Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Identidades

LUNA DE MIEL

¿En qué se basan las recíprocas inclinaciones? Hay unos celos más conmovedores que otros. Me paseo con gusto entre esa oscuridad que supone la rivalidad de una mujer y un libro. El dedo en la sien no es el cañón de un revólver. Creo que nos oíamos pensar, pero el maquinal «En nada», que es la más audaz de nuestras negativas, no lo pronunciamos en todo el viaje de bodas. No hay nada que mirar fijamente menos alto que los astros. En cualquier tren es peligroso asomarse a la ventanilla. Las estaciones estaban claramente repartidas sobre un golfo. El mar, que para la mirada humana no es nunca tan bello como el cielo, no nos abandonaba. En el fondo de nuestros ojos se perdían bonitos cálculos orientados hacia el porvenir, como los de los muros de las prisiones.

André Breton. De "Los campos magnéticos"

Versión de Manuel Álvarez Ortega

 

 


Adriana- No me dejes sola... por favor... Quédate.

Alicia- A veces cuesta. 

Adriana- Me imagino que debe ser difícil, pero... te lo suplico, quédate.

Alicia- ¿Y tú?

Adriana- ¿Qué?

Alicia- Y tú... ¿tú te quedarás conmigo, cuando yo te lo pida y esté tan sola como tú?

 

 

IDENTIDADES

 

Me desnudo entera a veces... A veces nos desnudamos enteros... ¡A veces!

Desnudarse el alma, los pensamientos, destripar lo oculto, lo más sombrío, lo que se desmenuza si se sopla fuerte, lo púdico, lo impúdico.... Y uno le está gritando al mundo; "Soy eso que te cuento", "Soy lo que ves, lo que oyes", "Soy el misterio que te he desvelado, soy la pasión que has podido husmear", "Soy esa serie de razones, de motivos, de dudas, de esperanzas". "¡Soy!"

Grito; "soy", vagamente confiada en hallar algo con lo que identificarme para estar en calma. Y no lo hallo. Sigo buscando. Enhebro, tejo un hilo propio, particular, único... que me marque, o que marque por mí, algo a lo que se pueda llamar Yo. Tú. Yo.

¿Dónde está la frontera?

En los contextos, quizás... En el inventario interno que cada uno desgrana casi sin percatarse, sutilmente... un pensamiento y otro, y otro, y otro... que rebosan el cuenco de la cabeza. Quizás.

¿Dónde está la frontera?

¿Cómo saber quién es quién?, ¿Cómo no confundirse en la mirada del otro?, ¿Cómo no percibir el dolor, la alegría, el temblor, la rabia, la ira, la ilusión, el gozo, la añoranza, la suspicacia, la expectativa, la desilusión, la fe, la espera... en ese otro que no eres tú pero que podrías serlo?

Un bebé que me mira. Entonces me confundo porque él se confunde. Le noto prolongarse a si mismo, en la visión que está teniendo de mí.

Un hombre. Un beso... Él, que entonces se confunde, porque yo me confundo. Su lengua o la mía se lían, se perciben confusas y alertadas. Se tocan y se reafirman en su extensión de lo otro y también de lo propio. 

Identidad.

Retazos. Bosquejos. 

Identidad.

Que no está concluida. Que se muestra inacabada, difusa hasta el último momento.

¿Quién es quién?  Se es, en referencia a algo o a alguien... ¿Quién es quién? ¿Qué me define frente a ti? Acaso eso mismo me definiría, te definiría frente a un espacio cualquiera¿?

¿Quién es quién?

Cuántas lágrimas y rabias derramadas a veces, cuando volvemos de un encuentro y sentimos y decimos; -" No me ha dejado ser yo".... "No soy yo, con él o con ella".... "Parezco otro, otra"... "Me siento mal", "Yo suelo ser de otra manera, soy de otro modo, soy otro".

¿Quién es quién, entonces?

Y es que siempre hay alguien con el cual nos sentimos sin embargo, más yo que nunca, más enteros, definidos, mostrados, como si todos nuestros "yoes" se aunaran en uno... que nosotros, pletóricos de calma feliz, desplegamos y nos abanicamos por fin reconfortados, frente a ese otro que nos define como más nos gusta. Como ese "yo" que me apetece tomar como propio. 

Caminar por la calle. Mirar. Ver. Un rostro. De nuevo un rostro. Otro rostro. Y manos. Brazos. Piernas. Pies. Torsos. Gente que camina. Tú que caminas.

Yo. Te miro. Me miras. Me ves?¿

¿Quién es quién?

A veces te despiertas, después de una noche corta y extraña... y te preguntas si la persona que está a tu lado es la misma que tu creías conocer. Qué valientes somos aquellos que compartimos nuestros lechos. Qué valientes son aquellos que se atreven a compartir su cama con nosotros... Porque, ¿acaso se sabe quién es el que se duerme al lado? Y más aun, ¿acaso sabes, sabe él, ella... quién es el que se despierta?

                                                                                                     A.   

 

 

 


De nada servirá que asomen sus cabezas por el pozo y me digan: «¡Vuelve a salir, cariño!» Me limitaré a mirar hacia arriba y a decir: «¿Quién soy ahora, veamos? Decidme esto primero, y después, si me gusta ser esa persona, volveré a subir. Si no me gusta, me quedaré aquí abajo hasta que sea alguien distinto...»

                                                                                                       L.C. 

 


P.D. (Pequeños Deberes)

- Escribe en una hoja blanca, grande... o en una hoja a rayas, o en una hoja de las de casillas, cuadraditos... Escribe. Escribe si no hay hoja, en una servilleta.

- Escribe todo lo que No Eres. Y aléjate... Del modo que quieras. 

 

 

Fotos: Eva Davidova. 2007 UnderwaterIII. Collage Underwater. Underwater mirror blocs. Underwater mirror plug BN. 

 




Archivo histórico