidadísimo lenguaje relata una historia que bebe del más puro realismo mágico, que tiene en Colombia, a algunos de sus mejores narradores. Los suicidas del Monte Venir se aventura a contar lo que nadie imagina sobre el mas allá, la relación de los muertos con los vivos y el ingenio de los pueblos cuando por la fuerza de las circunstancias se ven obligados a reinventarlo todo, desde la vida misma.


Las puertas de lo posible
José María Merino
Páginas de espuma

«Este es un libro literario y no sociológico ni histórico —¿pero cómo se podría llamar “histórico” a lo que todavía no ha sucedido?— y además que, según él, ese futuro, visto desde nuestro pasado, no puede dejar de ofrecer una maciza simultaneidad temporal.

»Lo importante, y sigue hablando él, es que podamos barruntar las grandes líneas del clima sentimental y moral dominante, porque lo cierto es que en esos años futuros no habrá grandes cambios, sino una profundización cada vez mayor en aspectos que ya están presentes en nuestro tiempo, y todos ellos se recogen, según él, en los textos de este libro.» Eduardo Souto

*** 

La semana que viene, este Círculo encerrará una serie de recomendaciones, imagino que tan discutibles como todas. Alguno dirán que llegan tarde, cuando el verano está mediado… pero es un buen recurso, no me digan que no, y a lo peor le resulta útil a más de uno. Nos vemos el lunes próximo.




Archivo histórico